Pacto Schiaretti-De la Sota, sin réplica nacional

Ambos caciques del PJ cordobés coinciden sobre el plan para retener la Provincia. Sin embargo, mantienen juegos distintos en el escenario nacional con visiones incompatibles sobre el rearmado del peronismo.



Por Yanina Soria
ysoria@diarioalfil.com.ar

Si hay una única coincidencia/certeza que en este momento atraviesa la siempre tirante sociedad política conformada por el ex gobernador José Manuel de la Sota y el actual mandatario Juan Schiaretti, es la de buscar la preservación del peronismo en el poder provincial.
Sobre la necesidad de blindar el Panal para garantizarle a Unión por Córdoba su sexto periodo consecutivo en la Provincia frente a Cambiemos, no hay grieta alguna entre los dos caciques del PJ cordobés. Y en ese plan, al menos hasta ahora, la reelección del actual jefe provincial asoma como la mejor opción. Sobre ese punto no hay objeciones porque las piezas parecen encastrar a la perfección: Schiaretti está dispuesto a buscar su tercer mandato provincial mientras que el objetivo político de De la Sota se centra fuera de las fronteras del territorio mediterráneo. El ex gobernador está encaprichado en subirse al escenario mayor, donde intentará buscar, nuevamente, ser presidente de la Nación.
Hasta allí, a priori, los movimientos políticos parecieran no colisionar. La regla de funcionamiento del matrimonio sigue vigente: quien gobierna define la estrategia política provincial.
Claro que esa condición que rige tácitamente la relación política entre Schiaretti y De la Sota nada dice de cómo debe moverse en el escenario nacional quien esté al frente del Poder Ejecutivo. O mejor dicho, no lo proscribe de conducirse también por ese carril.
Hoy, ambos dirigentes cordobeses se mueven con un alto perfil en el tablero político nacional. Schiaretti, lo hace desde su rol de opositor con mejor llegada a la Casa Rosada y conductor de la Liga de Gobernadores PJ; y De la Sota, en modo de precandidato.
Sin embargo, el gobernador cordobés va más allá. También está ocupando un lugar preponderante en el armado nacional del denominado Peronismo Federal, abonando una tesis absolutamente lineal: para el ganarle al macrismo en el 2019 el PJ nacional debe avanzar en un frente despojado de cristinismo. “Cristina Fernández de Kirchner ya es parte del pasado”, repite cada vez que puede.
Sin embargo, aparece tan involucrado en la reestructuración del peronismo nacional que su nombre integra el lote de presidenciables que lanzan desde ese ala del justicialismo nacional. No porque él lo haya dicho sino porque dirigentes de la talla del gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, o del propio Miguel Ángel Pichetto lo subieron a esa nómina. Para muchos, el cordobés sería un muy buen candidato.
En la provincia, nadie duda de que en realidad Schiaretti irá por su reelección pero ya aparecieron algunos funcionarios alimentando la teoría nacional provocando cierto ruido interno en el peronismo local. Quizá sea una devolución de gentilezas a los carteles que hace unos meses aparecieron en las calles de la ciudad con el lema “De la Sota, gobernador `19”.
“Schiaretti tiene una mirada mucho más abarcadora que los funcionarios de Cambiemos. El gobierno nacional muestra una gran impericia. La gestión de Schiaretti es muy superior. Por eso creo que el país merece un gobierno como el cordobés”, tuiteó ayer Carlos Alesandri, tras considerar que “el país el país merece estar conducido por un hombre como Juan Schiaretti”.
En cambio, por otra vía y en dirección diametralmente opuesta se dirigente De la Sota. En su diagnóstico, el gobernador considera necesario incorporar al cristinismo para vencer a Cambiemos el año que viene. Aunque –frente a los suyos- aclara que eso no significa que la ex presidenta sea la candidata; es más, sabe que si eso ocurriera su plan para unir al peronismo sería muy difícil de concretar.
Lo cierto es que el ex gobernador ya se mueve por fuera de los límites de Córdoba y focaliza, concretamente, en la provincia de Buenos Aires donde necesita, primero, instalar su nombre para seguir adelante con su proyección nacional. Eso supone, penetrar en el Conurbano bonaerense para lo cual teje relaciones con intendentes locales, muchos de ellos, kirchneristas.
Pese al escándalo de los cuadernos de las coimas K, el tres veces gobernador de Córdoba sigue trabando acuerdos con referentes de Unidad Ciudadana, y dialogando con socios de ese espacio. Por caso, la semana pasada se dejó fotografiar con el diputado hijo del camionero Hugo Moyano, Facundo, y próximamente hará lo propio con José Luis Gioja, recientemente devuelto a su cargo como titular del partido peronista nacional.
Dentro del peronismo cordobés avisan que el juego que cada uno de los caciques de Unión por Córdoba está desarrollando en el escenario nacional, genera tensiones. Pero aclaran que, de ninguna manera, esos matices ponen en riesgo la sociedad que desde hace 20 años conforman. Están seguros que más temprano que tarde, Schiaretti y De la Sota se sentarán a negociar y habrá fumata blanca sobre la estrategia electoral para el 2019. Nadie los imagina rompiendo.



2 Comentarios

  1. ENTRE DE LA SOTA Y SCHIARETTI NO HAY GRIETA PORQUE SE TAPAN SUS CHANCHUYOS, DE LA SOTA ALIADO DE LA CHORA MAYOR CFK, OLVIDATE DE LA BOLSA(de la Sota) QUE CÓRDOBA LO APOYARÁ…”DE LA BOLSA LO LLAMA N LOS CIUDADANOS…SE IMAGINARÁN PORQUÉ….

  2. ¡No demos mas vueltas! El caso OLDEBRECHT los necesita JUNTOS. La inminencia del abordaje de caso Oldebrecht en Argentina, amenaza con tocar al “amigo” de Lula, José Manuel De la Sota y a Schiaretti. No es casual ver a todos los procesados por corrupcciòn “encontrandose” para armar “juntadas” en nombre de la “unidad Peronista”. Los CIUDADANOS debemos estar atentos y no permitir que se tome al EJERCICIO DE LA POLITCA como “coartada” para encubrir posible procesamientos. Ha llegado el momento de separar la paja del trigo, la SALUD DE LA REPUBLICA lo exige e incluso en algun momento podrìa llegar a tocar al PADRE del actual presidente y obviamente al GRUPO ECONOMICO del que el presidente es parte como ACCIONISTA, al menos. Lo que puede afectarle su futuro por CONFLICTO DE INTERESES. ¿Le habrán sacado el “plàstico” a la Republica y la Justicia habrá empezado a funcionar como debe? ¡Esperemos que si, por el bien de LA NACION y esperanza para las generaciones venideras!

Dejar respuesta