PRO mueve piezas para evitar interna en Cambiemos

Los precandidatos a la gobernación del macrismo evitan confrontar con Ramón Mestre, pero también entre ellos. Héctor Baldassi se mostró con el radical, pero desde su entorno relativizan su participación en el acto municipal.

Por Yanina Passero
[email protected]

El presidente Mauricio Macri habilitó la rotación de precandidatos para la foto oficial con los expectables locales de Cambiemos. Durante su gira por Río Cuarto, el jefe les ratificó simbólicamente una postura conocida: no quiere que, en Córdoba, corra sangre entre sus filas. Lentamente, en el macrismo germina la semilla de la unidad forzada.
Si prospera la interna radical que quiere el presidente de la UCR, Ramón Mestre, no habrá duda que un eventual resultado positivo legitimará su ambición de liderar la boleta provincial, pese a que no asoma como ganador en ninguno de los escenarios de las sondeos que circulan. Cierto es que una buena campaña puede cambiar resultados y abundan ejemplos bochornosos del trabajo de algunos encuestadores.
Suponiendo que la puja boina blanca la gane Mestre, el radical con el que mejor se relacionan –el diputado Mario Negri- verá mermada su influencia y el macrismo perderá a un aliado que tildan de ideal en el marco de las negociaciones de Cambiemos. Son varios los dirigentes amarillos que ya comentan que “la boleta la va a encabezar Ramón” o se escucha “no va a haber interna”.
La contundencia de las definiciones se entienden en un estricto off the record. Sin embargo, ya se observan ejemplos contundentes de que, al menos en el PRO, ya son más lo que piensan de la inconveniencia de un choque de fuerzas para resolver la fórmula. Aprovecharán los cuartos intermedios de la UCR para fijar la fecha de su propio duelo electoral para enviar mensajes conciliadores.

Moderado perfil
El PRO tiene un abanico de precandidatos para la gobernación. La lista inicia con la senadora Laura Rodríguez Machado, los diputados Gabriel Frizza y Javier Pretto, incluso trascendió que tenía pretensiones Nicolás Massot, ahijado político del presidente de la Cámara Baja, Emilio Monzó.
Irrumpieron en la escena con el patrocinio de intendentes en el interior cordobés. El objetivo era mostrarse activos, con influencia territorial. El plan oficial: lanzar precandidatos comunales para apuntalar su red de apoyos para la competencia en liga mayor. El plan tácito: la inflación de candidatos parecía alejar la posibilidad de que ocurriera el apoyo a la candidatura del exárbitro Héctor “La Coneja” Baldassi, el que tiene alta adhesión en las urnas, pero la peor imagen entre sus conmilitones.
La saga de lanzamientos comunales viralizada por las redes sociales duró poco. La sensatez parece que golpeó la puerta del PRO orgánico y moderaron su perfil. Continúan con las recorridas y agenda de instalación pero sin mensajes subliminales para los rivales. El presidente del PRO Córdoba, Darío Capitani, reconoció que hay avances para unir posiciones, aunque queda trabajo por hacer. Por lo pronto, las granadas colocadas quedaron desactivadas momentáneamente.

Baldassi, el conciliador
El diputado oriundo de Sierras Chicas buscó no polemizar con los miembros del PRO. Se aferró a sus recorridas barriales, alimentando la esperanza de que su nivel de conocimiento público terminara por zanjar rivalidades políticas. La búsqueda de la paz en el frente interno se extendió al externo al concurrir a un acto de inauguración municipal, encabezado por el intendente Mestre, el sábado pasado.
Las sospechas fueron inevitables. Desde las filas del árbitro desmienten que Baldassi abone la interna al mostrarse con el mandamás del Palacio 6 de Julio, en detrimento de Negri. Afirman que Mestre invitó al árbitro. Encasillan las suspicacias entre los límites del mestrismo al recordar que hace poco hubo actividad conjunta con el negociador por Cambiemos en el Congreso.
Desde el partido, insisten: “No nos vamos a meter en la interna de la UCR”.



Dejar respuesta