PRO se mete en la ciudad y ya piensa en fórmula pura

El macrismo cerrará hoy el ciclo de plenarios regionales en San Vicente. La legisladora Soher El Sukaria y el viceintendente Felipe Lábaque serán los protagonistas de un evento que no tendrá un discurso electoral explícito, pero que pretende ser el primer avance sobre el coto mestrista.



Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

Hace una semana exacta, el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, ratificó su rol de armador electoral para las compulsas de 2019 en todo el país. Los macristas cordobeses saben que bajo la tutela del autor intelectual de Cambiemos no hay lugar para las internas espurias. El posicionamiento de precandidatos debe realizarse bajo los preceptos de unidad y diálogo.
Nada irritaría más a la voz de la conciencia del presidente Mauricio Macri que algún dirigente cometiera la osadía de flaquear a su criatura, pensada para fagocitar identidades partidarias. Es por esto que los macristas capitalinos plantarán sus intenciones de recalar en la Municipalidad, pero de manera orgánica y con un discurso de arenga a la militancia.
En el club deportivo Banfield de barrio San Vicente, hoy a las 20, la presidenta del PRO Capital, Soher El Sukaria, tendrá su momento de protagonismo como anfitriona del último encuentro regional. Será el quinto y último de un ciclo ideado por el titular de la fuerza, Darío Capitani, para cohesionar a los referentes.
Ahora bien, funcionará como el primer evento que marcará el inicio de la avanzada amarilla sobre el bastión de Ramón Mestre. Como era de esperarse, la cercanía del 2019 desdibujaría los límites tácitos que impuso la UCR a los macristas en la ciudad.
La precandidata a la intendencia local no reclamará para sí toda la atención del público. Como ordena el manual peñista, El Sukaria compartirá el plató de 360º a otro anotado a la carrera que tiene al Palacio 6 de Julio como botín, el viceintendente Felipe Lábaque. Abrirán el juego, asimismo, al edil díscolo Abelardo Losano, el primero en ventilar su aspiración municipal.
Los operadores de El Sukaria y Lábaque ofrecieron una sinopsis del evento idéntica: la cumbre tiene el objetivo de mostrar fortaleza y unión del partido en Capital. Un objetivo más asequible para los dirigentes de la ciudad que para los de la provincia, quienes profundizan sus internas pese a las amonestaciones de los popes de Cambiemos.
Como sea, en los reductos de la fuerza amarilla –después del descargo del secretario general del PRO nacional, Francisco Quintana- sus miembros comenzaron a paladear la idea de componer fórmulas puras, o duplas, para la provincia y la Capital. La idea no implica una ruptura de Cambiemos, ni la jerarquía de los integrantes del binomio. Herejía.
Por el contrario, forma parte de la estrategia preliminar para instalar precandidatos con la vocación de tener a cada uno de los expectables corriendo detrás de la misma zanahoria. En otros términos, evitar el juego aislado como se verifica en las acciones de los interesados en saltar a El Panal, por caso, Héctor Baldassi, Laura Rodríguez Machado, Gabriel Frizza y Javier Pretto.
Lábaque y El Sukaria se mostrarán juntos, orgánicos. Aunque es sabido que ninguno de ellos pretende iniciar una campaña de engorde asumiendo el segundo puesto. El presidente del Concejo Deliberante no tiene ningún problema en pasearse con el mestrista Javier Bee Sellares y desde el entorno de la legisladora deslizan que su mirada está puesta en el radical Rodrigo de Loredo.
Ambos, esperaran con paciencia y sin afrentas a que madure la decisión nacional sobre el destino de Cambiemos en la ciudad, siempre atado a la compulsa provincial, el premio mayor. Cuando corresponda, se mostrarán juntos. El resto del tiempo, cumplirán con sus agendas.
Lábaque elegirá proyectos que lo muestren como un candidato con perfil de gestión. El Sukaria, en tanto, apelará al despliegue territorial para crecer en las encuestas.



Dejar respuesta