Negri prefiere una encuesta para resolver los candidatos

El mestrismo desafía con internas; el diputado quiere que el rival de Schiaretti sea el opositor con mejor resultado en los sondeos de la opinión pública

Por Alejandro Moreno
[email protected]

negri
Mario Negri realizó las habituales recorridas casa por casa en San Francisco.

Mientras en el mestrismo no le sacan los ojos de encima a la elección interna para decidir la candidatura a gobernador de la Unión Cívica Radical, desde el campamento negrista prefieren que una esterilizada encuesta resuelva el enigma.
Mario Negri sigue recorriendo el interior provincial para alimentar sus chances de convertirse en el campeón con que la UCR subirá al ring para tratar de destronar al peronismo, que lleva 20 años en el gobierno.
En los últimos días dedicó su agenda a dos ciudades clave electoralmente: Río Cuarto y San Francisco. En ambas hizo un trabajo parecido: primero una reunión partidaria y luego un timbreo, como le gusta decir a los macristas lo que los radicales históricamente llamaron pasar casa por casa.
En las dos ciudades Negri dio entrevistas a los periodistas locales, por supuesto, y en ellas ratificó que el mecanismo preferido para él es, a diferencia de Ramón Mestre, la definición mediante una encuesta.
En San Francisco sostuvo que “a nivel provincial estamos trabajando para ver quién es el candidato mejor posicionado”. Naturalmente, Negri ha visto encuestas que, certeras o no, lo ubican por encima de Mestre y con muchas chances de derrotar al candidato del peronismo, que será el gobernador Juan Schiaretti. De todos modos, exhibiendo espíritu deportivo aseguró que “si tengo que acompañarlo como vicegobernador, lo hago”.
Esta última frase de Negri es toda una novedad. El diputado nacional nunca había sugerido que el perdedor en la medición podía ir de segundo en la fórmula. ¿Es una invitación a Mestre, suponiendo que sean correctas las encuestas que el entrerriano afirma tener?
En Río Cuarto había manifestado que en la coalición Cambiemos “todos debemos tener una actitud madura. La gente está pasando un momento difícil y debemos encontrar un mecanismo de diálogo y consenso. Si hay alguien que esté en condiciones de competir y sea superior a mí en las encuestas lo acompañaré como debe ser”.

Planes
El negrismo ya rechazó en el Comité Central de la UCR el plan mestrista de convocar a elecciones internas para el domingo 6 de diciembre. El oficialismo radical quería comicios partidarios para que el ganador enfrente en una final a la fórmula que proponga el PRO, y eventualmente también la que impulsen por sus lados los otros socios, el Frente Cívico y la Coalición Cívica-ARI.
Caída esa posibilidad, a los mestrista les surgió una nueva idea cuando el PRO anunció que sus candidatos son Héctor Baldassi y Gabriel Frizza, a la gobernación y la vice, respectivamente. Entonces, desde la trinchera de Confluencia dispararon que podría hacerse una elección interna de Cambiemos, en la que cada partido presente todas las fórmulas que desee.
Así están las cosas entre los dos principales protagonistas de la interna radical por la candidatura a gobernador (el tercero es el alfonsinista Dante Rossi). Cada uno, con su cálculo. Mestre quiere elecciones en las que cree que puede hacer pesar el dominio del aparato partidario (que lo calculan por encima del 80 por ciento), y Negri (como la Casa Rosada) unas encuestas que reflejen por anticipado cuál de los dos tiene mejores posibilidades en el total del mercado electoral.