Ramos y Orquera, la fórmula vallejista de no docentes

Será el tercer intento del vallejismo de intentar manejar el gremio “a distancia”, si se tienen en cuenta los dos intentos anteriores, ambos fallido a estos fines: Aldo Esparza que debió renunciar, propiciando la intervención del gremio, y la de la actual titular, Silvia Aguirre, que cogobernó desconociendo también a su elector, Carlos Vallejos, y acercándose al MUN, aunque con un desenlace menos traumático.



Al cierre de esta edición se redactaba la lista que presentará el oficialismo en las elecciones para renovar la conducción del sindicato de los no docentes de la UNC. El límite para la presentación de la boleta de candidatos era las 24 pero los cinco lugares consolidados son los de Ana Ramos (Escuela de Nutrición) y de Rubén Orquera (Clínicas). La primera, para la Secretaría General, enrolada en el vallejismo, y el del secretario adjunto, en Cambiemos.
Será el tercer intento del vallejismo de intentar manejar el gremio “a distancia”, si se tienen en cuenta los dos intentos anteriores, ambos fallido a estos fines: Aldo Esparza que debió renunciar, propiciando la intervención del gremio, y la de la actual titular, Silvia Aguirre, que cogobernó desconociendo también a su elector, Carlos Vallejos, y acercándose al MUN, aunque con un desenlace menos traumático.
Mucho más presentable públicamente que estos bamboleos de adhesiones y traiciones, es el dato de que por primera vez en más de una década la conducción del gremio pasará de una autoridad electa a otra, en este caso de una mujer a otra. Esta es una posibilidad, pero muy probable, ya que debe mediar un triunfo el 19 de diciembre, la primera de las dos fechas instituidas.
Esto es así porque el gremio resolvió lanzar un cronograma alternativo con fecha electoral para el 12 de marzo si el Ministerio de Trabajo de la Nación resolviera dar lugar a impugnaciones que se presentaron por presuntas irregularidades en la designación de la Junta Electoral, en la asamblea de afiliados realizada en las Baterías de la Ciudad Universitaria, el 11 de octubre.
Las posibilidades de un triunfo del oficialismo gremial es un hecho que casi se da por descontado, por la unión de fuerzas entre las dos principales agrupaciones de la Gremial San Martín: el vallejismo y el MUN, más otras agrupaciones menores. Baste con señalar que hasta el cierre de esta edición no había señales de la presentación de una lista de oposición, aunque esta alternativa quedó abierta hasta las 24.
Los otros tres nombres ya firmes son los de Inés Pastorino, para la Secretaría de Organización, Héctor Gatti, para Finanzas (ambos del MUN), y Miguel Galopo (vallejista de Daspu) para la Subsecretaría de Organización.
Anoche se disputaban cargos para los socios menores de la alianza vallejismo-MUN. Ya estaban cerrados los acuerdos con Cambiemos e Independientes de Ingeniería.



Dejar respuesta