Táchame la doble



El sistema de transporte de la ciudad de Córdoba quedó marcado a fuego por la voracidad de un delegado díscolo de la UTA. El entonces representante de los choferes de Aucor, Marcelo Marín, junto con otros pares de Tamse, lideró el paro de nueve días de junio del año pasado que favoreció la unidad entre los referentes de los choferes a nivel nacional y el intendente Ramón Mestre. El radical desarmó la huelga delirante con un servicio de emergencia y despidos masivos; el sindicalista Jorge Kiener habilitó la expulsión de los rebeldes.

Informante sindical: ¿Recuerda a Marcelo Marín?

Periodista: ¡Cómo olvidarlo! Flamante secretario general de la Unión de Conductores de la República Argentina (UCRA), seccional Córdoba.

I.S.: La plataforma que utilizaría para quitarle afiliados a la UTA Córdoba…

P.: Claro.

I.S.: Es pasado.

P.: ¿Qué?

I.S.: También de la UCRA lo expulsaron.

P.: No me sorprende. ¿Conoce los motivos?

I.S.: No. Sólo sé que hoy (por ayer) a la tarde Marín vino a pedir auxilio a la Legislatura.



Dejar respuesta