Gobernabilidad sería la llave de UCR/PRO para votar Presupuesto

Sería una devolución de gentilezas desde el punto de vista discursivo



Por Alejandro Moreno
amoreno@diarioalfil.com.ar

El tratamiento (para colmo en doble lectura porque lo manda la Constitución) del proyecto de Presupuesto 2019 de la Provincia será un caramelo difícil de tragar para los legisladores de Cambiemos, a los que es muy probable que les envíen señales desde la Casa Rosada para que retribuyan el gesto del gobernador Juan Schiaretti con sus representantes en el Congreso.
Las buenas costumbres legislativas en la provincia indican que la oposición no debe obstaculizar el proyecto de Presupuesto porque ésa es la herramienta de gestión de un gobierno. Sin embargo, eso no obsta para que los legisladores opositores disparen sus críticas sobre la iniciativa del oficialismo, y más aún si este proyecto es el último antes de lanzarse definitivamente la carrera electoral 2019.
Unión por Córdoba tiene el número suficiente para bastarse por sí mismo en la Legislatura, pero seguramente el bloque que preside Carlos Gutiérrez querrá sumar adhesiones opositoras para otorgarle un marco más pluralista al Presupuesto del año que viene.
La pregunta es, entonces, ¿qué hará el interbloque Cambiemos, integrado por legisladores de la Unión Cívica Radical, del PRO y del Frente Cívico?
Es muy probable que Schiaretti espere del presidente Mauricio Macri un gesto de reciprocidad, luego de que sus diputados nacionales y el senador nacional del peronismo cordobés votaran a favor del proyecto de Presupuesto nacional (aunque luego de negociar puntos para Córdoba).
La Casa Rosada suele usar los teléfonos cuando quiere ahorrarle un disgusto a Schiaretti. Ya ocurrió en la aprobación del Pacto Fiscal y del último endeudamiento. Después de todo, los gobiernos nacional y provincial tienen en estos asuntos estrategias en común (lo que de vez en cuando altera a los aliancistas locales).
Las apuestas corren porque el PRO votará a favor, el Frente Cívico en contra, y la Unión Cívica Radical aparecerá con dificultades para alinear a todos.
Para pasar el mal trago el mejor remedio puede ser usar el mismo argumento que el peronismo en relación con la Casa Rosada. Cambiemos en Córdoba apuesta a garantizar la gobernabilidad. Ese fundamento convierte en generoso al que lo usa y sugiere debilidad en el otro.
Mientras tanto, no faltan las críticas al Presupuesto que elevó a la Legislatura el ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano. Los cuestionamientos apuntan tanto a la forma como al contenido. La historia de los caramelitos Sugus molestó.
El presidente del bloque de la UCR, Orlando Arduh, manifestó que “ojalá sea un Presupuesto responsable, serio y con prioridades para los cordobeses, y que nosotros podamos acompañar la gobernabilidad”.
Arduh señaló “se hacen los gurúes del ejemplo, y claramente no son ejemplo de nada, al menos no de la mejor gestión.
Se olvidan que extorsionaron a los intendentes para que firmen un acuerdo a la medida de Unión por Córdoba para no cortar el giro de dinero que les corresponde”.
Por su parte, la macrista Soher El Sukaria dijo a manoamanocba.com.ar que Giordano “con el juego de los caramelos, se equivoca y yo sentí que quiso tomarnos el pelo”. “Me pareció un menosprecio a la inteligencia de quienes lo estábamos escuchando”, agregó.
“Más allá de eso, veo acertado que el Presupuesto aumente su inversión social porque lamentablemente, a pesar de ser una provincia rica, tenemos uno de los índices de pobreza más grandes del país después de tantos años de gobierno de Unión por Córdoba”, remató.



Dejar respuesta