Peronismo juega en la interna de Cambiemos

El oficialismo edulcora el trato con Mestre y lo endurece con Negri



Por Alejandro Moreno
amoreno@diarioalfil.com.ar

La batalla por los subsidios al transporte, desarrollada durante el fin de semana, arrojó una victoria parcial de Mario Negri, al menos en el terreno político preelec.toral: después de mucho tiempo, consiguió ponerse en la mira de los peronistas. El PJ, mientras se entiende más con Ramón Mestre, le apunta al diputado nacional.
Desde hace meses, Ramón Mestre es el preferido de los peronistas para tener como rival en las elecciones del año que viene. Con encuestas en la mano, y a pesar de la poca confiabilidad que éstas poseen, en el Panal afirman que las chances de reelección del gobernador Juan Schiaretti crecen si compite contra el intendente de Córdoba.
No debe sorprender, en ese sentido, que el titular del PJ provincial, Carlos Caserio, haya manifestado en el programa Día 7 (Canal 10) que Mestre tiene una administración que ofrecer, a diferencia de Negri que cuenta con un perfil parlamentario.
Elegir el rival es uno de los objetivos principales de cualquier campaña, aunque no siempre sale bien (basta recordar que Ramón Bautista Mestre parecía feliz de levantar como rival a José Manuel de la Sota en 1998, pero perdió).
Las estrategias que desarrollaron hasta hace poco los dos principales precandidatos a la gobernación por Cambiemos colaboraron con la idea del peronismo. Mestre ha venido lidiando con el Panal por el reparto de los fondos a los municipios, llevando incluso su reclamo a los Tribunales, mientras Negri disimulaba sus aspiraciones de competir. La diferencia de perfiles era evidente.
En las últimas semanas, el juego cambió dentro de la Unión Cívica Radical. El diputado nacional blanqueó su voluntad de disputar con Schiaretti con gestos inocultables, y al mismo tiempo, el intendente debió suavizarse un poco como resultado, probablemente, del traspié que significó la firma del Pacto Fiscal provincial por la enorme mayoría de sus colegas radicales; en el peronismo agregan que la economía municipal sufre demasiado la repercusión de la crisis nacional, y que por eso Mestre también debió sentarse a la mesa con el gobernador.
El fin de semana, Negri consiguió que el peronismo lo choque. Y más allá de algunos dirigentes de menor peso, destacó el embate de la diputada nacional Alejandra Vigo, por su condición de esposa del gobernador.
El tema para la polémica fue el subsidio al transporte urbano de pasajeros.
Negri, quien apuesta porque su relación con Mauricio Macri sea decisiva para convertirlo en el candidato de Cambiemos, destacó que la Nación creó un fondo compensador para financiar los desequilibrios que puedan surgir por el traspaso de los subsidios a las provincias y evitar, de ese modo, que el boleto ascienda a niveles políticamente escandalosos (los empresarios del transporte agitan el fantasma de los 40 pesos).
Para el peronismo, debe seguir enviándose el dinero de los subsidios vía el gobierno provincial, por lo que para el diputado nacional lo que el Panal quiere es tener la sartén por el mango en su relación con los municipios.
El nivel de la confrontación alcanzó puntos altos. Para Vigo, “resulta inadmisible que el diputado Negri defienda que los subsidios al transporte queden únicamente para Capital Federal y el área metropolitana de Buenos Aires en contra de los usuarios del interior y de los propios cordobeses”.
Negri le contestó que “el peronismo cordobés inició una campaña en mi contra porque estoy de acuerdo con que la Nación cree un fondo que manejará el Ministerio de Transporte para ayudar a las ciudades del interior a costear el boleto de colectivo. El PJ me ataca porque se quieren apoderar de ese fondo”. Y explicó que “Córdoba va a tener recursos para los subsidios al transporte. Lo que no va a poder hacer el Gobierno de Córdoba es disponerlos discrecionalmente para hacer campaña o condicionar a los municipios. Ni usarlos para atender la crítica situación de las finanzas de la provincia”.



Dejar respuesta