Córdoba teme reparto arbitrario: pide garantías en Presupuesto

Provincia exige que la metodología de distribución del fondo compensador se exprese en la ley. Sugiere un reparto en función de los coches declarados y sólo para el servicio urbano y Gran Córdoba.



Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

Los gobernadores e intendentes del interior del país tendrán acceso a un fondo compensador para equilibrar las cuentas del sistema de transporte masivo de pasajeros. La aceptación de la propuesta del sector “dialoguista” por parte de los negociadores de Cambiemos generó alivio por la rectificación de la política de subsidio cero para el 2019, pero abrió otra pulseada que deberá zanjarse hoy, antes del mediodía, si es que el proyecto de Presupuesto nacional obtiene el despacho de comisión.
A contrarreloj, se intensificaron los intercambios para lograr que el criterio de reparto de unos 5.000 millones de pesos sea especificado en la ley que podría votarse mañana en la Cámara de Diputados. El titular del Palacio 6 de Julio, Ramón Mestre, viajó ayer por la tarde a Buenos Aires para mantener una reunión con los popes de la Casa Rosada.
Los gobiernos locales pidieron garantías y presionaron para evitar la discrecionalidad en la distribución del dinero que debería contener el precio del pasaje en los principales centros urbanos. El gobernador Juan Schiaretti instruyó a sus funcionarios para que siguieran de cerca el avance de la pulseada en horas clave.
Los poderes concedentes no quieren dejar cabos sueltos en una de las pulseadas más importantes en la antesala del año electoral. Un boleto a más de $ 40 en Córdoba -como prometen desde la FETAP si se cortan las partidas no reintegrables de manera drástica- generaría un golpe al bolsillo a más de 850 mil usuarios e iniciaría un camino de desfinanciación del servicio. El radical Mestre ya ha dicho que la Municipalidad no tiene la espalda suficiente para asumir el recorte. Schiaretti prometió mediar en la pulseada y redoblar la asistencia a través de los programas de boleto gratuito.
Pero algunas inconsistencias en el federalismo macrista obligaron a aliados y opositores a tomar precauciones y exigir que la metodología quede redactada en el Presupuesto. Los 24.000 millones de pesos que seguirán recibiendo los pasajeros de Capital Federal y AMBA a través de la tarjeta SUBE y la no coparticipación del impuesto a los combustibles, dos de los ejemplos que alimentan la necesidad de reflejar el acuerdo por escrito. Esto es, evitar que un decreto reglamentario determine qué localidades y cuánto recibirá si solicitan la asistencia del fondo compensador.
Fuentes de El Panal intentaron salirse de la polémica que protagonizaron el diputado de Cambiemos, Mario Negri, y dirigentes de Unión por Córdoba durante el fin de semana. “La Provincia es garante solidario de los poderes concedentes del servicio de transporte, el reparto se hace en función de las declaraciones juradas de cada empresa”, aseguró una alta fuente con el objetivo de despegar al Ejecutivo de los señalamientos del precandidato radical.
“El peronismo cordobés inició una campaña en mí contra porque estoy de acuerdo con que la Nación cree un fondo que manejará el Ministerio de Transporte para ayudar a las ciudades del interior a costear el boleto de colectivo. El PJ me ataca porque se quieren apoderar de ese fondo”, había disparado Negri desde sus redes sociales.
Es por esto, que funcionarios schiarettistas sugirieron una metodología de reparto de unos $1.900 millones que podrían llegar a Córdoba, en el mejor de los casos. Para evitar choques con los intendentes locales, en especial con Mestre, propusieron que se aplique la modalidad de distribución de la Comisión Nacional de Regulación de Transporte.
Los recursos del fondo compensador deberían calcularse en función de las unidades declaradas por las prestadoras de los servicios urbanos y suburbanos (con cobertura de hasta 60 kilómetros), esto es, del Gran Córdoba. Excluye el servicio interurbano de la provincia y exige que suceda lo mismo en aquellas jurisdicciones que operan con la tarjeta SUBE con Capital Federal y provincia de Buenos Aires.
Con la propuesta, el objetivo de equidad en el reparto vuelve a recaer sobre el Congreso de la Nación.



Dejar respuesta