CC-ARI pide un Cambiemos “más amplio” con nuevos socios

Hernández Maqueda asumió como secretario general del partido de Carrió en Córdoba.



Por Alejandro Moreno
amoreno@diarioalfil.com.ar

Gregorio Hernández Maqueda asumió ayer la conducción de la Coalición Cívica-ARI de Córdoba con la misión de ponerle fin a la inestabilidad institucional (una paradoja lilista) que este partido padece desde su mismo nacimiento, en 2002. Además, debe acomodar al partido dentro de la alianza Cambiemos para obtener una cosecha realista en el reparto de poder 2019.
El dirigente lilista, que se proyectó en el tablado político cordobés desde el octavo lugar de la lista de candidatos a diputados nacionales de Cambiemos, el año pasado, anticipó que el plan de la CC-ARI es ampliar la coalición tanto como sea posible, haciendo eje en la lucha contra la corrupción.
En declaraciones a diario Alfil, Hernández Maqueda dijo que Cambiemos debe sumar nuevos miembros, y mencionó entre las posibles incorporaciones a dirigentes que, precisamente, se destacan por denunciar la corrupción en el gobierno peronista cordobés. Puntualmente, mencionó a los legisladores provinciales Aurelio García Elorrio y Liliana Montero, el vecinalista y la ex radical que junto al juecista Juan Pablo Quinteros forman un trío incómodo para el Panal. También, señaló que desea ver en Cambiemos al GEN de Margarita Stolbizer y a Primero la Gente, el partido de Sebastián García Díaz.
La mezcla se parece bastante al “Cambiemos a la cordobesa” que pregona el radical Ramón Mestre, aunque los dichos del intendente de Córdoba generen dudas sobre el alcance exacto aún dentro de su propio partido. Salvo García Díaz, el resto de los propuestos son opositores sin remedio al gobierno de Mauricio Macri, por lo que la coalición se volvería inestable cada vez que la discusión se nacionalice; pero en política, todos lo saben, para ganar hay que sumar aún sin demasiada lógica (como lo hace el peronismo).
La asunción de Hernández Maqueda en la CC-ARI le pone punto final a la intervención de más de dos años que llevaron adelante Claudio Cingolani y Hernán Reyes. Es la tercera vez que el lilismo se normaliza. El partido surgido en 2002 resultó intervenido entre 2004 y 2007, y luego entre 2009 y 2010. Siempre la falta de obediencia de los dirigentes locales a las órdenes de la jefa terminó en conflicto. Hernández Maqueda sí es un lilista paladar negro, por lo que podrían acabarse esos problemas, que entre otras consecuencias impidieron el crecimiento del partido (no puede presentar candidatos por su propia cuenta en las próximas elecciones, sino solo en alianza, por sus últimas magras cosechas).
El acto de ayer en el Howard Johnson de la avenida Figueroa Alcorta contó con la presencia de aliados locales de Cambiemos y, notoriamente, faltó Elisa Carrió, aunque fue justificada por problemas de salud que le quitan energías para viajar al interior del país. Igual, envió su mensaje: “Confío que continuarán trabajando por la causa de la república”.
Hernández Maqueda asumió como secretario general porque la CC-ARI no tiene un presidente, exotismo que será corregido con la reforma de la Carta Orgánica, que operará en cuestión de semanas.
En el discurso que pronunció en el acto de ayer, luego de la asamblea que lo reconoció como secretario general, el lilito destacó que la CC-ARI no es un “partido moralista”, sino que tiene como “único desvelo” el cumplimiento de las normas constitucionales.
“Hoy, más que nunca, corremos el riesgo de pretender entender la corrupción como un fenómeno lejano, que no nos toca, o peor aún, limitarlo a Cristina Kirchner”, advirtió.
“Si queremos salir en serio de la pobreza y ser una nación desarrollada, tenemos que luchar contra la corrupción. Y si de verdad queremos hacerlo, tenemos que estar dispuestos a denunciar a nuestro amigos, hermanos, parientes, socios, colegas y compañeros de partido cuando violan la ley”, agregó.
Asimismo, recalcó la importancia de contar con instituciones que funcionen en el sistema republicano. “La riqueza de las naciones está dada por la fuerza de sus instituciones políticas y económicas, cuando sin inclusivas. En definitiva, que el poder esté repartido entre todos los ciudadanos, y no solo entre los miembros de una minoría de poderosos”, dijo.
Hernández Maqueda sostuvo que el gobierno nacional “con sus errores y desaciertos, nos ha traído libertad donde solo había autoritarismo, nos ha traído verdad donde solo había mentira y nos ha traído esperanza donde solo había resignación”.
“En contraste, en Córdoba -continuó-, estamos bajo el dictado de lo que yo denomino la mafia del Panal, que puede ser definido como una oligarquía de relaciones en la cual el intercambio de favores entre funcionarios, magistrados, opositores, periodistas, empresarios, sindicalistas y hasta religiosos, no distingue de ley ni de delito”.
El nuevo referente de la CC-ARI acusó que el peronismo “ha empobrecido a los cordobeses de una manera absolutamente aceptable”.



2 Comentarios

  1. Excelente contenido de tus palabras ,y ayer poder haber asistido a este tan importante momento,ya como partido. Felicitaciones a quienes tanto lucharon por lograr disfrutar esto.

Dejar respuesta