“Somos Córdoba”, el nuevo sello en el que ya piensa el PJ

Unión por Córdoba representa una etiqueta que quedó rancia. El peronismo cordobés trabaja en una marca nueva, más moderna, inclusiva y plural. Más progresista, dicen. Buscan nuevos aliados políticos.

Por Yanina Soria

El gobernador Juan Schiaretti fue muy claro cuando la semana pasada, frente a todo el PJ Capital, marcó cuál es el camino político que el oficialismo debe comenzar a recorrer de cara a los comicios del año que viene.

Llamó a ampliar las fronteras del espacio que gobierna la provincia desde hace dos décadas e instó a conformar una nueva coalición incorporando otras fuerzas políticas que piensen parecido. Al ahora único jefe político del PJ Córdoba se lo notó confiado, seguro de los números que lo hacen dueño de una buena imagen pública y con un alto grado de aceptación de su gestión.

Desde el Centro Cívico consideran que la combinación del reconocimiento de los cordobeses a las obras patrocinadas por la Provincia con la buena salud que aún conserva el nombre del mandatario, allanan el camino rumbo al objetivo reeleccionista.

Sin embargo, quienes ya trabajan en la estrategia electoral advierten la necesidad de darle un lavado de cara a la exitosa marca creada por José Manuel de la Sota y custodiada luego también por el actual gobernador.

Después de cinco períodos consecutivos en el poder provincial, Unión por Córdoba (UPC) representa una etiqueta que quedó rancia, cuyo ciclo de vida está expirando.

Según señalan desde la mesa donde se trabaja el tema, impera la necesidad de instalar una marca nueva, más moderna, inclusiva y plural. Más progresista, dicen, pero sin perder a los sectores que ya la componen.

Esta suerte de refresh que se le busca dar al nombre que representa al oficialismo provincial -ahora decidido también a jugar fuerte en la Capital- comenzó el año pasado, en la segunda fase electoral.

Tras la abrumadora victoria de Cambiemos en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), el peronismo estuvo obligado a dar un golpe de timón también desde lo estético. El propósito fue jugar el segundo tiempo electoral con una táctica que le permita recuperar algunos puntos.

Ese giro, además de contemplar un “justicialismo más de etiqueta” que de a poco empezó a reemplazar el folclore típico de sus actos políticos por encuentros de salón, que si bien sigue considerando a la militancia ahora hace más foco en la apertura hacia sectores profesionales de la sociedad, también incluyó envase nuevo.

Entre las PASO y las generales, UPC cambió su histórico logo y modificó los colores. Quedó pendiente, el cambio total de marca.

El 2019 parece ser el momento indicado para hacer debutar el sello nuevo. “Somos Córdoba” o “Todos Somos Córdoba” son las opciones que hoy se barajan para reemplazar a UPC. Al menos, ese es el concepto.

Bajo ese nuevo paraguas, el peronismo cree también que le será más fácil atraer nuevos socios mientras que para los eventuales aliados también será más cómodo sumarse a un espacio que, al menos desde las formas, se presenta más amplio.

Sobre todo porque, según dejó en claro el propio Schiaretti, la caza rondará dentro del campo del progresismo cordobés.

Mientras se enfría cada vez más la posibilidad de trabar un acuerdo político con Unidad Ciudadana, el gobernador llamó a sumar a sectores como el Partido Socialista, el GEN, algunos radicales de la línea que representa a Ricardo Alfonsín, y fundamentalmente incorporar a organizaciones sociales y gremios.

Su incorporación está pensada más desde lo simbólico e ideológico que supone hacia afuera contar con el respaldo de fuerzas progres, que engordar verdaderamente el caudal electoral del peronismo.

A rigor de verdad ninguno de éstos espacios políticos es dueño de un volumen significativo de votos.

Se trata del esquema de armado que Schiaretti quiere trabajar nacionalmente para el PJ Federal con intenciones de construir una tercera alternativa electoral al macrismo y kirchnerismo.

“Y a nivel provincial más allá de que nuestra provincia está fuerte y va a seguir creciendo, tenemos que abrir nuestra coalición a otras fuerzas políticas que coinciden en la defensa de nuestra Córdoba y en el trabajo para progresar”, dijo el jueves pasado en la inauguración de la casa donde funcionará el Instituto de Planificación de las políticas para la ciudad de Córdoba.

Y luego agregó: “Tenemos que tener amplitud, estar juntos y tener un proyecto, un plan de acción para la ciudad. Los problemas se arreglan si hay una coalición de fuerzas que trabaja en un mismo sentido”.

Las conversaciones con algunos de los sectores arriba mencionados comenzaron de manera subterránea hace algunos meses, mientras se espera que ahora se produzcan acercamientos de mayor envergadura.

Los partidos que el año pasado conformaron UPC para las legislativas fueron el Partido Justicialista (accionista mayor) Demócrata Cristiano; Partido FE, Movimiento de Integración y Desarrollo (MID), Unión por la Libertad y el Desarrollo, Por la Libertad y la Dignidad, Unión Vecinal Federal, Movimiento de Acción Vecinal, Vecinalismo Independiente, Partido Demócrata, Unión Celeste y Blanco y Liberal Republicano. La idea es que todos permanezcan dentro del corral justicialista.