UCR y PRO ensayan fórmulas mixtas para la Capital

Se incrementaron las conversaciones entre referentes del mestrismo y macrismo para lograr una agenda de trabajo conjunta en seccionales.



Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

El peronismo cree que tiene chances concretas de gobernar un distrito que siempre le fue esquivo: la capital provincial. Las fuertes inversiones que Unión por Córdoba derramó dentro del ejido urbano no generaron ganancias en las urnas, aunque la variable “cemento” podría combinarse, esta vez, con factores de la coyuntura política propia de Cambiemos en la ciudad.
El radical Ramón Mestre está pensando en su próximo destino político conforme a lo que le ordena la Carta Orgánica, pero el sucesor que prefiere es su hermano, el diputado Diego Mestre. Su propio deseo atenta contra el propio: si busca encabezar la fórmula provincial, la duplicación del apellido en la boleta provincial generaría incordios insalvables entre los socios y los miembros de su partido.
Hasta ahora, el acuerdo vigente marca que el sello que lidere la carrera hacia El Panal liberará el espacio municipal para el segundo socio. Se comprende por qué el macrismo ya largó con un plan serio de instalación de precandidatos que pretenden recalar en el Palacio 6 de Julio. Y como nada está cerrado, en la UCR hicieron lo mismo. Los socios locales de la coalición que lidera Mauricio Macri ya rastrillan las seccionales.
Mestre inhabilitado para un tercer mandato y la abundante oferta municipal de Cambiemos ilusionan a UPC, en especial porque dicen tener a un candidato que venden como “la bala de plata” por su presunto liderazgo en las encuestas: el diputado nacional Martín Llaryora. Perder la ciudad significaría una doble derrota para el mestrismo.
Es por eso que comenzó a madurar la idea de acelerar las tareas de armado en un distrito donde asoma la voluntad de diálogo entre los miembros, a diferencia del plano provincial donde reinan los desafíos directos o velados sobre cómo deberían confeccionarse las boletas ejecutivas y legislativas. Los presidentes de la UCR, PRO, Frente Cívico o Coalición Cívica-ARI saludan el consenso, pero hasta ahora todos quieren liderar la búsqueda de la clausura de 20 de años de peronismo.
El macrismo reunió en un mismo acto, días atrás, a todos los interesados en gobernar la ciudad. El viceintendente Felipe Lábaque, la legisladora Soher El Sukaria y el concejal Abelardo Losano deslizaron que el próximo gobierno del municipio debería identificarse con el color amarillo. El evento marcó el inicio de la avanzada PRO sobre el bastión de Mestre. El titular del sello, Darío Capitani, les dio hasta noviembre para formar duplas por consenso que eviten internas sangrientas. En el acto todos se mostraron como buenos alumnos.
Ahora bien, trascendió que la semana pasada se incrementaron las conversaciones entre referentes del mestrismo y macrismo para lograr una agenda de trabajo conjunta en seccionales. En otras palabras, comenzó el ensayo de fórmulas mixtas para la elección municipal.
Durante el timbreo del sábado pasado sorprendió la recorrida conjunta de los referentes partidarios de la UCR y PRO en la ciudad, Diego Mestre y El Sukaria, respectivamente. En barrio Bialet Massé se entrevistaron con vecinos y dejaron el testimonio de la recorrida en las redes sociales. Antes, la dirigente macrista se había mostrado con otro precandidato radical, Rodrigo de Loredo, durante la presentación de la Fundación Córdoba en Potencia.
En el entorno de Lábaque observaron con total naturalidad los coqueteos pese a que la foto de Mestre con El Sukaria relativiza el rumor al que se aferró antes que blanqueara que pretende seguir en política. Cabe recordar que el presidente de Atenas y el legislador Javier Bee Sellares se dejaron mostrar juntos para alimentar el juego de las fórmulas. “Es la dupla que apoya Ramón Mestre”, decían –seguros- los operadores del también responsable del Concejo Deliberante.



Dejar respuesta