PRO acusa a Mestre de atentar contra Cambiemos

El macrismo dice que el Intendente incumple con los acuerdos internos al fijar la fecha de la interna de la UCR. Fracasó el enésimo intento de mostrar los equipos técnicos de la alianza local.

Por Yanina Passero
[email protected]

Darío Capitani – Ramón Mestre

Consolidar Cambiemos en Córdoba es una expresión de deseo frecuentemente escuchada entre expectables de la UCR, PRO, Frente Cívico y Coalición Cívica-ARI. Cuando la retahíla es pronunciada en algún acto político o ante un medio de comunicación pareciera que los aliados liberan la pesada carga de la rebeldía que los impulsa a no renunciar a su identidad partidaria
Desde su formación en 2014 a la fecha, la versión autóctona de Cambiemos mantiene un funcionamiento fragmentario no sólo en los ámbitos ejecutivos que comparte, como en la Municipalidad de Córdoba donde la UCR lleva la voz cantante, sino también en el legislativo. La proximidad de la elección provincial no modificó la constante, por el contrario, no ha hecho más que exponer las profundas diferencias que existen entre las opciones de encarar la compulsa contra la oficialista Unión por Córdoba.
Los aliados fracasaron en su objetivo inicial de formar una mesa política que se coronaría con la presentación de los equipos técnicos. El gran lanzamiento había sido pautado en abril, días después que el diputado macrista, Héctor “La Coneja” Baldassi, se mostrara con el traje de precandidato a gobernador con el debut de su línea de profesionales a la que bautizó Cordobeses Comprometidos.
Los meses fueron pasando y la crisis económica ofició de coartada para las sucesivas postergaciones. El cronograma electoral comenzará a apretar y un gran círculo rojo rodeó al mes de octubre como plazo obligatorio. No pudieron.
El viernes pasado, los cuadros de Cambiemos debían ocupar el centro del escenario pero el evento largamente postergado se suspendió y sin reprogramación.
En la fuerza que dirige el legislador Darío Capitani no dudan en disparar munición gruesa contra la interna radical que protagonizan el intendente Ramón Mestre y el diputado Mario Negri. Entre los dos extremos, el macrismo orgánico se identifica con la postura del hombre clave del presidente Mauricio Macri en el Congreso de la Nación.
Como Negri, en el PRO entienden que la interna de la UCR que pretende hacer Mestre el 9 de diciembre atenta contra la alianza. “El hecho que empuje a una interna radical rompe con todo lo hablado”, advierten desde el partido amarillo.
La oficialización de los equipos técnicos de Cambiemos ofrecía la oportunidad de iniciar las negociaciones por la fórmula provincial entre los presidentes partidarios y dar una señal de unidad hacia afuera, en especial al PJ que mira divertido cómo la tiranía del tiempo amenaza el plan de posicionamiento del binomio que tratará de evitar que UPC logre un cuarto de siglo en el poder.
Categóricos, desde el PRO atribuyen el fracaso a la estrategia de Mestre. “El evento se cayó porque Mestre no articuló la presencia de todos los núcleos internos de la UCR”, resumieron. El acuerdo suponía que todos los actores principales prestaran sus sonrisas para las cámaras.
Desligadas las responsabilidades por la incapacidad o falta de voluntad de cumplir con el pedido de Macri –fortalecer Cambiemos-, en el PRO Córdoba resolvieron enfocarse en elegir al mejor exponente para la puja provincial, alejarse de internas ajenas y depositar toda expectativa en la “madurez” de sus miembros para limar asperezas.
“Hay que esperar, ni tenemos cronograma electoral. Ni la dirigencia ni la comunidad tenemos la certeza de cuándo se vota, de modo que hay que bajar las ansiedades y es lo que le sugerimos a la política. Estoy convencido de que con el correr del tiempo vamos a entendernos”, opinó Capitani en declaraciones a El Diario del Centro del País.
Cabe recordar que en el próximo mes como plazo perentorio el macrismo debería consensuar una fórmula unánime para evitar apelar al método mestrista que hoy cuestionan. Cierto que la apelación a la búsqueda de acuerdos como la consigna de fortalecer Cambiemos duerme en el buzón de los buenos deseos, por ahora.