Schiaretti canoniza unidad del PJ cordobés

El gobernador encabezó ayer junto a las dos hijas de José Manuel de la Sota, la misa homenaje en Capital a un mes del accidente fatal.

Por Yanina Soria
[email protected]

La liturgia peronista que ayer recordó a José Manuel de la Sota a un mes de su repentina muerte, dio muestras de que el justicialismo cordobés no supera aún, al menos desde lo emocional, la pérdida de uno de sus líderes.
La Iglesia Santo Domingo donde el partido realizó la misa central en esta Capital (hubo réplicas en otras ciudades del interior) se vio colmada de dirigentes, funcionarios y militantes delasotistas que lo lloraron, y que llegaron no sólo para recordar al ex mandatario sino para dar señales concretas de que, al parecer, el PJ inició por fin su camino de unidad.
El gobernador Juan Schiaretti junto a su esposa Alejandra Vigo se ubicaron en la primera fila al lado de las hijas de su socio político y amigo, Natalia y Candelaria De la Sota, desde donde siguieron emocionados las palabras del cura. Un discurso, por cierto, cargado de contenido político donde el religioso, entre otras cosas, destacó las obras y el proyecto político que encarnó el tres veces titular del Ejecutivo cordobés con aspiraciones presidenciales.
Schiaretti fue el encargado de cerrar la ceremonia. Desde el atril ofreció -siempre casi al borde del llanto- un breve discurso donde anunció que el próximo domingo se podrá ver el programa televisivo que grabó De la Sota, “Puentes”, y que se emitirá por canal Crónica. También, dijo que esta semana enviará a la Legislatura un proyecto de ley para que el mayor puente de la provincia, que atraviesa el lago San Roque, lleve el nombre “Gobernador José Manuel De la Sota”.
“Quiero también para decirles que José Manuel, tal vez alguno no lo sepa, estaba haciendo un programa que se llama Puentes, que tiene que ver con los olvidados de nuestra Argentina y como siempre decía, y siempre lo practicó, planteaba que hay que tender puentes. Los peronistas de Córdoba no queremos que haya grietas, ni divisiones para unir a los argentinos y a los cordobeses”, dijo frente a varios de sus ministros y autoridades del partido que completaron la presencia de dirigentes en el lugar.
El gobernador que, tras el trágico accidente del 15 de septiembre asumió inmediatamente el liderazgo absoluto de UPC, aclaró también que la de ayer, sería la única actividad que realizará el PJ Córdoba en el marco del Día de la Lealtad.
Un mensaje cargado de simbolismo político teniendo en cuenta que, mientras a nivel nacional el justicialismo conmemorará fraccionado, al menos en tres partes, el 17 de octubre, incluso el Peronismo Federal del que el mandatario local forma parte, el pejotismo local se muestra abroquelado. El efecto pos De la Sota provocó un encolumnamiento casi automático de toda la dirigencia detrás de Schiaretti, por ahora, sin fisuras.
Los principales dirigentes delasotistas fueron convocados por Schiaretti y convidados a ser parte de la estructura política que ya trabaja mirando al 2019. De hecho, ayer, los principales lugares eran ocupados por dirigentes como Daniel Passerini, Adrián Brito, José “Pepe” Pihen, Esteban “Tito” Dómina, Beatriz Halak, entre otros.
La semana pasada el partido inició sus primeros movimientos de armado político con mira al año electoral que se avecina. El plan A, sin dudas, es garantizar la continuidad de UPC en el poder provincial por lo que buscarán blindar la gestión y figura de Schiaretti. Luego, como segundo proyecto, aunque no por eso menos importante, el peronismo buscará consolidarse en la Capital.
Como ya hemos señalado en varias oportunidades desde éstas páginas, por primera vez en muchos años, el PJ cree tener chances reales de alcanzar el Palacio 6 de Julio y colocar allí un justicialista. Un plan que, en la ingeniería política provincial, podría ser más que necesario si efectivamente el intendente Ramón Mestre hace coincidir la fecha de la elección municipal con la provincial.
El delasotismo tiene dos nombres que ya venían trabajando con pulso propio en un proyecto para la ciudad: el legislador Daniel Passerini y la concejala Natalia de la Sota. Si bien el primero ya participó de las dos reuniones claves que tuvieron lugar la semana pasada, hay mucha expectativa con lo que pueda pasar con la hija del ex gobernador. Mientras todos la cuentan adentro de UPC participando activamente e incluso, hasta imaginan su apellido estampado en alguna boleta importante, la mujer aún no dio señales concretas sobre su regreso. Cuál será su decisión, es toda una incógnita por ahora.
Lo cierto es que mientras el peronismo se seca las lágrimas tras la pérdida de su hombre clave, activa por otro lado la maquinaria con el objetivo puesto en el 2019.



Dejar respuesta