Mestre cubre con históricos cartera jaqueada por la crisis

El titular del Palacio 6 de Julio designó en Servicios Públicos a su ahora ex subsecretario de Tránsito, Pablo Farías. La reestructuración del organigrama ocurrió después de la postergada firma de los contratos para la cesión de la recolección y el reclamo a la Provincia por subsidios al transporte.



Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

Los dos últimos cambios de gabinete del intendente Ramón Mestre estuvieron marcados por las subrogaciones a secretarios de confianza. El radical pidió en noviembre de 2017 a su entonces secretaria de Educación, Cecilia Aro, que asumiera las responsabilidades de la cartera de Gobierno, vacante desde la partida de Javier Bee Sellares a la Legislatura. En el pasado Día Internacional de la Mujer, se develó el misterio: la dirigentes mestrista quedó ratificada en el puesto que ocupaba temporalmente y ascendió a Daniela Sacchi a las oficinas por las que había pasado Brenda Austin.
El mismo espacio de tiempo esperó el titular del Palacio 6 de Julio para reestructurar el organigrama de la Secretaria de Servicios Públicos. En medio del Mundial de Fútbol, su responsable Julio César Waisman comunicó su salida del staff y su pase a retiro. Si bien era una baja que se había anticipado, se esperó hasta que el proceso de adjudicación del servicio de recolección de residuos se concretara. Los dos sucesos ocurrieron entre el 31 de mayo y el 22 de junio.
Recién ayer, Mestre tomó juramento a los funcionarios de la cartera de Servicios Públicos y sus colaboradores. Pablo José Farías (ex subsecretario de Tránsito) es el nuevo responsable del área. Será acompañado por Héctor Antonio Taborda quien deja Transporte para ocupar una nueva subsecretaria, la de Movilidad Sustentable. En tanto, Darío Rossi y Adrián Cena, serán subsecretarios de Transporte y Tránsito, respectivamente.
Como se observa, Mestre no incorporó a funcionarios nuevos, aunque sí reforzó la pata sustentable de todo programa de transporte y movilidad. “Delinear e implementar políticas orientadas a jerarquizar la vía pública destinada a la movilidad no motorizada y masiva, promoviendo su institucionalización y apropiación comunitaria”, la misión del área que se referenciará en Taborda.
La estructura política del municipio anticipa un dato de la coyuntura: los servicios masivos como el transporte serán las primeras víctimas de la inflación y la crisis económica. No es casual que un día después de que Mestre exigiera a la provincia que asuma los subsidios que la Nación ya no girará desde el 1 de enero, Romero concentre sus esfuerzos en Finanzas y Servicios vuelva a tener los mandos definidos.
“El ministro del Interior (Rogelio Frigerio) nos manifestó el compromiso del Gobierno nacional para evitar que el costo de la tarifa se vaya a las nubes. Se está dialogando con los gobernadores para que se hagan cargo de los subsidios. En la mayoría de las provincias esto va a suceder, pero nos enteramos por los medios y a través de funcionarios que no lo van a hacer”, disparó el precandidato a gobernador en una rueda de prensa improvisada a la salida de una inauguración.
Desde El Panal afirmaron que si contribuirán a alivianar el peso sobre el bolsillo de los usuarios del transporte, pero a través de los conocidos programas de boleto gratuito. “La Provincia no sólo que no se desentiende de este problema, sino que viene poniendo 1.000 millones de pesos por año en subsidios al transporte de toda Córdoba, a través su programa de gratuidad al transporte, y estos 1.000 millones van a ser reforzados por subsidios a la demanda”, le replicó el secretario de Transporte de la Provincia, Gabriel Bermúdez, en una entrevista brindada a Cadena 3.
Mestre será quien enfrentará el costo político por una suba del boleto, o bien, por medidas que le garanticen contar con los fondos para cubrir el rojo de las empresas prestadoras. Ambas opciones son indeseadas por el hombre boina blanca en año electoral.
Decíamos, la Secretaria de Servicios será fundamental para impulsar iniciativas que incentiven el uso del transporte para evitar la caída del corte del boleto u otras alternativas de traslados sustentables, como se proponen. Pero la tormenta financiera también se cierne sobre otro rubro delicado: higiene urbana.
Los flamantes funcionarios tienen la responsabilidad de garantizar las gestiones para que la recolección mecanizada se preste conforme a las pautas de la última licitación. El 1 de diciembre debería debutar Lusa en zona sur; Tosa-Cotreco en el área norte y Vega-Caputo, en el microcentro. Todas las compañías han manifestado problemas para capitalizarse en medio de una fuerte especulación cambiaria, aunque la administración ratificó el plazo.



Dejar respuesta