Macristas ya hacen lobby por candidato radical

El intendente de Villa Allende, Eduardo Romero, se sumó a la expresión de deseo de su par de Marcos Juárez, Pedro Dellarossa, y la del viceintendente capitalino, Felipe Lábaque. “Yo pondría a Mario Negri”, eligió.



Por Yanina Passero
[email protected]

El intendente macrista de Villa Allende, Eduardo “El Gato” Romero, está dispuesto a continuar con la experiencia política que inició en 2014, cuando aceptó el convite del entonces jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri. Buscará su reelección en el 2019, esta vez, no sólo con el rótulo de “amigo” del ahora presidente de la Nación, sino como un dirigente político y comprometido con la ciudad que dice conocer como la palma de su mano.
El golfista internacional admitió que la proximidad que tiene con el líder de la Casa Rosada no se traduce en facilidades de gestión. Reconoció que, pese a ser un intendente del PRO, debe golpear las puertas de ministros y secretarios para que los proyectos tengan luz verde o renegociar fondos para obras en un contexto de recorte del gasto. En concreto, la semana que viene viajará a Buenos Aires en búsqueda de auxilio financiero para pagar el bono de fin de año a los 600 empleados municipales, aunque la misión no tiene el éxito asegurado.
Ubicado en la franja gris de las escaramuzas internas del macrismo cordobés, Romero comenzó a levantar perfil dentro de Cambiemos. Hoy integra el Grupo Tanti formado por dirigentes del PRO y la línea interna de la UCR que lidera el extitular del Arsat, Rodrigo de Loredo. Desde esa plataforma exigió celeridad en la definición de la estrategia electoral para el 2019.
“La situación del país está complicada pero confío en que vamos a salir adelante. Por eso, hay que cambiar la forma de hacer política, buscar coincidencias”, aseguró ayer, en diálogo con Alfil, momentos antes de erigirse como anfitrión de la segunda reunión política de la dirigencia de Cambiemos que pretende definir en un única negociación quién será el candidato provincial y municipal de la alianza (esto excluye al intendente Ramón Mestre y el diputado Mario Negri que tienen otros tiempos y estrategias en mente).
Para el titular del Ejecutivo de Villa Allende es necesario activar los mecanismos de decisión a meses del ciclo de renovación de autoridades en distintos niveles del Estado. “Ni siquiera hemos constituido Cambiemos en Villa Allende”, ilustró.
Consultado sobre su preferencia, no duda: “Yo lo pondría en la fórmula provincial al diputado Mario Negri y por qué no a Héctor “La Coneja” Baldassi, aunque (el radical) tiene una experiencia mayor”.
El exárbitro nacional fue ungido como la oferta amarilla luego de algunas conversaciones entre el diputado Nicolás Massot; el presidente del PRO local, Darío Capitani; y el asesor de Baldassi, Alberto “Tucho” Ambrosio. Pero lo cierto es que si bien la dirigencia macrista se ha mostrado “orgánica” en esta contienda que sólo pretende apurar a Mestre y a Negri a dar la discusión de candidaturas en el seno de la coalición, se amplió el lote de referentes que blanquean su preferencia.
Antes de Romero, el intendente macrista de Marcos Juárez, Pedro Dellarossa, aseguró en si el PRO insiste en “colar” su candidato pondría en riesgos la alianza.
“Poner un candidato del PRO seria generar rispideces con el radicalismo. Las chances posibles son los candidatos radicales a ocupar la candidatura a gobernador. El que más mida de los dos (Mestre o Negri) será quien sea el candidato”, definió en declaraciones a un medio de su ciudad semanas atrás. Se sabe que el dirigente que logró su reelección en medio de la crisis económica está moviendo sus influencias para colocar a sus ahijados políticos en la lista de legisladores de Cambiemos.
Fu el viceintendente de Córdoba, Felipe Lábaque, el primero en expresar su simpatía por su excompañero de fórmula. Lógico: si Mestre lidera la boleta, la pelea por el Palacio 6 de Julio debiera ser territorio de un macrista, conforme al viejo acuerdos, hoy en entredichos.
Como se evidencia, la preferencia esconde proyectos subterráneos.



Dejar respuesta