Una lista menos para el Consejo de la Magistratura

En la previa de la elección del abogado del interior que relevará a Piedecasas, la Justicia autorizó al belvillense Matterson para dar de baja su postulación como titular y acompañar como suplente a la candidata del oficialismo, Sánchez Herrero.



A dos semanas de la votación para seleccionar al letrado del interior que relevará a Miguel Piedecasas en el Consejo de la Magistratura, la Cámara Nacional Electoral (CNE) autorizó al belvillense Carlos María Matterson para que acompañe como suplente a la candidata del oficialismo, la marplatense Marina Sánchez Herrero.
De esa manera, sólo cinco fórmulas siguen en carrera para los comicios del 5 de octubre, ya que la combinación Cambio Republicano Federal (Lista 4), integrada por la dupla Matterson (Bell Ville) y Diego Isabella (San Isidro), fue dada de baja.
Como Tribunal de Alzada de las resoluciones de las Juntas Electorales, el órgano judicial dejó sin efecto la medida dictada por la Junta Electoral de la Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA), que estimó que Matterson no podía secundar a la titular de la Lista 5 y la intimó a designar a un reemplazante para el oriundo de Marcos Juárez Luis Quassolo, quien renunció el 7 de septiembre.
En su fallo, la CNA destacó que la Justicia tiene el deber de acentuar la vigencia de los principios procesales de inmediación, concentración y celeridad y poner fin a las disputas mediante la rápida definición de conflictos, por el valor seguridad jurídica.
Bajo esa premisa, al pronunciarse en el marco del amparo presentado por la Lista 5 (Abogados por una Justicia Independiente), fundado en la necesidad de despejar la incertidumbre sobre la
validez del binomio Sánchez Herrero-Matterson, destacó que, en su momento, el letrado de Bell Ville cumplió con los requisitos para postularse como titular.
Sobre la cuestión, recordó que la jurisprudencia ya estableció que si los candidatos de un partido se registraron en debido término -lo único que la norma exige- no hay óbice para que, con el consentimiento de la fuerza que los presentó, puedan ser fichados también como contendientes de otra agrupación, aunque no hubiera formalizado una solicitud al respecto.
En ese sentido, precisó que estaba acreditada la voluntad de la Lista 5 de incorporar a Matterson como reemplazo de Quassolo, como así también la decisión de retirar a la Lista 4 si se convalidaba la suplencia.
“No se vislumbra cual es el perjuicio que el reemplazo generaría respecto de los derechos que se les reconocen a los terceros involucrados, puesto que toda postulación a ocupar un cargo electivo mediante la aplicación elemental de los derechos democráticos implica, en primer medida, el sometimiento a la voluntad del electorado, por lo que difícilmente pueda determinarse que exista o no la posibilidad de que una lista se vea favorecida por las circunstancias del caso en análisis”, valoró la Alzada.
En otro tramo de su fallo, sostuvo que la piedra angular de la democracia representativa es que toda pretensión que, de ser acogida, conduciría a frustrar la intervención de una agrupación, debe fundarse en hechos de tal gravedad y en la existencia de perjuicios de gran magnitud que justifiquen hacer prevalecer el interés particular de los impugnantes frente al interés político general que requiere, para el ejercicio de un pluralismo auténtico, de la participación de distintos sectores.
La Cámara explicó que ni en el reglamento electoral ni en el ordenamiento legal vigente existe una prohibición expresa que impida la modificación que autorizó.
Así, concluyó que cuando se dan situaciones que no están del todo claras en la legislación o que puedan causar situaciones disvaliosas en cuanto a la competencia, entre dos posibles soluciones debe ser preferida la que mejor se adecue al principio de participación, rector en materia electoral.
“En caso de duda, el intérprete debe inclinarse por la solución más compatible con el ejercicio de los derechos”, estableció.
La renuncia de Quassolo dio indicios de que el camino hacia las elecciones del estamento de los abogados del interior iba a ser complicado. Luego, la novedad de que la intención del macrismo era que Matterson -letrado del presidente de Boca, Daniel Angellici- declinara a su postulación como titular y acompañara a Sánchez Herrero confirmó esa presunción.
La polémica estuvo a la orden del día. El cuadro de la FACA, Antonio Bustamante (Tucumán- Lista 1) tomó la delantera y aseguró que Quassolo fue obligado a bajarse por “presiones políticas”.
Argumentó que Matterson no tenía permitido cambiarse de lista y le atribuyó la modificación del escenario a la intención del oficialismo de polarizar la elección con el kirchnerismo.
El tucumano opinó que detrás de la repentina migración estaban Angelici, operador judicial del presidente Mauricio Macri, y el titular del radicalismo oficialista, Ernesto Sanz.
Por su parte, el cordobés Martín Carranza Torres (titular de la Lista 2), quien compite respaldado por el actual titular de la entidad de que nuclea a los letrados locales, Héctor Echegaray, declaró que era “escandaloso” que Angellici se metiera “por la ventana” en la elección.
Más allá de la controversia, la última palabra la tuvo la Justicia, que le dio luz verde a la fórmula Sánchez Herrero-Matterson para disputar un sillón en el organismo.



Dejar respuesta