PRO levantó campaña y en Marcos Juárez temen por anuncios

El intendente y candidato Pedro Dellarossa dio el mensaje de clausura, rodeado de dirigentes locales de Cambiemos.

Por Yanina Passero
[email protected]

Ningún dirigente de Cambiemos quiere estar en los zapatos del intendente de Marcos Juárez, Pedro Dellarossa. El pulso de la última semana de campaña electoral estará marcado por la batería de medidas ideadas por la mesa chica del PRO nacional para contener la crisis económica y política.
Serán comunicadas formalmente hoy, aunque durante todo el fin de semana trascendieron dos opciones de ajuste: la que parece una inevitable reducción del gabinete del presidente Mauricio Macri y la suba de las retenciones al campo.
Si se verifica la presión fiscal sobre el sector productivo es altamente probable que la noticia no sea bien recibida por una gruesa porción del electorado de la productiva ciudad que renovará autoridades el próximo 9 de septiembre. “Estamos volviendo a la Argentina de antes”, corean los integrantes de la Confederaciones Rurales Argentinas, entre ellos su titular, Dardo Chiesa.
El primer intendente del “cambio”, el marcosjuarense Dellarossa, agita el baluarte de su gestión. Confía en que el impacto de los anuncios nacionales no mostrará sus efectos en el sprint final de campaña, precisamente, en el momento donde el vecino decide el voto. El exponente de Cambiemos asegurará que el camino en es correcto, se permitirá expresar su apoyo a la Nación, aunque resolvió municipalizar su campaña.
En la nueva hoja de ruta no se incluyen desembarcos nacionales. Como publicó este medio, fue levantada la visita de la vicepresidenta Gabriela Michetti prevista para el pasado viernes; tampoco el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, pisó el municipio con excusa de su participación en la 84º exposición de la Sociedad Rural de Río Cuarto, cita con la que tampoco cumplió. La semana incluirá trabajo territorial y una pequeña reunión el jueves. La actividad más importante de la agenda de la alianza macrista-radical se consumó ayer con un almuerzo que ofició de cierre de campaña.
Los dirigentes de Cambiemos arribaron ayer a la localidad para mostrarse unidos y brindar su respaldo a un candidato que se inclinó recientemente por una campaña doméstica pero que, de ganar la elección, sin dudas el resultado será nacionalizado a pedido de la mesa chica del mandatario nacional. Paradojas en tiempos de crisis. Los presentes: el intendente Ramón Mestre, la senadora Laura Rodríguez Machado, los diputados Héctor Baldassi, Gabriel Frizza, Javier Pretto; los legisladores Darío Capitani y Soher El Sukaria; el titular de la Comupro, Oscar Tamis; los concejales capitalinos Aníbal de Seta y María Eugenia Terre; y el referente de la Juventud PRO, Gonzalo Torres, además de referentes regionales.
Dellarossa se mostró optimista. Agradeció la amplia convocatoria e hizo un breve repaso de su inicio en la política y su desembarco en el palacio municipal hace cuatro años. Repasó sus acciones de gestión y refrescó sus propuestas de campaña.
“Empezamos este camino en Marcos Juárez con la esperanza de ver a nuestra ciudad cada vez mejor. Hoy, nos emociona ver cómo ese sueño se concreta. Y es gracias al apoyo de todos los vecinos que esto es posible. Tenemos el equipo necesario y las convicciones para lograrlo”, cerró el candidato.
Antes del almuerzo, hubo un breve scrum de miembros del PRO donde se habló sobre el impacto de la crisis en la elección. Como suele caracterizar a los hombres amarillos, el optimismo es lo último que pierden e insisten en las buenas mediciones de Dellarossa.

Entusiasmo en el PJ
Lo cierto es que desde el PJ planean una contraofensiva en términos de “vote por Eduardo Foresi o vote por Macri”. Es desde el espacio que integra Unión por Córdoba y el vecinalismo se ilusionan con el voto castigo al mandamás de la Rosada. Pero de la moderación que mostraban en los albores de la campaña ya se escuchan cánticos de victoria.
Si bien la campaña del nutricionista también estará enfocada en el contacto directo con vecinos, desde su entorno analizan que estos días serán decisivos para instalar la lista de incumplimientos nacionales con los habitantes de Marcos Juárez.
El plan de 200 viviendas será uno de los ejes, planteados de manera sutil. Dellarossa sólo pudo entregar 14 unidades del plan de Hábitat de la Nación. Sugerirán un final similar con respecto a las promesas de los últimos funcionarios nacionales que hicieron escala para prometer y, varios de ellos, podrían ser objeto del recorte. Por caso, los ministros de Agroindustria y Cultura son dos de los funcionarios de alto rango que perderían su rol jerárquico para formar parte de otras estructuras ministeriales.



Dejar respuesta