Nazario, en la mesa de conducción del PJ

En un acto de La Militante, los schiarettistas Carlos Massei y Carlos Gutiérrez, confirmaron la incorporación de la diputada Adriana Nazario al espacio de toma de decisiones del partido. Expectativa del delasotismo del interior por el reparto de lugares para el año electoral.



Por Yanina Soria
[email protected]

La muerte de José Manuel de la Sota sigue generando movimientos dentro del peronismo cordobés. Su repentina partida funcionó, desde el minuto uno, como una especie de amalgamador natural dentro de una fuerza que, hacia afuera, siempre fue una sólo pero que, internamente, registraba momentos de cortocircuitos entre los sectores referenciados en ambos líderes, el actual mandatario y el ex gobernador.
Sin el creador de Unión por Córdoba, las cosas cambiaron radicalmente. Ahora, el partido reconoce en Juan Schiaretti un único conductor detrás del cual comenzaron a encolumnarse todas las facciones internas, quizá resultado de un –lógico- instinto de supervivencia política.
Sin embargo, es cierto también que ese proceso de unidad iniciado tras el entierro del tres veces gobernador de Córdoba, es promovido por el propio gobernador que de inmediato convocó a todos los dirigentes y militantes del PJ.
La necesidad de aglutinar al justicialismo cordobés en la antesala electoral donde Unión por Córdoba (UPC) se juega 20 años de gobierno, se impuso por encima de cualquier diferencia que haya provocado rispideces con dirigentes o distintos sectores en el pasado cercano. Esta amnistía política hizo que, por ejemplo, volviera a la estructura oficial el último candidato a gobernador por el kirchnerismo, el villamariense Eduardo Accastello.
Por orden del titular del Ejecutivo provincial, los brazos del schiarettismo se abrieron rápidamente también para contener a quienes perdieron su líder. El delasotismo de Capital referenciado en Daniel Passerini y Natalia de la Sota, recibieron gestos del Panal; al igual que la última pareja de De la Sota y diputada nacional, Adriana Nazario.
La riocuartense que se reunió dos veces con Schiaretti en las últimas semanas, ya forma parte también de la mesa chica del PJ. Se trata del espacio de toma de decisiones partidarias que se reconfiguró tras el fallecimiento del ex mandatario, y que también integra la concejala De la Sota, el legislador Passerini, Accastello, y Jorge Montoya, entre otros.
Esta decisión fue comunicada en el acto homenaje organizado por la agrupación ultradelasotista La Militante, el fin de semana en la localidad de Sinsacate; una actividad convocada por fuera de los encuentros orgánicos departamentales que realiza el partido en distintos puntos de la provincia.
Allí, invitados por la dirigencia del interior que se referencia en De la Sota, el ministro de Gobierno, Carlos Massei, y el presidente del bloque de UPC en la Legislatura, Carlos Gutiérrez, frente a una sala llena, confirmaron la determinación de sumar a Nazario a ese espacio.
De esta manera, Schiaretti consigue alambrar a todo el peronismo de cara al año electoral, que trabajará como prioridad su proyecto reeleccionista. La incorporación de Nazario a esa mesa del PJ genera expectativa en la dirigencia del interior con miras al armado de las listas y el equipo provincial para el 2019.
El delasotismo que reiteró su compromiso de aportar para que Schiaretti cumpla su segundo mandato provincial consecutivo, apunta a lograr un combo con representantes en los distintos niveles de poder, legislativos y también de la propia estructura de Gobierno.
Por eso, con Nazario sentada junto a Carlos Caserio, Massei, Gutiérrez, Montoya y Natalia de la Sota, se renueva la expectativa de lograr, por ejemplo, colocar a futuro algún representante en algún ministerio y ocupar lugares expectables en las listas de legisladores, concejales y hasta tribunos de cuenta. Claro que, en realidad, todo quedará sujeto a cuán generoso pueda ser el gobernador con ese sector.
En el acto homenaje del sábado, además de Nazario, Gutiérrez y Massei, hicieron uso de la palabra los legisladores Franco Miranda, Miriam Cuenca, Miguel Ángel Majul, y Laura Labat; y dirigentes como Edgar Bruno.



Dejar respuesta