En giro opositor, gobernadores PJ pierden a Schiaretti y Urtubey

La cumbre de gobernadores peronistas endureció el discurso contra el gobierno nacional. Exigen que se les consulte sobre la elaboración del presupuesto 2019.

Por Salvador Santos

gobernadoresa guerra de posiciones que se libra al interior del peronismo parece haber abierto un nuevo frente de batalla. A la pelea entre kirchneristas y federales se le suma una nueva grieta, esta vez dentro del grupo de los mandatarios provinciales.
Desde hace algún tiempo, lo que parecía consolidarse como un nuevo bloque que buscaba su lugar en el firmamento político argentino empezó a mostrar algunas fisuras. El peronismo federal, apoyado en los gobernadores, comenzó a mostrar matices al interior de sus filas.
Las primeras se produjeron en el interbloque de senadores que lidera Miguel Ángel Pichetto. Durante la discusión sobre el proyecto de legalización voluntaria del embarazo, se produjeron fuertes cruces entre referentes de la bancada justicialista. Si bien estos debates tuvieron lugar bajo el confortable manto de la “libertad de conciencia” de cada legislador, algunos observadores vieron pases de factura por el excesivo protagonismo que había adquirido el rionegrino en la coyuntura.
Luego de esto, el interbloque Argentina Federal volvió a exhibir diferencias internas durante el tratamiento parlamentario de la autorización para el allanamiento de las propiedades de Cristina Kirchner. En dicha sesión, que finalmente fracasó, Pichetto solo reunió a 8 senadores en apoyo de su posición. Entre ellos estuvieron los cercanos a Juan Schiaretti y Juan Manuel Urtubey.
En el día de ayer, las fisuras internas parecen haber perforado otro nivel geológico en el peronismo federal. Los gobernadores provinciales, que fueron el núcleo fundante de los bloques legislativos y de una eventual plataforma electoral, desnudaron sus desacuerdos en relación a que posición adoptar frente a las vicisitudes económicas que afronta por estos días el país.
En el Consejo Federal de Inverisiones, bunker habitual de los mandatarios, se produjo una convocatoria a la que no asistieron dos de los principales animadores de lo que otrora fuera la liga de gobernadores peronistas: el cordobés Juan Schiaretti y el salteño Juan Manuel Urtubey. Otro de los ausentes fue Gustavo Bordet de Entre Ríos.
Si dieron el presente Carlos Verna (La Pampa), Juan Manzur (Tucumán), GildoInsfrán (Formosa), Lucía Corpacci (Catamarca), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Mariano Arcioni (Chubut), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Alberto Rodríguez Saá (San Luis) y se agregó el vicegobernador chaqueño Daniel Capitanich, en representación de Domingo Peppo.
Este nuevo grupo pretende endurecer el discurso hacia el ejecutivo nacional sin quedar asociado al kirchnerismo. De todos modos, sumó a algunos referentes que articulan con la ex presidenta como el puntano Rodríguez Saa y el formoseño Insfran.
Además, la reunión tuvo invitados especiales. Miguel Ángel Pichetto, José Mayans, Sergio Massa, Diego Bossio, Graciela Caamaño y los miembros del sector sindical que conduce la CGT como Andrés Rodríguez (UPCN), Antonio Caló (metalúrgicos), Rodolfo Daer (Alimentación) y Omar Maturano (La Fraternidad) asistieron a las deliberaciones que tuvieron lugar en la ciudad de Buenos Aires.
La presencia de los sindicalistas tiene un voltaje especial. La central obrera anunció que convocará a un paro general contra el gobierno nacional y la foto con los gobernadores peronistas no pasa inadvertida en la Casa Rosada.
Algunos explican la ausencia de los mandatarios “moderados” en su negativa a quedar vinculados con acciones directas como una huelga general en este contexto político-económico.“Hay que salir de la crisis por el bien de los argentinos. Tengo importantes diferencias con los anuncios, pero todos debemos ayudar porque si al gobierno le va mal a la gente le va peor”, fue el mensaje conciliador de Juan Manuel Urtubey con respecto a las últimas medidas de Mauricio Macri.
En la cumbre, el principal reclamo fue una convocatoria del presidente a los gobernadores para debatir el estado de situación y, principalmente, el presupuesto nacional para el 2019. En paralelo, los ministros de economía de las provincias peronistas estaban en una reunión de trabajo con el ministro del interior Rogelio Frigerio.
Más allá de las negociaciones con el ejecutivo. Los gobernadores peronistas exhiben distintas miradas sobre la crisis. Para los “racionales” (Schiaretti, Urtubey, Bordet), no es momento para confrontar y cualquier movimiento que pueda ser percibido como motivado por un interés electoral es contraproducente para las chances del sector.
Para los “duros”(Manzur, Bertone, Insfrán), la etapa de la colaboración terminó y el peronismo se tiene que diferenciar radicalmente de Cambiemos para mostrarse como alternativa. El tiempo dirá si estas diferencias de diagnóstico se traducen en fracturas políticas.

Reunión de ministros
Ayer el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, recibió a los responsables de Economía de las distintas provincias en el marco de la discusión del Presupuesto 2019. Según el funcionario de Córdoba, Osvaldo Giordano, en la reunión se habló de la posibilidad de que los jueces paguen el impuesto a las Ganancias, entre otros puntos.
“En el caso de Ganancias hay exenciones que se han dado, hay muchos empleados en relación de dependencia que tienen componentes del salario que no pagan; el caso más paradigmático es el del Poder Judicial”, dijo ayer a Cadena 3.



Dejar respuesta