TOC de Macri: festeja en Córdoba otro respaldo de Schiaretti

El presidente visitará Río Cuarto el jueves próximo para cerrar un encuentro de pequeños y medianos empresarios. Como es habitual, se fotografiará con el gobernador que jugó un rol clave para que el peronismo dialoguista apoyara el Presupuesto en la Cámara de Diputados.

Por Yanina Passero
[email protected]

El presidente Mauricio Macri y el gobernador Juan Schiaretti compartirán la noche de brujas en Río Cuarto para celebrar que no hubo “truco” y se logró el “trato” en la Cámara de Diputados con la aprobación del Presupuesto. Los legisladores nacionales sobre los que el peronista tiene llegada –no sólo los que le responden directamente en el bloque Córdoba Federal- apoyaron el instrumento que permitió que el FMI profundizara su blindaje financiero.
Fuentes de El Panal y de Cambiemos local confirmaron a Alfil que el titular de la Casa Rosada tiene agenda en Río Cuarto este jueves, pautada desde el viernes pasado. No obstante, trascendió que llegaría el miércoles por la noche a la ciudad imperial donde lo estará esperando Schiaretti para mirar juntos el partido de vuelta de Boca Juniors con el Palmeiras en las semifinales de la Copa Libertadores.
Como es habitual, el jefe de Unión por Córdoba utilizará el último miércoles del mes para recorrer la ciudad que gobierna Juan Manuel Llamosas. Pero al día siguiente, dedicará la primera parte de la jornada a las también habituales giras cordobesas de Macri apenas cierra positivamente alguna negociación crucial para la su gobierno y que tiene a Schiaretti como articulador principal.
El líder de Cambiemos visita con frecuencia la provincia que explica el máximo rol que hoy ocupa en la política argentina. Para reforzar, sus ministros patrullan a ritmo electoral la Capital y las principales ciudades del interior, incluso en los momentos más críticos de su gobierno. Lo cierto es que se observa una tendencia: Córdoba es la escala obligatoria de Macri luego de momentos clave como el inicio de la devaluación de abril, la aprobación de la reforma previsional o la firma del Pacto Fiscal con los gobernadores, por citar los ejemplos controvertidos de su mandato.
En su “segundo hogar”, Macri no sólo busca oxígeno por la caída en las encuestas o sus problemas de gestión. De hecho, el éxito de Cambiemos en la elección de Marcos Juárez del 9 de septiembre sirvió al exjefe de gobierno porteño para ratificar los postulados del “cambio” prometido en medio de la confirmación de políticas de ajuste.
Con la excepción que justifica la regla, en cada una de las instancias asoma Schiaretti como garante de la gobernabilidad. Con estas consideraciones no debería sorprender la nueva agenda de Macri en el sur provincial horas después de la aprobación del Presupuesto en la Cámara baja.
Como suele suceder en estos casos, la actividad presidencial no está cerrada pero ya dejaron trascender algunas reuniones que mantendrá en Río Cuarto. Desde el PRO afirman que Macri cerrará una mesa de empresarios de la pequeña y mediana empresa que escucharán anuncios de Schiaretti y el panorama para el sector trazado por el ministro de Producción y Trabajo de la Nación, Dante Sica. En tanto, desde El Panal dejaron abierta la posibilidad de que hubiera una reunión de gabinete provincial y nacional del que podrían participar ambos mandatarios.

Cambiemos revolucionado
Macri se mostrará con Schiaretti –otra vez- en los momentos más activos de los socios locales de la alianza que integran radicales, macristas, juecistas y lilitos. Aquí se observa otra tendencia (o coincidencia): la última visita de Macri a Río Cuarto coincidió con el “Cambiemos a la cordobesa” que pidió el presidente de la UCR local, Ramón Mestre, que parecía sugerir que no aceptarían el dedo de Macri a la hora de definir candidaturas.
La nueva gira coincide con el amague del intendente de Córdoba en realizar internas en su partido en diciembre para decidir si la cabeza de la fórmula provincial lo tendrá a él o a su rival interno y hombre de consulta del Presidente, el diputado Mario Negri.



Dejar respuesta