Ola anti-toma se consolida en Facultades grandes

Asambleas estudiantiles se expresaron contra la ocupación de edificios en las unidades académicas más populosas de la UNC.

La irresuelta paritaria de los docentes universitarios derivó en las últimas semanas en la toma de edificios de la UNC por parte de agrupaciones estudiantiles enroladas en la izquierda trotskista, a las que posteriormente se sumó el colectivo de organizaciones kirchneristas, encabezadas por La Bisagra y El Módulo.
Esta jugada despertó la indignación de miles de estudiantes que, sin dejar de apoyar el reclamo salarial docente, se organizaron para rechazar la metodología que paraliza la actividad académica y administrativa.
Las asambleas estudiantiles de Derecho, Lenguas, Arquitectura, Odontología, Ciencias Económicas y Ciencias Exactas fueron sucesivamente rechazando la toma de sus respectivas Facultades. Fueron las agrupaciones de la actual conducción de la Federación Universitaria de Córdoba (Frente Deodoro Roca: Franja Morada, AMB-MNR y JPO, entre otras) las que encarnaron la posición mayoritaria de contra la ocupación de las distintas unidades académicas.
El peso poblacional de las Facultades “anti-toma” contrasta con aquellas que actualmente se encuentran tomadas: Artes, Filosofía y Humanidades, Psicología, Ciencias Sociales y Ciencias de la Comunicación. Mientras las primeras se acercan a los 60 mil estudiantes, estas apenas sobrepasan los 36 mil (gracias a la gravitación de Psicología, que tiene el 40 por ciento de los estudiantes del conjunto).
En la misma línea, los estudiantes de Ciencias Médicas realizarán en la jornada de hoy una asamblea de la que participarán tanto la carrera de Medicina como las cinco Escuelas que conforman esta “mini universidad”. Las principales agrupaciones de esta Facultad (el triduo REM-Mate-EPE y Franja Morada) adoptarían el mismo repudio a la toma que el resta de las unidades académicas grandes.

Idas y vueltas
Las agrupaciones de izquierda de Artes fueron las precursoras en la avalancha de tomas que está todavía viviendo la Casa de Trejo. Fue el martes 14 cuando se conoció que los estudiantes habían ingresado al Centro de Producción e Investigación en Artes (Cepia) para ocuparlo en protesta contra el Gobierno nacional.
Para ese entonces, el paro por tiempo indeterminado de Adiuc llevaba más de una semana. Sin embargo, el conflicto aún no ganaba la visibilidad que obtuvo cuando 100 mil personas se manifestaron, el 22 de agosto, por la principal arteria de Nueva Córdoba, con los gremios de docentes (Adiuc), no docentes (Gremial San Martín) y estudiantes (FUC) a la cabeza.
El clima de ebullición de la masiva movilización redundó dos días después en la toma de Filosofía y Humanidades y de Psicología, sendos bastiones de los bloques opositores kirchneristas y “altamiranista”, respectivamente.
Durante la última semana, las asambleas estudiantiles se multiplicaron por la UNC. El lunes fue el turno de Derecho y Arquitectura. Mientras los futuros abogados rechazaron de plano una toma de la Facultad, arquitectos y diseñadores vieron ocupado su edificio por parte de agrupaciones trotskistas como el Partido Obrero, el Partido de los Trabajadores Socialistas y el Nuevo MAS.
El martes 28, mientras los arquitectos verificaban que la supuesta “toma con acceso libre a estudiantes y docentes” en realidad era una paralización completa de la unidad académica, los estudiantes en Lenguas se apresuraron a rechazar una toma de su edificio.
Esa misma noche una asamblea interfacultades superó a la custodia del Pabellón Argentina, ocupando el hall del edificio y paralizando hasta el momento las actividades de algunas de las principales dependencias del área central: rectorado, vicerrectorado, secretaría académica y secretaría de extensión, entre otras.
Esta situación precipitó el apoyo de La Bisagra, El Módulo de Arquitectura y La Mella a la modalidad de tomas, que se extendieron a Ciencias Sociales y Ciencias de la Comunicación. En Arquitectura, sin embargo, una multitud de casi dos mil estudiantes debatió y decidió la reapertura de su unidad académica.
Al concluir la semana, Ciencias Económicas y Ciencias Exactas fueron protagonistas de sendas asambleas en las que el rechazo a la metodología de toma de edificios fue escalando: mientras la primera se declaró “ilegítima para decidir sobre una toma por no representar a todos los estudiantes”, la segunda sumó un “repudio a la toma del Pabellón Argentina” por afectar al estudiantado de toda la UNC.
Tanto la conducción de Ciencias Médicas (REM-Mate-EPE) como la segunda fuerza (Franja Morada) promoverán decisiones similares en la asamblea que hoy a las 13 horas se llevará a cabo en el Pabellón Perú de Ciudad Universitaria, frente a las arremetidas de trotskistas y kirchneristas.



Dejar respuesta