Según el Surrbac, faltan camiones (para recolectar)

El sindicato de recolectores apuntó contra las prestadoras por no poner a disposición los camiones necesarios para prestar el servicio satisfactoriamente.

El nuevo servicio de recolección, que después de un larguísimo proceso licitatorio debutó en la ciudad a principios de mes, sigue sin prestarse satisfactoriamente en gran parte de la ciudad. En su primer fin de semana chocó contra un obstáculo habitual, el gremio, que eligió programar su fiesta de fin de año el mismo día en que arrancaba la nueva prestación. La afectación sufrida entonces por el servicio tardó varios días en subsanarse.
Superado este primer contratiempo las cosas no mejoraron demasiado, y se apuntó como causa de estas deficiencias a la falta de programación del servicio, por ejemplo, al desconocimiento de los choferes de las rutas que debían recorrer. Así, desde el Ejecutivo municipal se pidió disculpas y paciencia a los vecinos, con la promesa de que –al cabo de algunos meses- este último obstáculo estaría salvado.
Pero luego sorprendieron las declaraciones de Franco Saillen a Cadena 3, en las que el legislador provincial por el kirchnerismo e integrante de la junta directiva del Surrbac apuntó directamente contra las prestadoras que, según sus palabras, no habrían puesto a disposición de los trabajadores una parte más que significativa de la flota (60 por ciento) para realizar la prestación.
UrbaCor, principal destinataria de estas acusaciones, desestimó los dichos del primogénito del clan Saillen. Y Pablo Farías, a cargo de la Secretaría de Servicios Públicos del Palacio Municipal, avaló la posición de la prestadora al confirmar que, según los registros de salida de camiones que lleva la Dirección de Higiene Urbana, todas las rutas a cargo de cada una de las compañías (LUSA, LAM, y UrbaCor) se están cumpliendo, e incluso con refuerzos. Además, el registro de entrada de las unidades al predio de disposición final permite, según el funcionario, comprobar que toda la flota comprometida se encuentra operativa.
Ahora bien, más allá de estas disputas y acusaciones cruzadas entre el gremio y las prestadoras que, a fin de cuentas, no escapan a la rutina, resulta sumamente contradictorio que el gremio explique las deficiencias en la prestación del servicio por la falta de camiones para llevar a cabo la recolección cuando, al mismo tiempo, utiliza algunas de esas unidades para hacer proselitismo en la ciudad.
Como todos los veranos al acercarse las fiestas, el sindicato de recolectores recorrió ayer algunos barrios carenciados de la ciudad regalando juguetes (pelotas) y pan dulce, que reparte en camiones de recolección, en el marco de una campaña solidaria a la que llama “Navidad Verde”.
Pero esta iniciativa, que realizada por cualquier particular sería irreprochable, no puede verse de igual manera cuando proviene de un sindicato con una gran avidez de poder político que se sirve, para hacer “campaña”, de medios ajenos, afectados a una prestación que ni siquiera cumple cabalmente.

Judicial
En lo que hace al presente judicial de los líderes del Surrbac, después de que la causa por lavado de activos radicada en la Justicia de Córdoba fuera derivada a la Justicia Federal, los abogados del sindicato negaron que ninguna de las autoridades del gremio haya participado en tales actividades, y resaltaron que siempre han estado a disposición de la Justicia para comprobar su inocencia y que lo seguirán estando.



Dejar respuesta