Revuelta oficialista en pago chico de Abratte (Filosofía)

La Facultad bastión de los académicos K tendrá elecciones en sus seis escuelas y dos departamentos la próxima semana.



El último trimestre del año llega a la UNC con nuevos comicios locales, episodios desperdigados a lo largo del almanaque que sitúan a la Casa de Trejo en un estado electoral permanente.
En esta oportunidad, se trata de la Facultad de Filosofía y Humanidades, cuyas escuelas y departamentos elegirán la próxima semana directores (por elección directa) y miembros docentes y graduados de sus consejos consultivos. El bastión kirchnerista de la universidad cordobesa votará el próximo jueves 18, a excepción del departamento de Geografía, que lo hará el martes 16.
El oficialismo de la Facultad buscará mejorar en estos comicios la menguante performance que tuvo en las elecciones de consejo directivo, en mayo pasado. Así lo necesita su decano, Juan Pablo Abratte, para no perder legitimidad frente a sus colegas, con los que sostienen una conducción colegiada del espacio kirchnerista universitario.
Sin embargo, una revuelta abatiría la paz de Abratte en Ciencias de la Educación, su escuela de origen. Descontento con la forma de conducir la Facultad que el decano heredó de su antecesor, Diego Tatián, un sector del oficialismo busca competir con fuerza propia por la dirección de la escuela.

Ocho elecciones
Filosofía y Humanidades está compuesta por una estructura de seis escuelas (Archivología, Bibliotecología, Ciencias de la Educación, Filosofía, Historia y Letras) y dos departamentos (Antropología y Geografía).
En todos ellos se elegirán director (y vicedirector en el caso de las escuelas), y miembros docentes y graduados de los respectivos consejos. En las escuelas, los consejeros a elegir serán dos profesores regulares (titulares y adjuntos), dos docentes auxiliares y un graduado; en Geografía, tres docentes y un egresado; y en Antropología, 4 docentes y un egresado.
Los estudiantes se sumarán a los comicios pero sólo para elegir directores, puesto que sus miembros del consejo ya fueron electos en la ronda electoral general de mayo pasado. Los no docentes, en cambio, están directamente excluidos del sistema de elección de directores y de los cuerpos cogobernados de escuelas y departamentos.
Originalmente, los comicios fueron convocados unificadamente para el jueves 18, pero la fecha de Geografía fue modificada recientemente porque “un numeroso grupo de docentes, egresados/as y estudiantes del Departamento de Geografía de esta Facultad, manifiestan que en la fecha establecida para la elección se realiza un Congreso de Geografía en la UNLP al que asistirán los interesados, lo que les impediría la participación en el acto electoral”, según reza la resolución decanal 1180/2018.
El plazo límite para presentar candidatos a las direcciones estaba fijado para el viernes, por lo que vence en la mañana de hoy tras las dos horas de cargo. Lo mismo sucede en el caso de candidatos a consejeros, con la diferencia de que ya han sido reconocidas las agrupaciones que competirán en este tramo (requisito inexistente para candidatos a director).
Los docentes tendrán listas únicas en Antropología, Archivología, Ciencias de la Educación, Filosofía, Geografía e Historia, y disputas con dos postulaciones en Bibliotecología y Letras. La grilla de candidatos en graduados será muy similar, pero con una lista extra en Filosofía, promovida por egresados vinculados a los estudiantes de La Mella.
La sorpresa de estos comicios estaría en Ciencias de la Educación, pago chico del decano Abratte. Esta escuela, que ha colocado a varios decanos y vicedecanos durante las últimas dos décadas, sería el escenario de quiebre del oficialismo.
Un sector de Proyección Cambio Universitario ha decidido presentar candidaturas alternativas a las que avala el decanato. Los argumentos esgrimidos se enfocan en las metodologías del sector dominante del oficialismo, aunque dicen no desacordar (tanto) en cuanto al proyecto de universidad.
Este podría ser un primer mojón hacia una modificación en las relaciones de poder dentro del oficialismo de Filosofía. Abratte tiene mandato hasta 2020, y podría dejar de ser la prenda de unión entre los moderados de Ciencias de la Educación y los halcones que referencia la vicedecana Flavia Dezzutto.
Además, podría dejar a Abratte incómodo en el quinteto de decanos que está intentando rearmar el kirchnerismo universitario de cara a los comicios rectorales del próximo año.



Dejar respuesta