El CPCE pidió un nuevo diseño del esquema tributario

“Siempre fue más fácil subir los impuestos que bajar el gasto”. Lo dijo José Simonella, presidente del CPCE Córdoba, al presentar el Observatorio de Información Tributaria de la entidad.

Por Gabriela Origlia

La necesidad de un nuevo diseño del esquema tributario argentino, con colaboración de las provincias y municipios es uno de las conclusiones que se desprende de un estudio presentado por el Consejo Profesional de Ciencias Económicas. El alto nivel de informalidad de la economía –estimada en alrededor de 40%- termina generando un exceso de presión tributaria sobre el sector formal, desincentivos a la inversión y un sesgo antiexportador.
“Siempre fue más fácil, a lo largo de toda la historia, aumentar los impuestos que bajar el gasto”, definió José Simonella, presidente del CPCE al presentar el Observatorio de Información Tributaria, un proyecto de la institución con financiamiento de la Adec que viene  llenar un vacío en el país de falta de información “confiable, sistematizada y actualizada” que es clave para toma de decisiones.
Simonella calificó como “central” el tema de la presión tributaria para los actores económicos: “Para atraer inversiones importantes, como mínimo hay que poder explicarle cómo es; es decisiva en la formación de precios, en la competitividad y en la localización de inversiones”.
Argentina está entre los países de más presión tributaria de Latinoamérica, salvo Brasil y Cuba que están por encima. Esto explica que sea difícil darle competitividad a las exportaciones sólo por tipo de cambio. La estructura fiscal argentina se basa sobre el consumo, el esquema más regresivo; hay poca significación del impuesto a la renta; hay una pérdida paulatina de recursos provenientes de derechos de importación y tienen relevancia las cargas sobre nómina salarial.
Del estudio también se desprende la importancia de los “gastos tributarios” (regímenes especiales) que suelen usarse políticamente y tienen resultados efectivos dudosos. “Una vez que se imponen es difícil salir”, describió Simonella.
El economista Víctor Peralta señaló que las numerosas reformas “superpuestas” en las últimas décadas provocaron un sistema impositivo complicado, falta de adecuación de los valores fijos a las pautas inflacionarias y aumentos encubiertos de la presión fiscal.
El Observatorio se concentra en los datos que corresponden a la presión tributaria efectiva en la ciudad de Córdoba para industria, comercio, construcción e intermediación financiera tomando las tasas más relevantes.
El Producto Bruto Geográfico de la ciudad creció de manera sostenida entre 2006 y 2016; con un promedio anual real de 4,4% (algo por encima que la provincia que, a su vez, tuvo mejor performance que la Nación).
El estudio –que abarca hasta 2016, fecha a la que está calculado el PBG provincial- muestra que en 2016 la presión tributaria nacional era de 17,7% a nivel país pero en Córdoba cae a 15% (la diferencia se explica por la metodología que usa Afip para la carga). A la hora de evaluar la presión de las contribuciones a la Seguridad Social cuya recaudación se duplicó respecto al Producto en diez años.
Respecto del incremento de la presión provincial con Ingresos Brutos, en una década se duplicó, una situación similar a que se dio con la tasa de contribución sobre la actividad comercial, industrial y de servicio.
La presión consolidada de las tres jurisdicciones gubernamentales pasó de 19,2% en 2006 a 34,1% en 2016. En términos relativos, Provincia y Municipalidad fueron las que más incrementaron; la Nación pasó de 15,1% a 25,3%
Simonella advirtió que con las bajas establecidas en Ingresos Brutos por el pacto fiscal el próximo año su presión efectiva podría ceder “algo”. Peralta apuntó que en Córdoba la recaudación creció más rápido que la producción en el lapso analizado. Coincidieron en que, aunque hubo una mejora en la fiscalización de los aportantes, la presión subió por encima.
De cara al futuro, los economistas indicaron que hay que seguir cómo evolucionan el Producto, la inflación y el dólar, al que están atado, por ejemplo las retenciones.



Dejar respuesta