Vices de UCR critican toma UNC (comunicado sin Mestre)

Negrismo y deloredismo consideran que la universidad ha sido “avasallada”

Por Alejandro Moreno
[email protected]

No tardaron mucho los vicepresidentes del Comité Central de la Unión Cívica Radical, la negrista Patricia De Ferrari y el deloredista Mauricio Cravero, en jugar con independencia del presidente Ramón Mestre. Desde que fueron designados por los grupos Morena y Marea Radical, De Ferrari y Cravero fueron observados como piezas colocadas por Mario Negri y por Rodrigo de Loredo para controlar de cerca los movimientos de Mestre. Los no mestristas tomaron con disgusto que el intendente de Córdoba se haya anotado para presidir el Comité Central justo cuando disputa por la candidatura a gobernador 2019.

Ayer, De Ferrari y Cravero difundieron un comunicado en el que cuestionan la toma del Pabellón Argentina y se preguntan si la UNC ha sido “avasallada sin remedio”. El texto va firmado por ellos como “autoridades de la Unión Cívica Radical”. En el documento, De Ferrari y Cravero expresaron su “más enérgico repudio a la toma del Rectorado de la Universidad Nacional de Córdoba, por parte de grupos minúsculos, ajenos a la representación institucional de los estudiantes dentro de la Universidad, obturando ex profeso todo canal de diálogo”. “Creemos que al impedir el funcionamiento universitario se perjudica a quienes más dependen y necesitan de la educación píblica, libre y gratuita”, opinaron. Por ello, consideraron que “esta toma, violenta y pertinaz” es “un modo de clausurar toda norma elemental de convivencia y respeto”.

De Ferrari y Cravero denunciaron “a estos grupos ultras que bastardean nuestra Universidad, impiden a alumnos, profesores y empleados estudiar, enseñar y trabajar, valores imprescindibles en cualquier sociedad, y solo buscan paralizar a las instituciones del derecho, para provocae respuestas de fuerza. La presencia de gremios combativos y de agrupaciones de ultra izquierda confirma el desdén por la ley, la tolerancia y la pluralidad”. Para ellos, “lejos, muy lejos de defender la educación pública y el libre acceso a la educación universitaria, estos violentos están usurpando tanto espacios públicos como representaciones y legirimidades de las que carecen”. Finalmente, destacaron que “nuestro partido, desde sus inicios, es parte constitutiva de esta universidad plural y participativa. Por eso decimos que el libertinaje que unos pocos ostentan, sin razón alguna, constituye una afrenta a las libertades de la Universidad que a todos pertenece, y a la que sin lugar a dudas debemos defender”. El Congreso Provincial La temperatura interna en la UCR también registra algunos picos en el Congreso Provincial, el organismo partidario que aprueba o rechaza las alianzas electorales. El sábado, los congresales deben elegir a su presidente, y por el acuerdo interno Statu Quo el espacio le corresponde a Marea Radical, que decidió colocar allí a Rodrigo de Loredo. Sin embargo, en los últimos días Juan Carlos Gait, de Córdoba con Todos, reclamó el derecho a competir por la Presidencia. Ayer, en tanto, los congresales del grupo alfonsinista Identidad Radical salió a criticar que se cursaron invitaciones a dirigentes de otros partidos políticos al acto de asunción (los convidados serían los socios en Cambiemos, esto es PRO, Frente Cívico y Coalición Cívica-ARI, y posibles incorporaciones como Encuentro Vecinal Córdoba y la legisladora Liliana Montero).



“La promocionada invitación al acto de asunción de parte del supuesto próximo Presidente del Congreso a distintos sectores políticos, donde seguramente primarán sus amigos del PRO, se asemeja a la conclusión de un debate que recién debe empezar con la nueva conformación de dicho órgano partidario”, afirmaron Carlos Aguirre, Patricia Rodríguez, Luis Canalis y Romina Jair. «No se pueden usar los estamentos partidarios para fines personales”, enfatizaron. También, le apuntaron a la decisión de Mestre de que Marcelo Conrero sea el jefe de los equipos técnicos de la UCR “sin ningún tipo de debate ni consulta”, lo cual, dijeron, “atenta contra la necesaria unidad de la UCR para encabezar un proceso que pueda terminar con veinte años de ejercicio del poder de parte de Unión por Córdoba”.



Dejar respuesta