Basura: empresas pedirán correr debut hasta que pase la crisis

La UTE integrada por Tosa-Cotreco firmó el contrato de concesión. Los ediles oficialistas pedirán la preferencia de dos sesiones para su tratamiento.

Por Yanina Passero
[email protected]

basuraEl intendente Ramón Mestre defendió las medidas anunciadas por el presidente Mauricio Macri, como se espera de un integrante de la alianza electoral Cambiemos. El fervor en la muestra de apoyo corresponde a los macristas, quienes ocupan los principales resortes del Estado. Precisamente, por no tratarse de una coalición de gobierno, el radical recurre a pequeñas licencias para separar responsabilidades.
El titular del Palacio 6 de Julio se muestra enfocado en su gestión con recorrida de obras y promoción de programas de gobierno. Recientemente, su secretario de Finanzas, Hugo Romero, comunicó la colocación de Letras del Tesoro por $300 millones para cubrir desfasajes de la caja, pero destacó la “confianza” de los mercados en la Municipalidad capitalina, justo cuando el antónimo impactaba en el gabinete liderado por Marcos Peña, ahora obligado a tomar medidas drásticas sobre gastos e ingresos para llegar al déficit cero.
Sutilezas que pretenden marcar distancia y resaltar lo que el otro supuestamente carece, como por ejemplo, las bondades de una gestión firmemente plantada, aún en tiempos de crisis. En el Palacio 6 de Julio reconocen que el momento de emergencia nacional terminará impactándoles.
El servicio de transporte es uno de los puntos que mayor preocupación genera, luego que el ministro de Economía de la Nación, Nicolás Dujovne, se refiera del “traspaso” de los subsidios a las Provincias y municipios. La ausencia de precisiones no hizo más que encender la señal de alerta. ¿Significará un corte total de los fondos no reintegrables que entregaba la cartera a cargo de Guillermo Dietrich? ¿Habrá compensaciones para alivianar el costo de los viajes de una prestación masiva? Preguntas sin respuesta.
Las esquirlas del caos político-económico nacional podrían trastocar, también, los planes de Mestre, en otro rubro esencial. A las 18.30 de ayer, firmó el contrato de concesión la última empresa que ganó la licitación de higiene urbana, la UTE integrada por Tosa y Cotreco.
Con la rúbrica que completó el trámite que Vega-Caputo y Lusa iniciaron el jueves pasado, el alcalde capitalino sustanció la primera adjudicación formal de la recolección después de dos décadas de fracasos en este terreno. Cabe recordar que la última competencia fue propiciada por otro radical, el exintendente Rubén Martí, y desde allí la historia del servicio estuvo marcada por prórrogas, licitaciones caídas, creación de empresas estatales o mixtas.
El ciclo debe completarse con la ratificación de los contratos en el Concejo. El paquete ingresará al recinto este jueves y la bancada liderada por el oficialista Lucas Balian solicitará la preferencia de tratamiento a dos sesiones. De esta manera, prescindirá de la necesidad de contar con dos tercios de los votos para un tratamiento sobre tablas. Al dilatar sólo dos semanas el debate en sesión ordinaria, podrá servirse de la mayoría simple sobre los presentes.
La última escala política de la adjudicación de la basura no debería representar inconvenientes. Lo cierto es que si algunos empresarios se exasperaron cuando Romero les comunicó que el debut pasaba de octubre al 1 de diciembre, la crisis económica le imprimió otro cariz al pedido de prórroga para 2019.
Cabe recordar que la demora del Ejecutivo en convocar a los apoderados de las tres compañías para firmar los contratos –en concreto, por las demandas judiciales patrocinadas por ediles oficialistas y de la oposición- muñía a los responsables del servicio de argumentos relacionados con el escaso margen de tiempo para realizar las inversiones y cambios logísticos para el esperado lanzamiento.
Ahora, la crisis se mete en escena. Trascendió que las compañías analizan solicitar al Ejecutivo un corrimiento del plazo estipulado por contrato. Sucede que los proveedores no quieren vender y no existe una lista de precios de referencia. El mismo problema lo encuentra a la hora de confeccionar la nueva minuta de costos.
Los montos publicados por el municipio apenas se realizó la preadjudicación, en mayo pasado, fueron elaborados con valores de octubre de 2017. Lusa había cotizado $62 millones mensuales para zona sur; Vega-Caputo, $29 millones para explotar el microcentro y Cotreco ofertó $63 millones para el área norte.
El pronóstico no es el mejor. A los problemas que manifiestan las adjudicatarias para capitalizarse y ofrecer un mejor servicio como prometió Mestre, se suma un cálculo de inflación que impactaría de lleno en el presupuesto municipal para Higiene Urbana. Por el caso, el Relevamiento de Expectativas de Mercado que elabora el Banco Central arrojó que la variación de precios esperada por el mercado para todo 2018 es del 40,3% y que se prevé un dólar para diciembre de $41,9.
Cierto es que el peso de la responsabilidad recae totalmente sobre las tres empresas que ya tienen el instrumento que necesitaban para avanzar en el nuevo esquema. Sin embargo, están dispuestos a presentar sus razones para que el Ejecutivo autorice una prórroga hasta que la previsibilidad asome detrás de la crisis.
Anoche, fuentes oficiales del Palacio 6 de Julio se mostraron optimistas con el cumplimiento de los plazos fijados. Por Twitter, el Intendente refrescó su compromiso con los vecinos: “El nuevo sistema traerá fuertes mejoras en la frecuencia del servicio. Será el cambio más trascendente para mejorar este servicio clave para la ciudad”.



Dejar respuesta