Macri pasea por el sur cordobés luego del triunfo en M. Juárez

El presidente volvió a pedir un último esfuerzo al campo para estabilizar la economía



Por Alejandro Moreno
amoreno@diarioalfil.com.ar

El presidente Mauricio Macri hará hoy un paseo por el sur cordobés, con escalas en Río Cuarto y en Achiras, apenas unos días después de que la elección en Marcos Juárez, también zona agropecuaria, le regalara una victoria que significó una brisa fresca para la Casa Rosada.
Después de la tormenta desatada por el dólar, que llegó a desestabilizar al gobierno, la victoria de la alianza Cambiemos en la elección municipal de Marcos Juárez fue rápidamente nacionalizada por los macristas. Incluso, el ganador, Pedro Dellarossa, fue invitado a la Casa Rosada para fotografiarse con el presidente Macri y con la vice Gabriela Michetti.
Los macristas leyeron que si bien la campaña de Dellarossa tuvo un discurso municipal, la amplísima victoria demuestra que la crisis y su medida más polémica, el aumento de las retenciones, no impactaron en ese territorio tan favorable a Cambiemos, y tan antikirchnerista.
Macri recorrerá la Central Térmica de Río Cuarto. Al sur provincial llegará desde Buenos Aires acompañado por el diputado nacional Mario Negri, y allí se sumaría el intendente de Córdoba, Ramón Mestre. Ambos son precandidatos de la Unión Cívica Radical a la gobernación de Córdoba para el año que viene.
La visita de Macri ocurre una semana después de la asunción de Mestre como presidente del Comité Central de la Provincia, acto en el que anunció que debía hacerse un “Cambiemos a la cordobesa”, lo cual significa sin que la Casa Rosada se involucre en la elección de los candidatos.
Allí, seguramente, hará declaraciones para el campo.
Precisamente Macri ayer expuso en la apertura de la Jornada Anual del Agro 2018, organizado por Confederaciones Rurales Argentinas. “Este es el camino, no hay otro; el de la verdad, la trasparencia, el trabajo en equipo, el de no más engaños. A poner todo lo que tenemos porque esta vez, sí, va en serio”, dijo Macri en su discurso.
Macri sostuvo que los argentinos necesitan terminar con “setenta años de engaños, de frustraciones, de no enfrentar la realidad, que nos ha llevado a creer que somos muy vivos, viviendo de prestado para después no cumplir con aquellos que nos prestan”.
“Por eso, en esta transición que trabajamos con los gobernadores y los intendentes, con toda la autoridad que tienen ustedes y todos los actores de la exportación argentina, tienen que decir ‘señores, queremos ver que se hagan las reformas estructurales’”, agregó.
Los cambios -continuó- “estado que se adapta a este modelo de país que todos queremos, donde se genera empleo genuino, que dignifica y que hace protagonistas a todos los argentinos”.
Asimismo, recordó que el país atravesó “un año difícil” por causa de “la peor sequía en más de 50 años que “afectó no sólo a los productores, sino a sus pueblos, sus comercios, a toda la industria que rodea al campo”. “Además tuvimos una serie de tormentas externas y alguna interna, que también han tenido distintas consecuencias, dependiendo del sector”, agregó.
Respecto a las medidas impositivas que aplicó el Gobierno, aseguró que representan un “último esfuerzo temporal” porque las retenciones van “en contra de lo que queremos, que es desarrollar cada economía regional, orientada no sólo al mercado interno sino a la exportación”.
Macri afirmó que “si nosotros somos realmente la generación que puso la verdad, la transparencia sobre la mesa, que apuesta sin miedo a una integración inteligente con el mundo, a un trabajo en equipo, vamos a lograr que la Argentina tenga un sistema local” que permita tener mecanismos de financiamiento para hacer crecer la actividad.
“En esta tarea que hemos emprendido de llegar a un equilibrio presupuestario, de empezar una baja permanente y constante de la inflación, nos va a traer un sistema financiero que empiece a ayudar y a acompañar a los que pueden crecer y desarrollarse”, manifestó.



Dejar respuesta