UNC gratis, de ingreso libre y ahora anárquica

El petitorio es incontestable. Los saben los que lo redactaron y también los que lo leyeron. Piden, entre otros dislates, menú para veganos y vegetarianos (se supone que en el Comedor Universitario), rescisión de contratos con concesionarios privados de bares y fotocopiadoras para que, en su reemplazo, sean de cooperativas estudiantiles y fin de los regímenes de correlatividades en todas las carreras.

La comisión de cinco funcionarios designada por el gobierno universitario se autodisolvió sin concretar ni una reunión con los estudiantes que desde hace cuatro semanas tienen tomado el Pabellón Argentina y semiparalizadas las actividades institucionales, porque en ese edificio funcionan el Rectorado y el Vicerrectorado, entre otras dependencias.
La cláusula para iniciar una ronda de negociaciones era que depongan la toma y desalojen el edificio, pero los estudiantes rechazaron esta condición, por lo que la comisión quedó disuelta y ahora esperan o que la justicia federal actúe de oficio o que la protesta vaya perdiendo fuerza.
La autodisolución de la comisión negociadora, integrada por cinco funcionarios de alto rango, fue avalada ayer en una reunión por 13 de los 15 decanos, el vicedecano de Médicas y los directores de los colegios preuniversitario Manuel Belgrano y Monserrat. La única que no asistió al encuentro fue la decana de Psicología, Patricia Altamirano, ni tampoco su vice, e inefable Raúl “Gato” Gómez, un hombre del la agrupación MST que, junto a PO, integran el piquete que mantiene tomado el Pabellón Argentina.
Autoridades universitarias dijeron que esperan la actuación de la justicia federal, pero dada la autonomía de que gozan las universidades públicas, no está claro si jueces o fiscales pueden actuar de oficio si antes no instan a esto los propios funcionarios de la UNC. Es una mueca casi grosera que el único que la ha instado directamente con un recurso de amparo es el concesionario del resto-bar que funciona en su interior, al verse perjudicado económicamente por la medida.
Los docentes de la UNC y el grueso de los estudiantes piden a coro que levanten la toma, pero las autoridades mantienen una pasividad notable pese a la manifiesta usurpación que está consumando un grupo variable, según el día, de entre 20 y 50 alumnos agrupados en dos organizaciones trotskistas.
La toma del Pabellón Argentina se inició en apoyo del paro de los docentes durante las negociaciones paritarias en Buenos Aires, que ya concluyeron hace dos semanas con la aceptación gremial de un aumento del 25% para el periodo 1 de marzo – 31 de octubre (ocho meses). Pero saldado este reclamo, los usurpadores resignificaron su protesta y elevaron un petitorio que incluye puntos desopilantes, por llamarlos de alguna manera, como un régimen especial para alumnas embarazas, remoción de cámaras de vigilancia e imágenes religiosas de todas las Facultades, la garantías de una opción de menú para veganos y vegetarianos (se supone que en el Comedor Universitario), rescisión de contratos con concesionarios privados de bares y fotocopiadoras para que, en su reemplazo, sean cooperativas estudiantiles las que brinden estos servicios y el fin de los regímenes de correlatividades en todas las carreras. Este petitorio es incontestable. Los saben los que lo redactaron y también los que lo leyeron.
Se podría resumir el disparatado petitorio de este grupo de estudiantes como un reclamo para convertir la Universidad en un falansterio anarquista. Aunque podría existir alguna secreta lógica en el pedido, pues parecen percibir con alguna puntería que no existe autoridad. Incluso podrían concluir correctamente que la pasividad ante esta inconducta es una tácita invitación a nuevas tomas.

Apoyo gremial
Estos grupos políticos de extrema izquierda y casi nula participación en los órganos colegiados de gobierno de la UNC (el 33% lo integran estudiantes), recibieron ayer el impensado apoyo de dos gremios no muy populares en Córdoba. Dirigentes de Luz y Fuerza y del Surrbac concurrieron al Pabellón Argentina y le llevaron alimentos y bebidas. Gabriel Suárez, del gremio lucifuercista, dijo a Cadena 3: “Estamos ayudando cuando nos piden agua, café o mate, pero las decisiones las toman ellos”, aclaró.

 

Festejos en la Daspu
Aunque en estos momentos la UNC viva momentos de zozobra institucional, organismos vinculados a la casa de estudios han mostrado por estos días momentos de tensas negociaciones políticas pero finalmente coronadas por el éxito, como es el caso de la obra social Daspu. El nuevo presidente, Luis Hernando, festejó su elección junto al decano Marcelo Conrero (Agronomía) y al confirmado Luis Ambrosini como Secretario de Organización.



Dejar respuesta