Piden expulsión por tomas en UNC

Lo planteó el decano de Ciencias Agropecuarias, Marcelo Conrero. El vicedecano de Psicología y dirigente del MST, Raúl “Gato” Gómez, defendió a los jóvenes imputados.



Tras diez días de funcionamiento normal en todos los edificios de la UNC, los episodios de ocupación y toma de espacios públicos por parte de manifestantes de izquierda siguen dando qué hablar en la Casa de Trejo.
El disparador del debate es la imputación colectiva dispuesta por la fiscal Graciela López de Filoñuk, la cual tomó cuerpo a medida que se comenzó a identificar a los intervinientes en la ocupación del Pabellón Argentina. Estas personas, que ya suman 11, han sido citadas a indagatoria para la próxima semana por el juez federal Miguel Hugo Vaca Narvaja.
Esta medida fue muy criticada por sectores de izquierda, vinculados directamente a la toma del Pabellón Argentina. En palabras del vicedecano de Psicología y dirigente del MST, Raúl “Gato” Gómez, la disposición judicial es un “ataque contra los y las estudiantes, un nuevo intento de criminalizar la protesta”. El segundo al mando de la Facultad que más tiempo permaneció paralizada aseguró que “no hubo ningún delito, sino una medida de lucha en contra del ajuste del gobierno de Mauricio Macri”.
En sentido opuesto se expresó el titular de la Facultad de Ciencias Agropecuarias, Marcelo Conrero. En declaraciones a Cadena 3, el decano opinó que los miembros del Consejo Superior tienen que “ir en paralelo a lo que determine la Justicia, porque no tenemos en nuestro reglamento qué hacer cuando se ocupa todo un edificio, pero sí lo que son los daños patrimoniales, y lo que hay que determinar es la gravedad de eso”.
El agrónomo hace referencia al Reglamento de Investigaciones Administrativas, corpus disciplinario de la Casa de Trejo, que establece cuatro tipos de sanciones para los estudiantes de grado de todas las unidades académicas: apercibimiento, privación del derecho a examen, suspensión y expulsión (en orden de gravedad creciente). “Están previstas sanciones disciplinarias que pueden llegar a la expulsión, pero hay que ver lo que concluye la Justicia”, especificó Conrero.
A pesar de la advertencia, la máxima sanción está previsto sólo para algunos casos específicos en el artículo 13 del Reglamento: agresión física que provoque lesiones, sustituir o ser sustituido en exámenes, falsificación o adulteración de actas de examen o similares, coimas a cambio de aprobación de materias, requerimientos sexuales que impliquen promesas o amenazas en el plano laboral o académico, abuso sexual, acoso sexual, y otros hechos de violencia sexual.
Sin embargo el mismo artículo establece que “las situaciones presentes no limitan otras que pudieren surgir y que deberán ser analizadas en su particularidad”. El secretario general de la UNC, Roberto Terzariol, informó que no se han presentado hasta el momento pedidos de sumario. De ocurrir, el análisis mencionado por el artículo quedaría a cargo del Consejo Superior, con asesoramiento de la Dirección de Asuntos Jurídicos.

Rechazo de la asamblea interfacultades
El colectivo denominado “asamblea interfacultades de la UNC”, que reúne a los distintos grupos políticos y personas independientes que tomaron el Pabellón Argentina durante más de un mes, expresó su rechazo hacia las imputaciones y citaciones a declarar que recibieron algunos de sus miembros.
Dicho espacio se mantiene actualmente en diálogo con un grupo de decanos delegados por los 15 mandamases de las unidades académicas, el cual versa sobre los distintos temas planteados en el “pliego de reivindicaciones” al momento del levantamiento de la toma.
En una asamblea celebrada el pasado miércoles, este colectivo de izquierda tomó distintas decisiones de cara a intentar sumar apoyo a su causa. Entre otros, buscarán el aval de “sindicatos, organizaciones sociales y políticas, diputades, personalidades públicas y de DDHH, (y) estudiantes”.
Además, la legisladora provincial del PTS (una de las organizaciones que participan de la asamblea interfacultades), Laura Vilchez, presentó un proyecto para que la Unicameral se exprese en rechazo a las imputaciones de los okupas.



1 Comentario

  1. Esta toma se pasó de la medida. No pueden EXTORSIONAR a las autoridades legitimas de la UNC. Como tampoco darse el lujo de excluir a los centros de Estudiantes de otra orientaciòn ideologica, cuando conforman la MISMA Universidad. Si esto queda como precedente, ¿Qué sucederá en el futuro? Ademàs afectaron intereses de TRABAJADORES y de investigadores. La EXPULSION es el lìmite necesario, para que la UNC mantenga el prestigio centenario y no sea un botin de berrincheros ideologicos.
    Esto no tenìa nada que ver con los “derechos”. Era un grupo de fascistas que manipularon a media ciudad durante demasiado tiempo.

Dejar respuesta