Lábaque sacude la interna: al Palacio, yo o Bee Sellares

El presidente del Concejo Deliberante de la ciudad aseguró que tiene la venia de la Nación para iniciar su campaña de instalación por la intendencia. Afirmó que no se medirá en una interna y sugiere integrar la fórmula municipal con el actual legislador mestrista.

Por Yanina Passero
[email protected]

El viceintendente Felipe Lábaque tiene sobre su escritorio una carpeta oficio con su principal promesa de campaña electoral: el plan de descentralización de la ciudad, “la segunda etapa del proyecto que empezó el exintendente radical Rubén Martí”, como lo definió en diálogo con Alfil.
Con sencillez explica un proyecto complejo que exigió el esfuerzo de técnicos locales y del gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Los CPC prestarán servicios administrativos y operativos que serán dirigidos por “subintendentes” que responderán directamente al titular del Palacio 6 de Julio. “Es una iniciativa muy buena que implementaré si tengo el honor de seguir trabajando para los vecinos o que pondré a disposición del dirigente de Cambiemos que resulte electo”, definió el presidente de Atenas para asegurar –ya sin rodeos- que quiere gobernar la ciudad.
Pero ese altruismo que Lábaque expresa hacia sus conmilitones debe encomillarse cuando comienza a alejarse de sus ideas ejecutivas para adentrarse en la negociación de las fórmulas entre los socios de alianza. “No quiero internas”, define categórico. Para la segunda autoridad de Córdoba es el presidente Mauricio Macri quien tiene que decidir la candidatura. Previsible.
Razona de la siguiente forma: si el líder de Cambiemos lo involucró en la política –en la primera fase marcada por la incorporación de famosos- debe ser él quien después de cuatro años lo jubile o ratifique.
“Si no me elige me voy de la política”, advierte con la seguridad que dice que le infunde la última conversación que tuvo con el mandatario nacional en su despacho de la Casa Rosada. Sobre la reunión de 20 minutos, el médico recuerda que Macri le prometió que no desperdiciaría el trabajo de Lábaque en el municipio.
Esto habría sido suficiente para que blanqueara su plan político para el 2019 y le dijera a los macristas que no está dispuesto a medirse con ninguno de los anotados en el PRO para la intendencia. La legisladora Soher El Sukaria y Abelardo Losano rastrillan las seccionales a ritmo electoral, junto con los aspirantes de la UCR como Diego Mestre, Javier Bee Sellares, Rodrigo de Loredo, entre otros.
Lábaque no tiene pruritos en expresar que prefiere “el dedo de Macri”, tan denostado por Mestre cuando ante los hombres boina blanca los invitó a formar “Cambiemos a la cordobesa”. Al reconocer que sus pares del PRO lo miran con recelo por la relación que lo une al máximo referente de la política nacional, azuza la “grieta” entre dirigentes experimentados y famosos que marcó el desarrollo del PRO local desde su incipiente armado hasta su despegue en las compulsas ejecutivas de 2015 y las legislativas de 2017. Pero no sólo sacude el frente amarillo al resistir una puja con los macristas anotados para suceder a Mestre.
“El legislador Javier Bee Sellares es un dirigente sumamente capacitado para trabajar por el bienestar de la ciudad”, transparentó Lábaque su preferencia sobre la fórmula de Cambiemos. El componente mixto –un dirigente macrista y otro radical- respeta el manual del duranbarbismo que impone la salud de la alianza por encima de cualquier celo personal o deseo de identidad partidaria. Sin embargo, encierra una respuesta tácita a una foto que causó sorpresa y aceleró el juego de mostrar duplas preelectorales.
En uno de los últimos timbreos, el presidente de la UCR de la Capital, Diego Mestre, y su par del PRO, El Sukaria, se mostraron juntos en barrio Bialet Massé. Desde ambos espacios reconocieron que se incrementaron las conversaciones entre referentes de ambos espacios para lograr una agenda de trabajo conjunta en seccionales. Lábaque miró la foto y es probable que haya confirmado que no es el preferido para la sucesión, o al menos se ubica después de su hermano.
Lábaque y Bee Sellares abrieron la ronda de binomios mixtos semanas atrás. No impidieron las operaciones que decían que era la dupla que quería Mestre, hasta que el paseo del diputado radical y la legisladora macrista matizó la versión. Sin embargo, el viceintendente redobla la apuesta y asegura que estaría dispuesto a acompañarlo en el segundo renglón de la boleta, si es que Macri –acota- así lo quiere.



Dejar respuesta