Pihen anticipó y marca la agenda del gremialismo cordobés

Este martes, a última hora, concluyó una reunión en la sede de Luz y Fuerza a la que asistieron dirigentes gremiales de la CGT Rodríguez Peña y representantes de las 62 organizaciones peronistas.

Por Felipe Osman

La crisis económica que atraviesa el país –tardíamente asumida por el presidente, en un discurso desprovisto de sustancia y sobre poblado de apelaciones a la fibra sensible- finalmente ha despertado al gremialismo, que hasta hace apenas algunas semanas parecía sumido en profundo letargo, al que seguramente contribuyó el Ministerio de Trabajo de la Nación con las habituales partidas de caza en las que Jorge Triaca se “cargo”, entre otros nombres célebres, a Juan Pablo “El Pata” Medina, Marcelo Balcedo y Omar “Caballo” Suárez.
Pero los desbarajustes económicos del Gobierno nacional han alcanzado un punto tal que un conflicto abierto con las centrales sindicales resulta inevitable, y la conducción de las federaciones más moderadas –cercanas al peronismo federal- ya no pueden (ni quieren) seguir conteniendo la presión de las más radicalizadas, de mayor afinidad con sectores K y, en menor medida, de filo trotskista.
En este marco, Mauricio Saillen (complicado en su frente judicial) y Gabriel Suárez (con el convenio colectivo lucifuercista puesto en jaque por la Provincia y resistiendo la implementación de un nuevo marco regulatorio que descentralizaría la prestación del servicio de energía eléctrica) hicieron el primer movimiento, buscando en el resto del arco gremial el apoyo necesario para fortalecer sus posiciones, comprometidas por intereses más propios que colectivos.
Lograron, sin embargo, una gran convocatoria en la movilización que el pasado 15 de agosto paralizó el centro de la ciudad. En ella participaron, además del Surrbac y el sindicato de Luz y Fuerza, el Suoem (Municipales), diferentes referentes de izquierda a nivela nacional y provincial, y también el Soelsac (Limpieza), cuyo secretario general, Sergio Fittipaldi, lidera además las 62 organizaciones de Córdoba. Pero no consiguieron cohesionar tras de sí a la totalidad del gremialismo cordobés.
Pihen, por otro lado, ya había comenzado a moverse y a relevar el impacto que las medidas económicas adoptadas desde Balcarce 50 causan entre los gremios que integran la GCT Chacabuco. Con los resultados del estudio listos convocó a un plenario provincial y, aún antes de conocerse el llamado al paro de la CGT a nivel nacional, puso fecha a una movilización para llevar a la calle el rechazo de su central a la política económica implementada por el Gobierno nacional.
Esa movilización tendrá lugar mañana, y a ella ha confirmado asistencia la totalidad del arco gremial.
En un plenario que empezó el martes por la tarde y concluyo a última hora en la sede del sindicato de Luz y Fuerza, la CGT Rodríguez Peña, conducida por Mauricio Saillen y Gabriel Suárez, las 62 Organizaciones e incluso las dos ATE decidieron subirse a la marcha convocada por Pihen, quien habrá sido, llegada la tarde del viernes, quien una en la calle a todo el gremialismo cordobés en rechazo a las políticas económicas del “mejor equipo de los últimos 50 años”.
Por último, la izquierda comunicó ayer su asistencia, pero “exigió” que el paro convocado por la CGT nacional para el 25 de septiembre, al que han adherido todos los gremios nucleados en una u otra central, sea adelantado.

Plenario
El plenario llevado a cabo en la sede de Luz y Fuerza y que concluyó en las últimas horas del martes reunió a la conducción de la CGT Rodríguez Peña, las CTA y organizaciones sociales y estudiantiles. Al cabo de la reunión, además de confirmar su asistencia a la marcha de este viernes, los principales dirigentes gremiales del espacio ofrecieron declaraciones.
Entre ellas, destacaron las realizadas por Gabriel Suárez, que además de expresar su rechazo hacia la política económica implementada por el Gobierno Nacional, exigió a Juan Schiaretti que se aleje de la gestión macrista.
“El gobierno de Schiaretti se tiene que alejar urgentemente de la gestión nacional, porque los cordobeses no queremos este modelo de ajuste. Vamos a demostrar desde la provincia nuestro descontento con este rumbo económico. La crisis no se supera con acuerdos con el FMI, sino con trabajo, consumo, baja de la inflación y salarios dignos”, declaró el lucifuercista.
El gremialista también contó que mantuvo una reunión con Pihen, con quien espera articular un plan de lucha en el que confluya todo el gremialismo cordobés.
Además de confirmar su asistencia a la movilización de este viernes, se resolvió realizar un nuevo plenario el próximo martes en la sede de Luz y Fuerza, demandar a la CGT Nacional que se adelante el paro programado para el 25 de septiembre y reclamar que el presupuesto que prevé los ajustes exigidos por el acuerdo con el FMI no sea aprobado.



Dejar respuesta