Sorpresa: en recesión, municipio anuncia superávit

El secretario de Economía, Hugo Romero, afirmó que las cuentas de la ciudad “están ordenadas”. Adjudicó el resultado a la política de control del gasto, en especial el más controvertido como lo es el de personal.



Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

No deja de ser sorprendente que en un escenario de contracción de la economía, el responsable de las finanzas de la Municipalidad de Córdoba, Hugo Romero, exponga índices positivos, mientras la Provincia y otras comunas admiten desequilibrios producto de la caída de la recaudación; o bien, recurren al endeudamiento para mantener proyectos de gestión. Los alfiles del intendente Ramón Mestre se desmarcaron con el último reporte de ingresos y gastos con corte en el mes de septiembre.
En los tres trimestres de lo que va del año, el municipio registró ingresos totales por $16.119 millones de pesos y tuvo erogaciones por $14.994 millones. Cifras que arrojaron un resultado total positivo de $1.124 millones de pesos, con un ahorro corriente de $2.142 millones, informaron desde la Secretaría de Economía.
En este sentido, comparando con el mismo periodo del año anterior, Romero precisó que los ingresos corrientes experimentaron un crecimiento del 31,33% (aunque 10 puntos por debajo de la inflación interanual) mientras que los gastos corrientes sólo aumentaron un 27,31%. De esta manera, sólo hasta septiembre, el municipio habría ahorrado un 52% más que el año anterior.
“A pesar de la compleja situación económica por la que atraviesa el país, las finanzas de la ciudad muestran un importante ahorro corriente y superávit financiero. Esto se logró sin incrementar la presión tributaria y con un plan de contención del gasto”, remarcó el exintendente de Villa de Soto.
La sorpresa aumenta cuando Romero enumera el control en el plano salarial, el agujero negro de las finanzas municipales producto de sueldos que doblan el promedio pagado en otros ámbitos del sector público. “En cuanto a la política salarial implementada, el gasto de personal solo creció el 25,54% de manera interanual, por debajo del promedio de los demás gastos corrientes de la administración municipal”, aseguró. Afirma que los desembolsos representan el 57% de los ingresos propios.
En este marco, Romero defendió la paritaria automática que reajustó por inflación mensual los salarios. Desde este diario, y en sintonía con las advertencias de economistas, se señaló que Mestre pagaría un precio muy alto para desarmar el principal motor de las asambleas municipales, como la puja salarial. El mix se cinco índices inflacionarios para calcular la suba, sin una cláusula de revisión en caso que mermaran los ingresos, anticipaba que el radical no tardaría en declarar la emergencia, en especial, con proyecciones inflacionarias de más de 42% para diciembre.
“La paritaria de la Provincia fue más cara que la municipal”, aseguró Romero y aclara: “hasta septiembre”. Para el funcionario el gobernador Juan Schiaretti “anticipó inflación” y otorgó en enero, por ejemplo, un 6% cuando el municipio pagó en febrero, 2,3%. En resumidas cuentas, el mestrista aclara que los haberes de ambas jurisdicciones igualaron el índice de variación de precios, pero el esfuerzo financiero de El Panal habría sido mayor.
Finalmente, Romero recordó que el plan de obras asumido por el municipio continuará ejecutándose sin necesidad de tomar nuevo endeudamiento. “Los recursos propios y los fondos disponibles del bono internacional emitido en septiembre de 2016, garantizan su financiamiento”, acotó y negó que se hayan reasignados partidas dirigidas a obras para cubrir otros gastos. “Se imputaron en el 2017 las obras iniciadas este año”, dijo, admitiendo que será necesario cambiar el sistema de asiento contable, en el último año de gestión.

Réplica
El jefe del bloque Fuerza de la Gente, Martín Llarena, cuestionó el recorte de Romero. “Con las experiencias de las cuentas de ejercicios 2016 y 2017 donde no se comprometieron gastos de pago de deuda por 1.000 millones y 650 millones respectivamente, no es fácil creer en los números que da la Municipalidad”.
Y advirtió: “En el tercer trimestre del 2017 también hubo un superávit de más de 500 millones, pero terminaron el año con un déficit de más de 1.700 millones, por lo cual hay que estar atento al último trimestre de este año”.
El concejal explicó que, generalmente, en el primer y tercer trimestre los ingresos son buenos por la media cuota única de inmobiliario y automotor, pero los gastos se acumulan mayoritariamente en el último trimestre.



Dejar respuesta