Sandleris debutará con las bandas cambiarias

Más allá de que sean explicitadas, el sistema de flotación establece un piso y un techo para el precio del dólar. Hoy se anunciará el nuevo acuerdo con el FMI. Dujovne suma poder en el gabinete ya que el nuevo presidente del Central es de su confianza y era su segundo en el Ministerio.

Por Gabriela Origlia

Renunció Luis Caputo por diferencias con el acuerdo del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que se anunciaría hoy y que limitaría su accionar frente al Banco Central. El anuncio se produjo en medio del cuarto paro nacional contra la gestión de Cambiemos  y con el presidente Mauricio Macri en Nueva York. Lo sucede Guido Sandleris, hasta ayer el segundo de Nicolás Dujovne.
Fue Dujovne quien –en un intento por poner paños fríos- dijo que la salida no es “una sorpresa” porque Caputo ya había dicho que se quería ir; enfatizó su buen vínculo con Sandleris. Lo calificó de “brillante” y confió en que su tarea en el Central será “muy muy buena, muy sólida”. Enfatizó que con su gestión espera “empezar a ganar la batalla contra la inflación”.
“Más allá del día de la renuncia, hay que mirar para adelante. El vicepresidente del Central sigue siendo el mismo. Hay que mirar esto con muchísima tranquilidad, como un paso de continuidad institucional”, agregó el Ministro. “En muy poco tiempo le estarán contando a los argentinos como sigue la tarea, sin ninguna sorpresa”.
Para los economistas, la salida de Caputo golpeará a los mercados, pero a la vez podría ayudar a acelerar la definición del acuerdo con el FMI porque era el funcionario que cuestionaba aspectos del acuerdo. Hasta que llegue el dinero del organismo la inestabilidad puede seguir dominando el sector financiero.
En los últimos días trascendieron las diferencias entre el Central y Economía. Primero se habló de  que fue Caputo quien convenció al presidente Mauricio Macri para que anunciara –cuando aún no estaba cerrado- el acuerdo con el FMI y, después, por el esquema confirmado por Dujovne de que el BCRA fijará bandas cambiarias para la flotación del dólar.
El Ministro evadió la consulta sobre si Caputo estaba de acuerdo o no con las negociaciones. De todos modos, admitió –de manera indirecta- las diferencias al describir que Sandleris “estuvo muy involucrado” en las nuevas tratativas.
Apenas tres meses estuvo Caputo frente al Central; llegó para reemplazar a Federico Sturzzeneger quien dejó el cargo en medio de una crisis cambiaria y a días de haber firmado el primer acuerdo con el Fondo. Integró el Gobierno desde el arranque como secretario de Finanzas y tiene una larga relación con el presidente Mauricio Macri que trasciende lo político.
El comunicado del Central señala que la renuncia es por motivos personales “con la convicción de que el nuevo acuerdo” con el Fondo “restablecerá la confianza acerca de la situación fiscal, financiera, monetaria y cambiaria”. En una rápida –y combinada- reacción el FMI emitió otro texto en el que ratifica la continuidad de las negociaciones, avala a Sandleris y espera “continuar nuestra estrecha y constructiva relación” con el BCRA.
En los 83 años de historia del Banco pasaron 60 presidentes y sólo un logró completar su mandato, Ernesto Bosh. Estuvo en el cargo una década, desde la creación de la entidad en 1935 hasta 1945.
Desde Hacienda le endilgan a Caputo –siempre sin dar nombres ni pruebas- que fue quien habló de que los nuevos desembolsos del FMI sumarían unos US$20.000 millones. El lunes, desde Nueva York, Dujovne admitió que la ampliación sería de entre US$3000 millones y US$5000 millones y que sí habrá una ampliación del swap con China por US$9000 millones. Todos ruidos que poco favor le hacen a un mercado en permanente estado de ansiedad.
La llegada de Sandleris al Central implica un fortalecimiento del poder de Dujovne más allá de que como segundo continuará Gustavo Cañonero. Ambos serán los encargados de garantizar el cumplimiento del nuevo acuerdo con su esquema de bandas cambiarias
El sistema de bandas de flotación establece un piso y un techo para el precio del dólar. Cuando la cotización en el mercado cambiario toca el techo de las bandas, el Central vende reservas para evitar que el dólar lo supere. A la inversa, si en algún momento se toca el piso de las bandas, compra para evitar que el dólar se atrase.



Dejar respuesta