UCR maximiza costos por Pacto Fiscal en el Concejo

El Concejo Deliberante trató ayer -con nulo sentido de la oportunidad- un proyecto impulsado por el oficialismo para instar al intendente a “tomar todas las medidas necesarias para que la Municipalidad reciba los recursos de la coparticipación”.



Por Felipe Osman

El legislativo municipal -presidido por Gustavo Fonseca, en reemplazo del vice intendente Felipe Lábaque, que se encontraba interinamente a cargo del Palacio 6 de Julio- trató (y aprobó) ayer un proyecto impulsado por Juntos por Córdoba, por el cual se insta al Departamento Ejecutivo Municipal a “realizar todas las actividades necesarias para que la Municipalidad reciba el monto correspondiente de coparticipación impositiva”.
La iniciativa, que había obtenido dictamen de preferencia en la sesión del 2 de agosto, tenía –entonces- un único fin: respaldar a Ramón Mestre en su reclamo judicial contra el gobierno provincial por el reparto de los recursos que el Centro Cívico recibe de la Nación, y que a partir del Consenso Fiscal firmado en 2017 ya no ingresan como “excedentes” del Fondo del Conurbano Bonaerense.
Esta discusión por fondos fue –prácticamente- conjurada por El Panal con la firma del Pacto Fiscal Provincia-Municipios, por el cual la Provincia puso a disposición de los intendentes cordobeses una serie de fondos y convirtió otros, ya otorgados, en no reintegrables. Como contrapartida, los jefes comunales debieron renunciar a entablar reclamos -administrativos o judiciales- con base en la coparticipación provincial en contra del Centro Cívico, o desistir de los ya iniciados.
La aceptación del acuerdo fue masiva. Más de 380 municipios han adherido al pacto y, con la disminución de recursos significará la supresión del “Fondo Sojero”, recientemente anunciada por el Ejecutivo Nacional, se espera que más intendentes sigan refrendándolo.
Pero este no es el caso del intendente capitalino, que ha decidido mantenerse firme en su postura. En buena medida motivado por sus pretensiones electorales –a saber, derrotar a Juan Schiaretti para hacerse con la Gobernación en 2019- Ramón Mestre prefiere sostener este frente abierto contra el gobernador. La gran mayoría de los intendentes del interior, por otro lado, no comparten esta necesidad, y están más preocupados por asegurarse los fondos que les permitan realizar obras en sus ciudades, acercándolos a sus propias reelecciones. Y no sólo los jefes comunales peronistas firmaron el acuerdo, sino (casi) todos los intendentes del Pro y una generosa mayoría de los radicales.
Cada vez más sólo en su reclamo, Mestre buscó apoyo en sus ediles, que promovieron este proyecto para respaldarlo en su cruzad contra Schiaretti. Pero no fueron diestros.
La votación de la iniciativa impulsada por el radical Héctor Carranza se realizó, como era previsible, un día después de que el pacto fiscal fuera refrendado en la Legislatura de Córdoba, en una jornada en la que el voto del bloque Cambiemos se dividió en tres: abstención de algunos radicales, oposición de otros, acompañamiento del Pro y negativa del Frente Cívico. En ese contexto, el radicalismo en el Concejo prácticamente forzó a sus socios del Pro a desestimar el proyecto de Carranza.
En primer lugar, los ediles Pro Abelardo Lozano y Aníbal De Seta difícilmente votarían en contra de lo que este miércoles votaron los Legisladores del Pro en la Unicameral. Más aún, si se tienen en cuenta las aspiraciones de Lozano y la legisladora Soher el Sukaria a la Intendencia. Recuérdese el vinculo de “estrecha colaboración” que une a De Seta con Sukaria.
La iniciativa logró aprobarse sólo gracias a la abstención del bloque Vamos, que –sin ninguna ciudad o comuna cordobesa bajo el mando de su sello- decidió no tomar parte en una contienda que bien puede resultarle ajena. No obstante, su postura –intencionalmente o no- termino siendo funcional a la bancada oficialista. El resto de la oposición voto en contra del proyecto radical.
Así, Cambiemos –a instancias de la UCR- terminó maximizando el costo político que ayer pagó en la Legislatura, y volvió a fragmentarse ante una iniciativa que se agota, por completo, en la retórica. Nadie duda de que el intendente debe hacer todo lo necesario por asegurar los recursos que le corresponden a su ciudad, por lo que instarlo a ello no sólo resulta innecesario, sino que en este caso particular, resulta innecesariamente costoso.



Dejar respuesta