UTA, sin candidato a horas del cierre de listas

Para evitar armados de último momento, la intervención estimula la incertidumbre de los aspirantes. La Junta Electoral rechazó la inscripción de la única boleta opositora.



Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

La democracia interna de UTA Córdoba deberá esperar, al menos, cuatro años más. Las elecciones internas previstas para el 19 de octubre se sustanciarán con una lista única, conforme a los planes de los adalides del mandamás de los choferes de todo el país, Roberto Fernández. La comprobación de ese mandato llegó ayer, a menos de 24 horas del cumplimiento de los plazos para que los potenciales candidatos inscribieran sus boletas.
El ex delegado Claudio Tórtolo trató de apuntar una lista alternativa a la que tendrá la venia de los interventores Luis Arcando y Jorge Kiener. “Me dijeron ‘no jugués, porque no te van a dejar’, y así fue”, denunció un histórico activista del gremio.
La Junta Electoral se habría mostrado implacable en la defensa de los requisitos fijados para el proceso. La lista de Tórtolo recibió el bochazo por no tener una agrupación sindical que la respalde. La intervención, precisamente, adelantó los comicios para capitalizar los problemas que experimentaría la oposición para rearmarse.
Una estrategia de ejecución simple debido a que la UTA Córdoba se caracteriza por su atomización. La interna se expresó con mayor virulencia en los episodios que terminaron con la remoción del último secretario general ungido en 2014 por el voto directo de sus afiliados, el ex mecánico de Coniferal, Ricardo Salerno. Pero desde aquel momento, hasta esta parte, no han cesado los recordatorios de un problema crónico del organismo.
La vigilia de Fernández sobre la seccional y el errático paro de junio del año pasado, promovido por delegados cansados de la injerencia porteña, no hizo más que despedazar la vida política interna del sindicato. El Tribunal de Ética de UTA, en su último plenario extraordinario de junio, terminó como se esperaba: 48 referentes fueron expulsados del sindicato y 11 apercibidos. Los acusados y condenados quedaron inhabilitados electoralmente. A esto, se suma la jubilación de caudillos sindicales como Alfredo “Cuchillo” Peñaloza.
De todas maneras, Tórtolo logró sustanciar una boleta y pese a que refundó la agrupación “4 de diciembre” como se le exigió, no recibió la hoja de actuación notarial que debía expedirle UTA para la inscripción de los 120 avales exigidos. Sin cumplir con las formalidades dispuestas, la conclusión es lineal: se queda afuera.
UTA no quiere oposición, está claro. Pero a horas del vencimiento del plazo para la inscripción –hoy a las 18- la conducción nacional no tiene candidato. El nombre surgirá de la junta normalizadora que el secretario del Interior formó luego de la revuelta de los referentes díscolos de Autobuses Córdoba y Tamse, expulsados en junio, como parte final del proceso de saneamiento interno.
El cabecilla de la conducción autóctona, Gustavo Gigena, asoma como el favorito de los interventores. Tiene tradición política como delegado e integrante de comisión directiva, incluso, se convirtió en el brazo derecho de Kiener y Arcando para la organización de las elecciones de delegados post revuelta de dirigentes trotskistas, cuyo saldo fue el de nueve días sin transporte urbano.
Pero nadie lo confirma. Incluso, altas fuentes aseguran que tiene iguales posibilidades que los 55 anotados para formar la ponderada “lista de unidad” que desembarcará en cada punta de línea. Es probable que el hermetismo marque las horas finales al cumplimiento del plazo perentorio. Cabe recordar que son 33 lugares en disputa y, varios de los incondicionales tentados, se quedarán con los pies fuera del plato.
UTA estimula la incertidumbre para evitar armados de último momento. La conducción nacional del sindicato se juega en octubre la última pizca de autoridad que puede retener de la seccional cordobesa, por naturaleza irreverente.

 

Fetap pidió suba de boleto a $24,15 (municipio rechazó)

El titular de Fetap, Gustavo Mira, confirmó que girará un nuevo estudio de costos a la Municipalidad. Por la inflación y su impacto en la estructura general de costos –no sólo en los rubros principales como mano de obra y combustible-, pedirán al intendente Ramón Mestre una actualización de costos en $24,15.
Desde el Palacio 6 de Julio cuestionaron al empresario por anticipar el requerimiento a través de los medios. “El municipio niega y desmiente cualquier información o cálculo relativo a un posible aumento del Boleto del Transporte Urbano de Pasajeros. Es un despropósito las declaraciones de Fetap que confunden a la sociedad habiendo una mesa y canales de trabajo permanente con el municipio”, reprocharon a través de un comunicado.



Dejar respuesta