Ana Ramos sería la sucesora de Aguirre

La Junta Electoral de los no docentes de la UNC postergó hasta el martes a las 24 horas el cierre del plazo para la presentación de listas de candidatos. Falta aún completar la nómina de la comisión directiva, aunque ya habría consenso para que el relevo de Silvia Aguirre sea Ana Ramos, no docente de la Escuela de Nutrición de Ciencias Médicas.



Por Gabriel Osman

La tercera ¿será la vencida?

Silvia Aguirre y Ana Ramos.

El enredado proceso electoral en el gremio de los no docentes de la UNC (Gremial San Martín) no termina de encontrar un punto de resolución, aunque pareciere que el principal nudo se hubiera desatado, con la muy probable designación de la sucesora de Silvia Aguirre, según el acuerdo al que habrían llegado las dos principales agrupaciones de la alianza oficialista, que conforman el dúo invicto del vallejismo y el MUN.

En lo que han avanzado Carlos Vallejos y Jorge di Marco, sus dos principales referentes, es en la integración del resto de los cargos electivos, aunque no tanto, porque la Junta Electoral resolvió el viernes postergar hasta mañana a las 24 horas la presentación completa de la lista. El reparto pretendido entre las dos agrupaciones es casi en partes iguales, aunque con ligera prevalencia del vallejismo.

Esto funcionó con la elección de Aldo Esparza. Cuando este no docente de Derecho, sin peso específico propio, desconoció a su elector, Vallejos le hizo renunciar a más de la mitad de la comisión directiva, dejando sin quorum a la conducción y el gremio fue intervenido inmediatamente por el Ministerio de Trabajo de la Nación. Esto no funcionó con Silvia Aguirre, que entró en acuerdos con el MUN, que la sostuvo hasta un día antes de la elección de la Junta Electoral (11 de octubre), cuando la secretaria general “retornó a sus fuentes”, posibilitando que el vallejismo controlara este organismo que ejerce el control del proceso eleccionario.

Vallejos pretende retener esta llave. Como Vallejos está inhibido de ser candidato, debe recurrir a interpósita persona pero no con la chequera en blanco. De ahí que entornar la secretaría general con incondicionales en la comisión directiva es su reaseguro. Es el único mecanismo que tiene a mano, aunque en ninguna de las dos ocasiones, con Esparza y con Aguirre, haya funcionado. Tal vez la tercera sea la vencida.

Centurión, el hombre providencial

En el forcejeo de las negociaciones entre Vallejos y Di Marco se ha registrado una baja en el armado oficialista, pero de escasa o nula significación electoral. La módica agrupación Encuentro No Docente de Juan Centurión reclamó la secretaría general como condición sine qua non para estar en la boleta del oficialismo gremial. Su grupo es conocido, risueñamente, con el nombre “Centurión Hnos. SA”, porque lo integran él y su hermano Hugo, que no pueden llevar a un comicio no mucho más que a ellos dos. El primero es empleado de Daspu y el otro, jubilado. Más interesante que su arrogante pretensión son las razones de tan disparatados objetivos. Estas razones se explican por la inhibición de Vallejos y por ningún otro motivo. Su planteo fue rechazado por el vallejismo y también por el MUN. Es que al comienzo de la gestión de Silvia Aguirre, Centurión trocó su lealtad a Vallejos por acuerdos con Aguirre y Jorge di Marco, pero junto a la secretaria general y en el mismo día dio otro brinco hacia el vallejismo. Es decir, su trayectoria gremial, por tomar solo el tramo más reciente, ha sido un verdadero zigzag, dando motivos razonables a los dos principales referentes para no aceptar sus credenciales.



Dejar respuesta