Negrismo rechazó plan mestrista y quiere internas en Cambiemos

El oficialismo partidario pretende elecciones sólo dentro de la UCR. No impuso una fecha pero ratificó que la quiere pronto.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

Ramón Mestre presidió las reuniones del Ente y del Comité Central de la UCR.

En el Comité Central de la Unión Cívica Radical quedaron expuestas ayer las posiciones de los dos principales protagonistas de la lucha por la candidatura a gobernador (Ramón Mestre y Mario Negri). El mestrismo confirmó que quiere una interna pronto dentro de la UCR (aunque se desechó el domingo 9 de diciembre), mientras que el negrismo pretende que la resolución de las candidaturas se haga junto con los socios de Cambiemos.
La reunión realizada ayer en la Casa Radical (en el salón de la Planta Baja, ante la mirada de los próceres desde los retratos, y abandonando por esta vez la gregaria disposición de las sillas en círculo) tuvo la novedad de ser antecedida por otra de miembros del Ente de Intendentes, a los que se invitó a deliberar sobre las estrategias partidarias, y puntualmente acerca de la necesidad de que todos convoquen juntos el día que se vote gobernador (plan que siempre termina frustrándose). El que tuvo mucho trabajo, con esta situación, fue Ramón Mestre, porque preside tanto el Ente como el Comité Central.
En las últimas semanas, el mestrismo había sondeado en reuniones bilaterales la opinión de los referentes de los otros grupos internos sobre la posibilidad de convocar a elecciones internas para el 9 de diciembre. La reacción del negrismo, e incluso de los macristas, fue totalmente refractaria, y el fantasma de una ruptura comenzó a recorrer los viejos pasillos de la casona.
El mestrismo prefirió guardar su estilo avasallante para otra ocasión, aunque en la reunión de ayer quedó en claro que la idea es que se vote lo antes posible y dentro de la UCR. El mestrista Alberto Zapiola tomó la palabra en nombre del candidato del grupo Confluencia la mayor parte del tiempo. El ex presidente de la UCR fue muy crítico del PRO. Cuestionó tanto a Mauricio Macri como a los dirigentes locales; a aquel por sus dedazos en el Cambiemos cordobés para cerrar las listas de candidatos, y a los otros por falta de autonomía. Zapiola tiene su propio vuelo, pero su libreto no es ajeno a las ideas de Mestre.
Mestre escuchó a todos y prometió abrir una ronda de diálogo con los jefes de los grupos internos y con la Comisión de Acción Política que forman los ex presidentes. Además, explicó que el viernes no se realizó el lanzamiento de los equipos técnicos porque Negri estaba en Villa María y no quería que, ante su ausencia, se sacaran conclusiones equivocadas. En realidad, el armado de los equipos técnicos no tiene apoyo interno ni en la coalición; no mientras falte resolver el enjuague político de Cambiemos.
Sobre el final de la reunión, Mestre hizo un comentario que escucharon sólo algunos secretarios, porque otros ya se habían ido. Dijo que parecía que Mauricio Macri prefería a Juan Schiaretti como gobernador para los próximos cuatro años. Tamaña confesión habría sido una bomba si no la relativizaran los contertulios de ese momento, que aseguran que fue casi una reflexión de pasillo. Igual, grafica la distancia que hay entre el mestrismo y el PRO.
El dato sobresaliente del encuentro fue la contundencia con que el negrismo advirtió que una interna radical a las apuradas terminaría en un escándalo político y, peor aún, en los Tribunales (¿una amenaza o una advertencia?).
Por el núcleo negrista Morena, el secretario Antonio Márquez sostuvo que la interna tiene que ser indudablemente dentro de Cambiemos, salvo que alguien esté pensando en romper la alianza en la provincia, y pidió sinceridad y admitirlo, si es así.
El negrismo coincidió en que sería bueno definir pronto los candidatos (en verdad, cuanto más se demore la interna mejor para el cálculo del diputado por su cercanía con Macri, el gran elector) pero fijando una fecha en acuerdo con los otros socios de la coalición, con quienes deberían, también, elaborar un reglamento.
La posición del tercero en discordia por la candidatura a gobernador, el alfonsinista Dante Rossi, fue subrayar que el primer nombre de la fórmula debe ser el de un radical. También, que las candidaturas tienen que resolverse todas juntas.
La próxima reunión del Comité Central será dentro de quince días. En estas dos semanas abundarán las reuniones y las operaciones, entre la prisa mestrista y la pausa negrista.