Mestre pidió cerrar la grieta en acto por ’83 casi monocolor

En la Casa Radical se conmemoró la recuperación democrática

Por Alejandro Moreno

El radicalismo cordobés celebró los 35 años de las victorias del ’83 con un acto que presidió Ramón Mestre en el Salón de los Próceres, en la planta baja de la casona partidaria. El intendente llamó a la unidad de los argentinos, pero el público que lo escuchaba no cumplía con ese mandato: había una mayoría abrumadora del mestrismo y pocos dirigentes de otros grupos internos. Repercusión de la interna, sin dudas.
Las figuras del acto fueron Raúl Alfonsín, Eduardo Angeloz y Ramón Bautista Mestre, los ganadores de aquellas elecciones para Presidente, Gobernador e Intendente, respectivamente. Los jóvenes radicales pasaron un video con discursos de los tres (el de Angeloz, de 1989) para motivar los aplausos de los correligionarios. A tono con el clima ochentoso, la banda Cuatro al Hilo tocó temas de aquellos tiempos, luego del momento político del acto.
Hubo tres oradores: dos programados y uno sorpresa.
El inesperado fue Elvio Molardo, el primer presidente de la Cámara de Diputados de Córdoba a partir de 1983. Molardo pidió que todos militen para “fortalecer el partido”. Probablemente para satisfacción de más de uno criticó la situación de la UCR en la alianza Cambiemos. “Eso no se votó en Gualeguaychú, pero bueno, ahí estamos”, sostuvo, en referencia a la recordada Convención reunida en aquella ciudad de Entre Ríos.
Luego fue el turno del flamante presidente de la Juventud Radical, Matías Cejas, y para concluir la ronda de oradores, antes del recital, le tocó a Ramón Mestre. Desde la primera fila lo aplaudieron el titular del Comité Capital, Pablo Romero, la presidente del grupo Confluencia, Silvina Leonelli, el secretario del Comité Central, Alberto Zapiola (una de sus principales espadas), y varios funcionarios municipales.

Qué dijo Mestre
Mestre habló como presidente del Comité Central de la Provincia, pero se lo oyó como precandidato a gobernador.
En su exposición, pidió diálogo para cerrar la grieta que divide a los argentinos, transparencia para erradicar la corrupción, calidad institucional para que no haya abusos de poder, reglas de juego claras y alternancia en el poder.
Mestre aseguró que cuando recorre los barrios, el primer reclamo de los vecinos no es por algún asunto de competencia municipal, sino por la inseguridad, que es responsabilidad del gobierno provincial.
Además cuestionó al gobierno peronista porque inclina la cancha, según lo graficó en términos futboleros. “Se creen dueños de la verdad”, protestó.
“Me parece que para competir, el año que viene nos tiene que encontrar fortaleciendo nuestra identidad, trabajando en ideas, para que seamos los garantes de la democracia en nuestra provincia y en nuestro país”, afirmó el precandidato a gobernador.
También expresó que el peronismo no debería tener miedo a la alternancia: “no pueden perpetuarse siempre los mismos en el poder”.
Mestre manifestó que en la Argentina hay quienes tienen “posiciones antagónicas” e invitó a “deponer las posiciones blancas o negras” para llegar a acuerdos positivos.



Dejar respuesta