El sector autopartista ganó 15% promedio de competitividad

Los costos del sector, desde diciembre, subieron 95,5% porque la mayor parte está regido por el dólar. Impacta fuerte también costo financiero. La Cámara de Industriales Metalúrgicos presentó el nuevo trabajo como un aporte al debate más estructural.

metalúrgicosLa mejora del tipo de cambio al sector autopartista, obviamente, le implica una ganancia de competitividad de alrededor del 15% según un estudio presentado por la Cámara de Industriales Metalúrgicos. Eduardo Borri, presidente de la entidad, insistió en “no sólo se puede ganar competitividad vía devaluación porque no es sostenible; hay que avanzar en los temas estructurales”.
“Si no logramos ser competitivos para exportar se pierde la sustentabilidad porque es lo que da escala. La escala es clave para invertir, innovar, ser más eficiente. Ese es el desafío que tienen las terminales y la cadena autopartista”, apuntó Gerardo Acosta, empresario del sector.
Gastón Utrera, director de EconomicTrends la consultora que elabora el estudio, explicó que el impacto del dólar sobre los costos del sector autopartista no se mueven en línea con la inflación sino con el dólar: si se toma como punto de partida diciembre de 2017 el IPC Córdoba rondaría a hoy 29%, pero el dólar se incrementó 131,5%. En esa línea los costos subieron 95,5%.
El sistema simula los costos de una estructura específica de empresa (promedio de mecanizado, fundición y estampado). La evolución de los costos están muy atados al dólar; lo que se ajusta con otro criterio queda atrasado.
El componente indexado por dólar es de 68,6%. El mix corresponde a 43,6% materia prima; 25% maquinaria (los dos altamente dolarizados); 13,6% mano de obra y 16,7% otros ítems); ese porcentaje en diciembre equivalía a 62.
Al sector también le pegan las tasas de interés: el costo financiero en el período analizado subió 180%, por encima del dólar. El cálculo es en base a los mismos parámetros temporales; todo el efecto es por tasa.
¿Hay ganancia de competitividad? Se podría interpretar como una compensación a la pérdida de cuando el dólar se atrasaba y la incógnita es cuánto durará. “Sigue siendo urgente el trabajo conjunto entre Estado y privados para reducir costos laborales, impositivos, logísticos y de regulaciones”, explicó Utrera.
Si la comparación de ganancia de competitividad se hace con Brasil, la brecha se reduce –“si es que queda”, aclararon- porque el mayor socio de Argentina con menos devaluación gana más competitividad que a nivel local. “Estaríamos los dos a niveles de diciembre”, graficó un empresario.
Los metalúrgicos enfatizaron que el punto crítico se produce en la pendiente de la devaluación porque tiene impacto inmediato en el capital de trabajo. “Si se extiende el proceso los proveedores no tienen cómo solventar el pago de materias primas”, señalaron.
Plantearon que los autopartistas quedan al medio entre los proveedores de insumos dolarizados y las terminales que tienen más chances de un traslado rápido a precios. “Tiene que ser una gran mesa de consenso”, describió Borri.
Hoy el sector automotriz está sustentado en dos mercados. El de pickups (70% de la producción sale al Mercosur) y la tendencia es buena; hace “ruido” el nuevo régimen de retenciones. Otra realidad es la de terminales dependientes del mercado interno. La descripción de la situación alcanza también a la cadena de valor asociada.
En Córdoba, Fiat con el flamante Cronos y Nissan con Frontier están del lado al que este año le va mejor; más complicada es la realidad de Renault y de Iveco (que acordó con sus proveedores mantener las entregas aun cuando a partir de noviembre la planta deje de producir).
Desde la Cámara insistieron en que la solución con Iveco se logró con negociaciones en las que participaron todos los actores para tratar de avanzar en una situación muy compleja.

Mesa cuatripartita
Borri adelantó que la próxima semana habrá una reunión de empresarios, gremio y los ministerios de Trabajo e Industria de la provincia. “Estamos en un mismo barco; ya fuimos convocados y la intención es analizar el contexto y buscar soluciones a los problemas”.
Indicó que las empresas con procedimiento preventivo de crisis están recibiendo los Repro (programa de subsidios que está en vigente desde 2002) “mal y tarde”.



Dejar respuesta