Bipolaridad sindical



El paro de UTA en todo el país ofreció la oportunidad para que un exdelegado del gremio que comanda Roberto Fernández mostrara algunas contradicciones. Se trata de Marcelo Marín, representante de Aucor y líder de la huelga local que se extendió por nueve días, en junio de 2017.

Informante sindical: ¿Usted puede creer el descaro?

Periodista: ¿Qué lo enoja tanto?

I.S.: Uno de los grandes responsables por el despido de más de 180 empleados del transporte urbano el año pasado es Marín. Desoyó la conciliación obligatoria y continuó con la huelga.

P.: Y ahora se queja porque la UTA no acató la medida dispuesta la noche del martes por el ministro de Trabajo de la Provincia, Omar Sereno. Algo escuché.

I.S.: A eso apuntaba. El dirigente díscolo exige ahora que sean reincorporados todos los compañeros porque, en aquella oportunidad, la competencia no habría sido provincial. Recuerde que el secretario del interior de UTA, Jorge Kiener, aseguró que por tratarse de un conflicto salarial con FATAP, entidad nacional, es el macrista Jorge Triaca quien debe mediar.

P.: Y el año pasado, la feroz huelga inició por motivos salariales…

I.S.: Fue una excusa porque la escala salarial había sido pagada y homologada. En este caso, UTA para porque los empresarios desconocieron el acuerdo cerrado en julio pasado. No puede compararse un paro con otro. Marín lideró una revuelta interna e inorgánica, por actuó Sereno. Incluso, por amenazaba con extenderse a todo el arco gremial cordobés. El gremio de los choferes, ahora, se unió al reclamo de la patronal para lograr más subsidios.



Dejar respuesta