Fondo Sojero, nuevo desencuentro en el PJ Federal

El peronismo de los gobernadores no unificó estrategia en relación a la eliminación del Fondo Federal Solidario. Algunos mandatarios impulsan la derogación del decreto del gobierno. El justicialismo cordobés no acompaña las medidas de sus socios políticos.

Por Salvador Santos

El peronismo federal se había propuesto encarar la etapa de definición de candidaturas y consolidación de su armado electoral. Sin embargo, muestra desacoples en su núcleo fundacional: las bancadas legislativas.
En el último mes, los legisladores del justicialismo no kirchnerista exhibieron diferencias en relación a la agenda parlamentaria. La discusión sobre la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo fue el primer antecedente.
Si bien todos los bloques mostraron fisuras y declararon la libertad de conciencia, el protagonismo que tuvo Miguel Ángel Pichetto, luego de la media sanción en la cámara baja, asegurando la aprobación del proyecto lo dejó expuesto ante la derrota final en el Senado.
Inmediatamente después, el debate sobre la autorización a los allanamientos de las propiedades de Cristina Kirchner expuso nuevamente las diferencias en el interior de las bancadas de Argentina Federal. Solo 8 de los 24 senadores peronistas bajaron al recinto de la cámara alta y la sesión fracasó finalmente. Pichetto quedó de nuevo en una posición minoritaria en su grupo legislativo.
Las diferencias entre los referentes parlamentarios del justicialismo federal parecen no detenerse en el Senado. En la cámara baja, el urtubeísta Pablo Kosiner presentó un proyecto para dejar sin efecto el decreto presidencial que elimina el denominado Fondo Federal Solidario.
Estos recursos de asignación específica, más conocidos como Fondo Sojero, destinaba el 30% de la recaudación por retenciones a la exportación de soja a las provincias y municipios. Estaban destinados a obras de infraestructura.
En rigor, la derogación de este fondo estaba prevista, y acordada con los gobernadores, para 2019. La decisión del ejecutivo nacional adelanta esta medida como forma de reducir el déficit del estado en función de los acuerdos firmados con el FMI.
Más allá de la cuestión técnica, la iniciativa del gobierno nacional provocó una nueva discordancia en la trinchera del peronismo que responde a los gobernadores provinciales. La desavenencia quedó explícita con el faltazo de varios de los mandatarios a una cumbre convocada para tratar el tema.
Sólo 4 de los integrantes de la liga de gobernadores peronistas asistieron a la reunión realizada en la sede del Consejo Federal de Inversiones, habitual bunker del sector. El tucumano Juan Manzur, el pampeano Carlos Verna, la fueguina Roxana Bertone y el formoseño Gildo Insfrán dieron el presente y se mostraron dispuestos a coordinar esfuerzos para hacer retroceder el decreto presidencial.
El sanjuanino Sergio Uñac, la catamarqueña Lucía Corpacci y el santiagueño Gerardo Zamora no fueron de la partida, pero enviaron delegaciones en representación. Además, asistieron Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, miembros del triunvirato que conduce la CGT, junto a sindicalistas encuadrados en ese sector como Gerardo Martínez, Andrés Rodríguez y Carlos Lingieri. La presencia de los integrantes del consejo directivo de la central obrera le dio un componente extra a la convocatoria.
La ausencia sin excusa de Juan Schiaretti en la reunión desnudó la disidencia del peronismo cordobés con la estrategia de sus aliados del PJ Federal. Si bien hubo algunas voces que cuestionaron la medida del gobierno, resulta evidente que existe una decisión política de no sumarse a la embestida por el momento.
Esta definición se expresó en la lista de firmantes del proyecto de Kosiner, presidente del interbloque Argentina Federal en la Cámara de Diputados. Lo acompañaron colegas de varias provincias como la jujeña Carolina Moises y el riojano Luis Beder Herrera mientras que ninguno de los integrantes del bloque Córdoba Federal, que preside Martín Llaryora, estampó su rúbrica en la iniciativa.
Según Kosiner, el intento de derogar el decreto presidencial se basa en la ausencia de consulta con las provincias. “Se suponía que uno de los temas que se podía discutir para el año que viene es el Fondo Federal Solidario, pero la idea era discutirlo en el marco del Presupuesto y no de una manera unilateral”, señaló el salteño.
Voceros del peronismo cordobés dejaron trascender que, aunque el argumento del presidente del interbloque no es errado, la idea de un intento de derogación por vía parlamentaria es excesiva ya que la eliminación del Fondo Sojero estaba prevista.
Esta semana, los mandatarios provinciales intentarán unificar una posición sobre el tema. Y en la próxima sesión se pondrá a prueba nuevamente solidez de la bancada del justicialismo federal.