Docentes universitarios: Gobierno refuta discurso gremial igualando inflación (a cuenta)

El Ministerio de Educación de la Nación oficializó un nuevo aumento unilateral, a cuenta de futuros acuerdos, del 5,8 por ciento. Sumado al incremento de mayo, emparda la inflación marzo – junio.

El rector Hugo Juri recibió junto a otros rectores a Mario Negri, presidente del interbloque Cambiemos en Diputados, para hablar sobre el conflicto salarial universitario.

El conflicto salarial entre el Gobierno nacional y los profesores universitarios no cesa, a más de cinco meses de iniciada la negociación paritaria. Tras dos semanas completas de paro nacional, promovido por las principales centrales gremiales, la cartera educativa decidió otorgar un nuevo aumento.
Por decisión unilateral del Ejecutivo, los profesores recibirán un 5,8 por ciento de incremento salarial, que se suma a la medida análoga decidida en mayo, del 5 por ciento. La suma de estos dos aumentos, que acumulados alcanzan el 11,09 por ciento con respecto al sueldo de febrero, cubriría la inflación del cuatrimestre marzo-junio.
El objetivo del Gobierno no es otro que dar un golpe al argumento discursivo-mediático de los gremios, quienes vociferan la necesidad de cubrir una inflación del 16 por ciento. Sin embargo, el cálculo sindical incluye los aumentos generalizados de precio de enero y febrero, meses que estaban contemplados en las cláusulas del acuerdo salarial 2017.
Habiendo empardado la inflación del primer cuatrimestre del “año paritario” 2018, el Gobierno le reclama ahora a los gremios que depongan el paro por tiempo indeterminado, como condición para discutir los aumentos del resto del año. Si bien los funcionarios no se han movido oficialmente de la propuesta de 15 por ciento de aumento anual, habría margen para revisiones al final de cada cuatrimestre.
La medida fue anunciada oficialmente el viernes a través del portal web gubernamental, pero esta alternativa ya era vox populi en los mentideros universitarios. La misma coincide con lo que el Gobierno le propuso a los gremios en la reunión de la comisión paritaria que se llevó a cabo el pasado lunes.
Las seis centrales gremiales (Conadu, Conadu Histórica, Fedun, Fagdut, UDA y Ctera) rechazaron la propuesta de la semana pasada, puesto que implicaba sólo un 15 por ciento de aumento total, pero la cartera educativa aplica igualmente el aumento del 5,8 por ciento para nivelar la discusión en su favor.

Córdoba
La Casa de Trejo vive por estos días una situación de ecumenismo político-gremial, en donde los principales actores del tablero universitario se han alineado tras los reclamos de docentes y no docentes.
La iniciativa recae por estos días sobre la tríada gremial que conforman los docentes de Adiuc, los no docentes de la Gremial San Martín y los estudiantes de la Federación Universitaria de Córdoba (FUC), quienes han logrado congeniar sus intereses y expectativas.
A su vez, tanto el rector Hugo Juri como los decanos de la mayoría de las unidades académicas han expresado su apoyo a los reclamos, al margen de los posicionamientos a favor y en contra del paro como medida de fuerza.
Esta confluencia se escenificó el jueves, cuando los distintos actores se dieron cita en el Consejo Superior y acordaron apoyo institucional a la marcha que en la jornada de mañana llevarán a cabo los tres gremios. La movilización universitaria partirá del Portal de la Reforma hasta la ex plaza Vélez Sarsfield, como un intento de visibilizar el conflicto en la sociedad cordobesa.
Los miembros del Consejo Superior, que ya reclamaron en una declaración al Gobierno nacional “que se convoque a reuniones paritarias con propuestas razonables por parte del Estado nacional que destraben el conflicto”, oficializarían en la sesión de esta tarde el apoyo a la marcha universitaria.
En su doble rol de rector y presidente del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), el médico Juri ha tomado la iniciativa en el tema salarial, pero ya con vistas a la discusión del presupuesto 2019, que el Ejecutivo nacional debe enviar antes del 15 de septiembre para su discusión y tratamiento en el Congreso.
Las demoras que algunas universidades sufrieron este año en el giro de partidas presupuestarias han puesto a los rectores en modo defensivo. Temen que en un contexto de recortes, algunos ítems universitarios sean considerados gastos superfluos. Con una composición partidaria muy diversa, Juri debe hacer equilibrio como titular del foro de rectores.
En esa línea, el Rector recibió ayer al titular del interbloque Cambiemos de la Cámara de Diputados, el radical Mario Negri. Frente a Juri y otros tres rectores de distintos puntos del país, el diputado cordobés se comprometió a “generar una agenda de reuniones parlamentarias para abordar no sólo la preocupación por la cuestión salarial, sino también por el presupuesto universitario del año que viene”.