Liturgia, lo único que une al peronismo

El PJ expondrá su atomización cuadriculando el mapa de actos en pos de la unidad. En la provincia, las 62 organizaciones serán anfitrionas del principal evento, aunque la comprometida presencia de Pablo Moyano al Hindú Club está condicionada a que la Justicia decida avanzar (o no) con su detención.



Por Felipe Osman

Sergio Fittipaldi, Pablo Moyano y Ricardo Moreno, figuras centrales del 17-O cordobés.

El PJ recibirá el “día de la lealtad” con cuatro actos desparramados por el mapa nacional en pos de la unidad del partido. El más concurrido de ellos tendrá lugar en Tucumán, y contará con la asistencia del líder del Frente Renovador, Sergio Massa; el jefe del interbloque Argentina Federal en el Senado, Miguel Ángel Pichetto; y Héctor Daer y Carlos Acuña, triunviros de la CGT.
Manzur se proponía, con este acto, poner la primera piedra para lograr la reunificación del peronismo, planes que quedaron truncos después de que Luis Barrionuevo, secretario general de los Gastronómicos y fugaz interventor del PJ nacional, lo promocionara como un evento “no cristinista”.
En la provincia, en tanto, habrá dos celebraciones este miércoles. Una, menor, convocada por la CGT Regional Córdoba, a cargo de José “Pepe” Pihen, a realizarse en la Legislatura una vez concluida la próxima sesión de la Unicameral. La otra, más ambiciosa, es convocada por las 62 organizaciones peronistas de Córdoba en el Hindú Club de barrio General Paz, desde las 18.
Los organizadores esperan una concurrencia cercana a 5000 personas, y cuentan con la presencia confirmada del ex presidente Eduardo Duhalde. Pablo Moyano, en tanto, también había confirmado su asistencia al acto que organiza la central conducida por Sergio Fittipaldi, pero ésta quedará supeditada a que la Justicia decida (o no) avanzar en la detención del líder camionero.
Junto a él, otros 20 gremios que participan del FRESIMONA (Frente Sindical para el Modelo Nacional) llegarían a la provincia el próximo miércoles. Sin embargo, de mediar su detención, estos compromisos podrían caerse, y las mismas 62 organizaciones cordobesas viajarían a Buenos Aires después del acto del 17-O para dar su apoyo al primogénito del clan Moyano.
Como es conocido, las 62 organizaciones de Córdoba han firmado un acuerdo político con el FRESIMONA, y si el líder del frente sindical es detenido contará con el apoyo de la gremial cordobesa.
A los actos de Tucumán y Córdoba se suman, también, otros dos que tendrán lugar en Corrientes y Merlo (Provincia de Buenos Aires).
Del acto de Corrientes participarán el presidente del PJ nacional, José Luis Gioja, y el kirchnerista Agustín Rossi, jefe del bloque FPV-PJ en la Cámara de Diputados, poniendo distancia del evento “no cristinista” organizado por Manzur y Barrionuevo.
En Merlo, provincia de Buenos Aires, el intendente y presidente del PJ bonaerense Gustavo Menéndez será anfitrión de un cuarto acto, que buscará encolumnar tras de sí a la mayor cantidad de intendentes del conurbano. Felipe Solá y Daniel Scioli podrían participar del evento.
A estos cuatro actos deben sumarse, además, los que cada jefe comunal del conurbano -que no quiera aparecer condicionado por su adhesión a una u otra vertiente- realice en su propio municipio.
Esa es la imagen de la actual dispersión del justicialismo, en la que el gremialismo (en palabras del propio Perón, “su columna vertebral”) no consigue alzarse como un catalizador efectivo para lograr la unidad.
La reticencia de los intendentes del conurbano a participar de uno u otro evento no resulta, en fin de cuentas, difícil de explicar. Cada jefe comunal necesita primero saber cuál será la “apuesta ganadora” en la primera vuelta de las elecciones de 2019. Su suerte como ganadores o perdedores en cada uno de sus municipios se decidirá en esta instancia, más allá de que uno u otro candidato presidencial pueda torcer los números en un eventual balotaje.
Sobre la balcanización del peronismo fuera del conurbano bonaerense, por otro lado, no parece haber otra explicación que la más natural: la ausencia total de un candidato que concentre una “masa crítica” de votos indispensable para encolumnar tras de sí al resto del partido. Y todo ello en un contexto en el que Cristina Fernández de Kirchner continúa cultivando el crecimiento de su sello propio, Unidad Ciudadana, en cada provincia del país.
Así, el único espacio común que parece quedarle al peronismo es la liturgia, que crece de manera inversamente proporcional a su unidad.



2 Comentarios

  1. Muchas gracias Yaninas, atentas a todos los actos del día de la lealtad , para tener una lectura real de las diferentes corrientes internas del PJ. Muchísimas gracias.

Dejar respuesta