El gremio no docente de UNC tiene doble fecha electoral

La posibilidad de que prospere la impugnación a la asamblea que eligió la Junta Electoral obligó a la Gremial San Martín a lanzar un nuevo cronograma electoral alternativo.



Por Gabriel Osman

no docenteAbrir el paraguas a tiempo. Así debería llamarse al curioso procedimiento al que ha apelado el sindicato de los no docentes de la UNC, al resolver ayer una doble convocatoria electoral para renovar a las autoridades de la Gremial San Martín. Por esto, están vigentes dos fechas electorales: el 19 de diciembre de 2018 y el 12 el marzo de 2019.
¿Quién entiende este intríngulis? Bueno, primero hay que tener presente que se trata del gremio de los no docentes de la UNC, complejo si los hay, con una trayectoria errática durante más de una década y con dos intervenciones en el medio. En segundo lugar, el Ministerio de Trabajo de la Nación, a través de la delegación Córdoba, le comunicó y corrió vistas a la conducción que encabeza Silvia Aguirre, sobre impugnaciones recibidas sobre a la elección de la Junta Electoral que debe tutelar las elecciones internas el próximo 19 de diciembre.
En pocas palabras el Ministerio le dijo que había recibido impugnaciones sobre el desarrollo presuntamente irregular de esa asamblea de afiliados, realizada el 11 de octubre, y que esperaba en 48 horas su descargo para resolver. El gremio ya elevó su descargo rechazando esas impugnaciones y confía en que su planteo prospere, pero admite la posibilidad de que el trámite en la cartera laboral se dilate y complique los plazos para el relevo de autoridades que, como tarde, se tiene que concretar el 23 de abril (fecha de vencimiento del mandato de Aguirre).
¿Qué pasaría si la cartera laboral se expide a mediados de diciembre impugnando la asamblea de afiliados y obligando a repetirla? Es decir, que ordene que se haga una nueva asamblea y que ésta designe a una nueva Junta Electoral. En este caso, los plazos se complican in extremis, corriéndose el riesgo de no llegar con nuevas autoridades al 23 de abril de 2019. En ese caso, el gremio queda en acefalia y en causa eficiente para una nueva intervención. Para dar una idea de de las premuras de calendario en que quedaría, baste con mencionar que solo entre la elección de la Junta Electoral y los comicios deben mediar 30 días hábiles, a lo que se suma como problema adicional el receso de enero.
Estas circunstancias es la que explican el insólito “doble calendario”. Si el Ministerio se expide a tiempo, queda vigente la fecha del 19 de diciembre para los comicios. Si, por el contrario, la resolución cae a destiempo, se activa la segunda fecha comicial, el 12 de marzo, con previa elección de una nueva Junta Electoral el 28 de diciembre.
Habrá que estar atento el pronunciamiento del Ministerio de Trabajo sobre la “cuestión de fondo” (la impugnación) y, accesoriamente, sobre esta curiosa doble convocatoria. Un dato relevante es la postura que ha adoptado sobre la doble convocatoria el MUN, la agrupación política no docente que se cruzó con la lista ganadora en la asamblea de afiliados del 11 de octubre.
El MUN salió a avalar esta doble convocatoria con dos argumentos creíbles: 1) Despejar toda posibilidad de que el gremio caiga en acefalia y en riesgo de una nueva intervención. 2) El propio MUN fue el que pidió una nueva asamblea de afiliados, por lo que mal podría rechazar un nuevo cronograma.



Dejar respuesta