Riutort, ahora, más cerca de ensamble con UPC

En la era pos José Manuel De la Sota que se abre ahora dentro del peronismo cordobés, la ex concejala tiene más posibilidades de acordar con el oficialismo provincial de cara a las elecciones municipales del año que viene.

Por Yanina Soria
[email protected]

upcLa reconfiguración (obligada) del rompecabezas de Unión por Córdoba (UPC) tras la partida de su creador, el ex gobernador José Manuel de la Sota, abre hoy un sinfín de probabilidades políticas. Mientras que por estas horas la única certeza es que la conducción quedó concentrada sólo en manos del gobernador Juan Schiaretti, las tesis sobre lo que pueda venir se multiplican.
Por su liderazgo, forma de hacer y vivir la política, De la Sota dejó un vacío irremediable. Un hueco que no podrá llenar ni siquiera su propio “amigo; aquel dirigente que fue convidado a formar parte de lo que hoy se considera la sociedad política más exitosa de los últimos años en Córdoba. Su figura gravitante fue reconocida por el mismo Schiaretti cuando, frente al féretro, lo despidió asegurando que “fue sin duda la mayor figura que tuvo el peronismo de Córdoba en nuestra historia y uno de los mayores dirigentes en el orden nacional”.
En la antesala a un año electoral clave, donde UPC pondrá en juego cinco mandatos consecutivos y enfrentará a un Cambiemos voraz, Schiaretti se convierte en el único armador y responsable de la suerte que corra el oficialismo. Es ahora quien tiene la llave del pejotismo cordobés.
Decidido a buscar su tercer mandato, está obligado a conducir los destinos del partido desde una nueva organización interna. Electoralmente, a UCP no le sobra mucho como para relajarse, menos cuando, en frente, los aliados locales anticipan una guerra cuerpo a cuerpo para el `19.
De allí que las primeras lecturas en la era que se abre pos De la Sota, hablan de la necesidad de forjar la unidad para buscar alambrar el triunfo provincial. El PJ tiene en claro que para cantar victoria, esta vez, será indispensable mejorar la marca en Capital. Ocurre que el crecimiento de los amarillos en el interior cordobés los obliga a compensar la balanza mejorando el rendimiento electoral en el principal distrito.
Y allí es donde emergen las primeras hipótesis que aventuran la posibilidad de que la ex concejala, Olga Riutort, juegue por dentro de la estructura oficial el año que viene.
Alimentan esa teoría, por lo menos, dos datos concretos: 1- el que ya se dijo, el desafío que tiene el PJ de revertir los históricos números en Capital para elevar la marca final siendo hoy Martín Llaryora, el único dirigente del PJ que mide bien; 2- ya no existe ninguna barrera política que le impide a la ex secretaria de la Gobernación, ser la candidata de UPC.
Vale decir que tras su auto exilio del partido, Riutort y Schiaretti supieron coquetear políticamente aunque las intenciones acuerdistas quedaban siempre diluidas tras encontrarse con el mismo cepo: De la Sota.
La ex funcionaria fue una de las viudas que lloró al ex gobernador. Es que su divorcio político atravesado por la separación personal, no le impidió mostrarse sumamente conmovida tras conocer el trágico desenlace de su ex pareja. La triste noticia la encontró en San Juan, desde donde retornó rápidamente manejando su vehículo para poder asistir al funeral.
Riutort acompañó los restos de la Sota, su ex compañero, aquel con el que forjó el poder provincial durante el primer mandato del fallecido cacique del PJ.
Según describen desde su entorno, en la puerta del cementerio San Jerónimo, la ya lanzada candidata a la intendencia tomó contacto con una buena porción de la militancia delasotista que se arrimó a darle el último adiós al líder del peronismo cordobés.
Desde el olguismo entienden que mientras el schiarettismo buscará abrazar a la dirigencia delasotista dentro de la estructura de gobierno, Riutort podría ser quien contenga a las bases que quedaron huérfanas y que, siempre según esa óptica, podrían encontrar refugio político en sus filas.
La ex funcionaria provincial, que actualmente mantiene vínculos con el ministro de Gobierno Carlos Massei, presentó hace unas semanas su plataforma política, con los ejes principales para la ciudad. Fue, en verdad, un lanzamiento virtual y un aviso para el resto del peronismo: más allá de lo que decida UPC, la mujer está decida a jugarse su última ficha para desembarcar en el Palacio 6 de Julio el año que viene. Y además aclaró que, tras la desacertada jugada con Luis Juez en el 2015, no aceptará otra oferta que no sea encabezar la fórmula.
Si bien aún queda mucha agua por correr bajo el puente la realidad es que, sin De la Sota, Riutort aumenta sus chaces de ensamble con el PJ.



Dejar respuesta