UPC pausa campaña expansiva (refuerza su matriz PJ)

Si bien el gobernador llamó a abrir las fronteras de Unión por Córdoba hacia otras fuerzas políticas, la realidad es que el oficialismo agudiza su perfil peronista rumbo al 2019.

Hace apenas unas semanas, el gobernador Juan Schiaretti en un acto del PJ Capital llamó a la dirigencia local a ampliar las bases de Unión por Córdoba (UPC) rumbo a los comicios del año próximo. Pidió abrir el oficialismo que gobierna la Provincia desde hace casi dos décadas, hacia otras fuerzas políticas que coincidan con el proyecto para retener, por sexta vez consecutiva, el poder provincial el próximo 12 de mayo.
En su discurso, nombró a referentes del progresismo como el gobernador socialista Miguel Lifschitz, la titular del GEN, Margarita Stolbizer y el radical Ricardo Alfonsín. Justamente con ellos conversa a nivel nacional en el marco de la construcción de un espacio político que desde el Peronismo Federal, Schiaretti viene trabajando junto a Sergio Massa, Miguel Ángel Pichetto y Juan Manuel Urtubey, con intenciones de confluir en un gran frente alternativo al kirchnerismo y macrismo rumbo al `19. Y si bien por momentos la posibilidad de replicar esas negociaciones en el terreno local parecía viable, la realidad es que el adelantamiento de la fecha de los comicios provinciales y el desfasaje que eso provoca con el cronograma nacional y, por ende, también con las negociaciones políticas en ese escenario, apagaron cualquier intento de entendimiento. Es que está claro que un acuerdo entre el peronismo y sectores como el Partido Socialista o el GEN Córdoba dependerá, casi con exclusividad, de lo que sus referentes puedan arreglar nacionalmente con el cordobés, una pieza clave en el engranaje de Alternativa Federal. Con los plazos que establece el calendario electoral nacional, difícilmente el Peronismo Federal y los sectores antes mencionados puedan trabar un pacto político antes de marzo, mes que el alma naque provincial exige inscribir las alianzas y la nómina de candidatos locales. Éste es uno de los elementos que insinúan que, finalmente, Unión por Córdoba terminará en reforzado su matriz PJ de cara al año electoral. Pero además los movimientos que el partido viene dando tras la muerte de José Manuel de la Sota, alimentan aún más la teoría de que la boleta con la que el oficialismo intentará imponerse en las urnas una vez más, será de composición puramente peronista. Hoy, es escaso el margen para imagina una fórmula que combine a Schiaretti con un aspirante a vice que no sea del riñón pejotista. Es más, cuando hasta hace poco era casi un hecho que la marca de alto rédito electoral creada por el ex gobernador De la Sota sería reemplazada por una nueva (se barajaba “Somos Córdoba”) ahora, parece que los planes son otros.

Según trascendió desde el Panal, a partir de distintos focus group encargados por el peronismo, finalmente habría ganado terreno la idea de mantener la etiqueta original para no perder identidad ni volumen político territorial y, sí en cambio, dar pinceladas de renovación pero desde aspectos que tienen que ver con lo estético del nombre. Esa posibilidad aún en estudio, marca aún más la convicción real de UPC de aglutinar a todas las vertientes del justicialismo desalentando la idea de buscar socios en otras canastas. Difícilmente el progresismo o el kirchnerismo concebido en su conjunto, aceptarían ser cooptados por el sello que gobierna Córdoba desde 1999. El proceso de refundación del pejotismo cordobés tiene que ver en realidad con un momento de unidad de todas sus partes, producto de la fase de introspección en el que quedó sometido inevitablemente tras la muerte de su primer líder.

En una especie de resiliencia política, el dolor que causó la muerte de De la Sota funcionó rápidamente como un poderoso amalgamador capaz de pegar, al menos por ahora, piezas impensadas en otro momento. Así, el oficialismo cordobés se abroqueló para blindar el plan reeleccionista de Schiaretti y se encolumnó orgánicamente detrás de ese objetivo. Sexto plenario En el marco de las reuniones que vienen realizando en distintos lugares del interior provincial, la mesa ejecutiva del Partido Justicialista se reunió en San José de La Dormida. Frente a 500 personas entre dirigentes, intendentes, legisladores, y funcionarios, el peronismo congregó en esa localidad a dirigentes de los departamentos de Tulumba, Totoral, Rio Seco, y Sobremonte. Allí, el presidente provisorio de la Legislatura, Oscar González, fue uno de los oradores principales junto al ministro de Gobierno, Carlos Massei y la concejala Natalia De la Sota. “La unidad del peronismo nunca estuvo en dudas y la muestra de eso son estos plenarios que venimos realizando en cada departamento del la Provincia de Córdoba. Tanto José Manuel De La Sota como Juan Schiaretti tuvieron la virtud de apostar al crecimiento constante de Córdoba y, por eso la sociedad sigue apostando al progreso”, señaló González.



Dejar respuesta