Macri ofrece último revés a rebeldía radical

La eliminación del “Fondo Sojero” disminuirá significativamente los recursos que reciben los municipios cordobeses, haciendo más necesaria la adhesión de los intendentes al “Pacto Fiscal” ofrecido por la Provincia, y dificultando (todavía más) al bloque Cambiemos rechazar el acuerdo en la sesión de hoy.

Por Felipe Osman

Obligado a dar una muestra de reflejos a los mercados ante la escalada de la divisa estadounidense de este lunes, y con la primera comitiva del FMI revisando cuentas para autorizar (o no) un nuevo desembolso de 3.000 millones de dólares, el presidente adelantó la toma de una serie de medidas económicas que, colateralmente, incidirán en la política local con efecto inmediato.
Una de las principales disposiciones del mandatario nacional es la eliminación del “Fondo Federal Solidario”, más conocido como el “Fondo Sojero”, que creó por decreto Cristina Fernández de Kirchner en 2009. La norma disponía que con un 30 por ciento de los recursos recaudados por retenciones a las exportaciones de soja y sus derivados se integraría un fondo coparticipable entre las provincias. Pero para gozar de esta “muestra de gentileza” de CFK, las provincias, y Córdoba entre ellas, debían garantizar un mecanismo de reparto de un 30 por ciento de los fondos recibidos con los municipios.
En resumidas cuentas, Córdoba, que durante varios años de la “década ganada” fue -por lejos- la provincia que más soja exportó, debía soportar altísimas exacciones del Estado nacional que irían a una masa no coparticipable (dado que los derechos aduaneros no se reparten), y cuando finalmente pudo acceder a la distribución de una pequeña porción de esos fondos -por ella generados-, se la condicionó para recibirlos. Trascartón, ahora el presidente los elimina.
Esta medida significará para la provincia, según lo explico el ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, la pérdida de 2.000 millones de pesos, de los cuales un 30 por ciento –a saber, 600 millones- iban para los municipios. Y más precisamente para el desarrollo de obras de infraestructura, ya que el propio decreto que creó el fondo prohibía la afectación de estos recursos al financiamiento de gastos corrientes.
El funcionario provincial agregó, además, que la eliminación del “Fondo Federal Solidario” era previsible, y que la Provincia ya había tomado los recaudos necesarios para aminorar su impacto sobre la inversión en obra pública, destacando, por otro lado, que fue previendo tal situación que se decidió acelerar un acuerdo con los municipios, procurado ofrecerles una fuente alternativa de financiamiento.
De esta manera, una decisión de Mauricio Macri termina sumando un nuevo elemento de presión para que los intendentes cordobeses adhieran al “Pacto Fiscal” propuesto por la Provincia, pero más aún, condiciona todavía más al bloque Cambiemos, que esta tarde tiene que votar el por el “si” o por el “no” al acuerdo en la Legislatura mientras una parte mayoritaria de los intendentes radicales ha aceptado el acuerdo, y otra, minoritaria, encolumnada detrás de Ramón Mestre, se rehúsa a firmarlo alegando que sus términos son “extorsivos”. En resumen: Cambiemos (nacional) condiciona a Cambiemos (local).
Cabe preguntarse, en esta instancia, qué harán los intendentes que aún no han aceptado el acuerdo, ahora que –además de verse imposibilitados de acceder a los fondos que ofrece el “Pacto Fiscal”- verán sustancialmente reducidos sus recursos por no contar, entre ellos, con los que antes llegaban por la coparticipación del “Fondo Sojero”.
Mestre, subido a la pelea por la Gobernación en 2019, tiene un interés electoral en confrontar con el gobernador, pero ¿qué ventaja sacan de esto el resto de los intendentes radicales? Es presumible, entonces, pensar que más de uno reevaluará su postura, y deberá decidir –otra vez- si prefiere seguir subido a la cruzada electoral que el intendente capitalino libra contra Juan Schiaretti, sin ningún beneficio aparente, o si considera más provechoso aceptar la oferta de la Provincia ahora que los recursos se vislumbran como –todavía- más escasos.
Por otro lado, ¿qué se puede esperar del bloque Cambiemos si el “Pacto Fiscal” ofrecido por la Provincia tiene buenas chances de seguir siendo refrendado por más intendentes radicales? Y, finalmente, ¿existe la posibilidad de que -pasado algún tiempo, y con este asunto fuera de agenda- el propio Mestre adhiera al acuerdo?
Prima facie, no parecería probable que esto sucediera. Sin embargo, aún se desconoce qué impacto han tenido en la recaudación del Palacio 6 de Julio los primeros compases de la crisis cambiara de mayo.



Dejar respuesta