PRO fingió acuerdo unánime con plan traído de la Rosada

El macrismo intenta colarse en la interna de Cambiemos, hasta ahora monopolizada por la UCR. El diputado Nicolás Massot recuperó su rol de armador y ungió al árbitro Baldassi como la cabeza de fórmula, aunque todavía no hay firmes voluntarios para completar la oferta electoral amarilla.



Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

El diputado nacional por Córdoba, Nicolás Massot, recuperó su rol de armador electoral en la provincia que cumplió en 2013 en las sombras, pero que le fuera arrebatado por el preferido de Mauricio Macri, Marcos Peña, en 2015. Las visitas del bahiense a la provincia que dice representar son netamente de corte político. En la última de ellas, rubricó con el ex árbitro internacional Héctor “La Coneja” Baldassi un acuerdo que venía madurando desde hace 10 días.
La consigna de necesidad mutua obligó a los amarillos a apretarse las manos y comunicar que lo provisorio, es para siempre. El macrismo recurre a una receta que debía caducar cuando el PRO se afianzara –como sucedió, cuando plantaron bandera en la Casa Rosada-. Baldassi sería el precandidato a gobernador que tiene la misión de romper con el monopolio de la UCR, en las figuras de Ramón Mestre y Mario Negri.
El PRO fracasó en la construcción de cuadros políticos y, como en 2013, se encolumnará detrás del famoso que mejor mide. Lo cierto es que varios dirigentes amarillos expectables compartían la sorpresa del anuncio, justo el mismo día en el que dirigentes de la UCR y del PRO (varios de ellos artífices de la paz entre orgánicos y estrellas) pidieron “celeridad” para acordar candidaturas provinciales y municipales en un solo acto.
Baldassi tendrá el respaldo orgánico del espacio que tanto defenestró. Aunque varios de los presentes en la cumbre que protagonizaron macristas y miembros de la línea interna Marea Radical (de la que no participó el réferi porque estaba cumpliendo obligaciones en Buenos Aires) relativizaron la posición de Baldassi en la cabecera de la lista.
“Es necesaria una mayor celeridad en la determinación que haremos en conjunto de las candidaturas a gobernador y a intendente de la ciudad y poder ofrecer una alternativa superadora a los cordobeses”, exhortaron.
“Cambiemos es la herramienta que hará posible concretar el cambio en la provincia y seguir creciendo en la ciudad (…) Asumir esa responsabilidad demanda en nosotros madurez política para afrontar los procesos que se avecinan, fundamentalmente a través del dialogo, que nos permita encontrar la unidad y el consenso necesario para ofrecerles a los cordobeses soluciones innovadoras frente a los desafíos que presenta Córdoba”, el pedido de los dirigentes de la cumbre que comparten la misma visión de Cambiemos. El dato más sobresaliente es que no descartaron que desde que esas filas surjan los referentes para las listas que se medirán en el 2019; o bien, acompañen a los anotados: Mestre, Negri o Baldassi. El escenario continúa abierto.
El PRO dio el paso más importante para saldar sus internas con el lugar de privilegio que le dio a Baldassi, aunque suena que el acuerdo que tejió Massot no cuenta con el beneplácito general del espacio. Trascendió que dirigentes departamentales le habrían pedido a la senadora Laura Rodríguez Machado que expusiera el descontento al presidente del PRO Nacional, Humberto Schiavoni. Incluso, quien sería el compañero de la fórmula pura del macrismo, el diputado Gabriel Frizza, estaría dispuesto a declinar su “designación” para resguardar la relación con la dirigente.
El “operativo unidad” de Massot tiene algunas patas sueltas y el riesgo implícito de que Baldassi es un enigma. No se sabe a ciencia cierta si está dispuesto a ser candidato a la gobernación otra vez o de quién. “Baldassi volvió al PRO, pero siguen siendo muchas las preguntas”, resumía un avezado expectable del PRO.



1 Comentario

Dejar respuesta