Células K presionan para definir candidatos (propios)

El anuncio de la fecha de la elección provincial también alteró el tablero del kirchnerismo cordobés. El sector de las organizaciones y algunos de los partidos que integran Unidad Ciudadana, apuran al conjunto para definir la nómina de aspirantes para el 2019. Rechazan una alianza con el peronismo.



Por Yanina Soria
ysoria@diarioalfil.com.ar

El proyecto de ley que modifica el Código Electoral y fija, por única vez, el 12 de mayo como fecha para la realización de los comicios provinciales, no sólo alteró las aguas dentro de Cambiemos.
La introducción del nuevo cambio que será aprobado por el oficialismo en la Legislatura el miércoles que viene, aceleró los tiempos proselitistas y obligó a los aliancistas a ordenar las reglas del juego interno para dirimir quiénes serán los jugadores que pondrán en la cancha para pelear la continuidad del peronismo en el poder provincial.
El mismo efecto provocó dentro de la tercera fuerza provincial. Si algo le faltaba al kirchnerismo cordobés para terminar de alborotarse internamente, era saber que la fecha de los comicios efectivamente se adelantaba.
Es que el campo nacional y popular referenciado en Cristina Fernández de Kirchner (CFK) ni siquiera puede superar aún la fase de llegar a un acuerdo político con miras al 2019. El dilema, matizado por factores como depender del arreglo que se haga en Buenos Aires o encontrar un coincidencias programáticas con Unión por Córdoba (UPC), sigue siendo el mismo que meses atrás: ir o no en alianza con el peronismo.
Tan enrarecido está el corazón de la delegación local de Unidad Ciudadana (UC) y tan clara es la falta de una cabeza conductora, que el colectivo de espacios que hoy conforman ese sello no logró consenso para sostener, por ejemplo, un encuentro provincial fechado para noviembre.
El primer nudo que los kirchneristas no logran desatar es cómo encarar el año político y, por ende, no es posible avanzar todavía en la organización de la fuerza que el año pasado, en las elecciones de medio término, logró colarse en el podio de los tres primeros.
El mapa K hoy está conformado fundamentalmente por tres sectores: las agrupaciones ordenadas en el Consejo de Organizaciones de Unidad Ciudadana; los partidos políticos; y los legisladores nacionales y provinciales.
Las primeras y algunos de los partidos, ya sentaron posición respecto a un rechazo rotundo de acercamiento a la fuerza que encabeza el gobernador Juan Schiaretti. En cambio, entre los legisladores hay quienes son propensos a abrir el espacio y trabajar por la unidad del peronismo para el 2019.
Lo cierto es que días atrás hubo una reunión de la Mesa Institucional que conforman los parlamentarios y los partidos, donde tampoco hubo acuerdo sobre cómo seguir. Mientras que del otro lado, del Consejo de Organizaciones no sólo ya se habían pronunciado al respecto sino que ahora fueron un paso más: exigen trabajar ya en una fórmula electoral y avanzar en el listado de candidatos.
Ese sector, que el año pasado promovió la candidatura de Pablo Carro como cabeza de lista legislativa, se refirió en duros términos al funcionamiento de la Mesa, “han sido todos fracasos colectivos” se señala en un comunicado difundido y agrega que es “producto de la inconsistencia política y falta de voluntad de encontrar caminos, por fuera de la zona de confort en que se sitúa”.
Las organizaciones que siguen avanzando por su propio carril, fijaron el 15 de diciembre como fecha para un nuevo encuentro donde se proponen trabajar en la fórmula electoral y en los aspirantes a proponer para las elecciones provinciales.
En una línea similar se mueven algunos de los partidos, como el Partido Solidario, que no sólo desalientan la idea de un acercamiento con el peronismo sino que aspiran a abrir el espacio hacia otros núcleos dispuestos a batallar contra las políticas de Mauricio Macri y Juan Schiaretti.
Desde ese lugar del mapa interno, creen que es necesario definir este mes los nombres de los competidores propios para dar paso a la discusión de las ideas y proyecto con el que se subirán al ring provincial.
Pablo Carro, Martín Fresneda, Valentina Enet, Eduardo Fernández, son sólo algunos de los nombres que ya comienzan a sonar para armar la fórmula. Las organizaciones también bregarán por colar, esta vez, referentes suyos en las listas.
Por ahora, el cuadro de situación no da indicios de que todos se ubiquen en una misma frecuencia política. Sin embargo, el juego de presiones internas ya comenzó y el reloj electoral comenzó a correr. Los tiempos se achican.



Dejar respuesta